“Sí, sí, sí... ¡Nos vamos (otra vez) a Madrid!”

Aficionados cordobesistas en Madrid, en los aledaños del Bernabéu | MADERO CUBERO
Después de la avalancha en el Bernabéu en la jornada inaugural, la afición cordobesista volverá a la capital para dar color al Calderón en la visita al Atlético

Ir a Madrid tiene siempre un carácter simbólico. Y para el cordobesismo, aún más en estos tiempos que corren. Será la segunda vez que su equipo comparezca en la capital para disputar uno de esos encuentros que pasan, de forma directa y sin filtros, a formar parte de la memoria sentimental de quienes los viven como espectadores. Para toda una generación será la primera vez. Este sábado, a partir de las 18:00 (por fin un horario “decente”), el Córdoba visita el estadio Vicente Calderón para enfrentarse al Atlético de Madrid. Será la jornada novena del campeonato de Liga, tiempo más que suficiente para retratar el estado y las aspiraciones de cada cual: los rojiblancos andan peleando por el título y los blanquiverdes, en puesto de descenso y sin ninguna victoria en su casillero, muerden por conseguir puntos que alivien su situación.

Habrá representación de la hinchada en el Fondo Norte del Calderón. No serán tantos como en el Bernabéu -hubo más de 6.000 en una noche de lunes y el partido terminó con 2-0-, pero por el movimiento en la venta de entradas y la organización de viajes en autobús se calcula que no serán menos de 3.000 las gargantas que alienten al once cordobesista en la guarida del vigente campeón de la liga española y subcampeón de la Champions. Nada que ver con las últimas veces en las que el Córdoba acudió a este mismo estadio en partido oficial. Fue en los cursos 2000-01 y 2001-02, en los que los colchoneros purgaban sus penas en Segunda División. Para ellos era el “infierno” (incluso hicieron rentable su desgracia con unas excelentes campañas publicitarias) y para el Córdoba, todo un paraíso después de 17 años en Segunda B. Aquellos dos partidos terminaron en empate (1-1 y 0-0). En el primero de ellos, el Córdoba de Pepe Escalante salió líder del Calderón tras un gol de penalti en el último minuto. En el segundo, con Mariano García Remón al mando, se vivían tiempos difíciles. El Córdoba terminó salvándose apuradamente y el Atlético, con el legendario Luis Aragonés en el banquillo, recuperó su puesto en Primera División para no perderlo ya nunca más. Hoy es uno de los grandes de Europa. El Córdoba, un recién llegado.

Ya van unos quince autobuses completos, entre los que no faltan los de las peñas más activas como Frente Penitente, Peña de Posadas, Incondicionales, Familia Blanquiverde, Cordobamanía, Villafranca, Montemayor o Brigadas, aunque el gran contingente de desplazados llegará por carretera en vehículos particulares -la hora es propicia- y vía AVE. Los cordobeses residentes en Madrid y alrededores tambien se sumarán al escuadrón de hinchas que respaldarán al Córdoba en un partido delicadísimo. El paquete de entradas que el club madrileño facilitó al Córdoba (1.700 localidades a 30 y 40 euros) podría quedar agotado hoy mismo. Muchos aficionados han preferido, por comodidad, adquirir sus entradas en el sistema de venta on-line del Atlético, por lo que el color blanquiverde salpicará todas las zonas de un estadio que se caracteriza por la pasión con la que se viven los partidos. Los anfitriones llevan 24 citas oficiales sin conocer la derrota. La del Córdoba será una misión de héroes.

Etiquetas
stats