¿A dónde piensas que puedes llegar?

Adolfo Vega, alero del Muser Auto Cordobasket | ÁLEX GALLEGOS

Era el primer partido sin Kaison Randolph, el mejor jugador ofensivo de la Liga EBA. Y el Muser Auto Cordobasket se llevó una conclusión: es capaz de ganar sin él. Que echaron de menos al base de New Jersey -recuerden: 23'2 puntos por cita- resulta evidente. Les obliga a replanteárselo todo y no andan sobrados de tiempo ni de medios. Ante el Novaschool, una formación muy competente, con clásicos del campeonato como el rey del rebote Tasio Vázquez -17 rechaces esta vez- o el polifacético Jackson, el Muser despachó una actuación a ratos ilusionante y a ratos irritante. Empezó de modo formidable y terminó derramando orgullo, pero tuvo una fase intermedia de atascamiento general. Y eso lo aprovechó el equipo malagueño, más experto, para tomar distancia y administrarla del mejor modo. Sufrió un poco al final, porque el marcador se puso con 74-77 a falta de cuatro segundos después de un triple de Rafa Santos, un cadete que se está revelando como una de las sensaciones de un curso rarísimo y repleto de vicisitudes. De los que dicen que sirven para aprender.

En el primer cuarto quedó claro el modo en que el Muser Auto paliará la baja definitiva de su mejor argumento ofensivo. Ahora el ataque es asunto de todos. Algunos con más peso que otros, como Arturo López, que lleva unas cuantas semanas ejerciendo capitán con discursos en la cancha. El escolta anotó 22 puntos y asumió el riesgo en los momentos calientes. Le secundó Adolfo Vega, que dio un paso adelante en el protagonismo y acabó firmando 19 puntos y rebotes en una de sus actuaciones más completas. Los jóvenes cordobeses pusieron todo lo que tienen y eso les sirvió para sumar, entre todos, una opción de victoria que no se veía muy clara después de los últimos acontecimientos. Estuvo, otra vez, muy gris Tobe Okafor, que aportó poco en la estadística y estuvo quisquilloso y despistado. El Muser necesitará una mejor versión del pívot nigeriano para resolver una fase por la permanencia en la que no debería de tener problemas para agarrar las tres o cuatro victorias que le mantendrían lejos de cualquier disgusto.

A los 4 minutos, el Muser mandaba por 14-6 y ya habían anotado todos. El acierto en el triple -hicieron Ricky Caballero, Arturo López y José Manuel Gutiérrez- le permitió cerrar el primer periodo con un 27-16. El Novaschool, bastante permisivo en defensa, aún no había entrado en el partido. Los locales, guiados desde el banquillo por José Antonio Santaella -que suplía a Lázaro, en Letonia como ayudante de Scariolo con la selección nacional absoluta-, se mantenían muy activados y con buena selección de tiro. Los malagueños mejoraron con la entrada de Montiel como base y empezaron a remontar (27-25, minuto 13), pero después de un tiempo muerto se produjo un arreón brutal de los locales, que desde la defensa construyeron un marcador alentador: 40-29 en el minuto 18. Tasio y Jackson no estuvieron cómodos, pero Berdugo y Pablo Fernández ofrecían buenas prestaciones. Al descanso se llegó con un 40-38 que lo dejaba todo en el aire.

Por entonces ya había entrado el Muser en situación de parálisis. Desde el 40-29, que fue su máxima diferencia, se pasó a un 45- 59 tras un triple de Jackson en el tramo final del tercer cuarto. Un aplastante parcial de 5-30 dio un vuelco absoluto al partido, en el que se dejó sentir la falta de aplomo de los de casa para imponer su ritmo. El caudal de anotación del Novaschool se diversificó y el Muser no fue capaz de tapar tantos agujeros. Todo parecía perdido.

Sin embargo, en medio del tenebroso panorama surgió la luz para la escuadra cordobesa. Unas discutidas decisiones de los árbitros encresparon a la grada y agriaron el gesto de los jugadores en la cancha, que se calentó como un microondas. Entre faltas antideportivas, protestas variadas y visitas frecuentes a la línea de tiros libres, el encuentro tomó un tono barriobajero. El Novaschool entró en los últimos cinco minutos con una renta a su favor de once puntos (60-71), pero un triplazo desde muy lejos de Adolfo Vega levantó al público y animó al Muser. Con 67-75, a 2 minutos del fin, Santaella metió en la pelea a Rafa Santos. El chico, de 15 años, marcó un triple para poner el tanteador en 74-77 a falta de cuatro segundos. Pero no hubo milagro y el Novaschool sentenció con dos tiros libres. El Muser perdió el partido, pero ganó una certeza: hay vida después de Kai.

FICHA TÉCNICA

MUSER AUTO CORDOBASKET, 74 (27+13+10+24): Ricky Caballero (7), Arturo López (22), Adolfo Vega (19), José Antonio Moreno (8), Tobe Okafor (3) -cinco inicial-, Unai Friscia, Rafa Santos (3), José Manuel Gutiérrez (10) y Ángel López (2).

NOVASCHOOL, 79 (16+22+24+17): José Miguel García (1), Tasio Vázquez (11), José Antonio Berdugo (14), Alex Jackson (21), Pablo Fernández (8) -cinco inicial-, David Garzón, Jorge Pinazo, Guillermo Palma (10), Gora Gueye (4), Daniel Loureiro (2) y Francisco Montiel (8).

ÁRBITROS: Samuel Aranda y José María Arresa. Sin eliminados.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la primera jornada de la fase por la permanencia en la Liga EBA, disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante unos 500 espectadores.

Etiquetas
stats