EMPLEO

Radiografía del trabajador cultural en Córdoba: músico, varón y con contrato temporal

Imagen de archivo de un concierto del Festival de la Guitarra 2022.

El sector cultural ha vivido una primavera de intensa actividad en Córdoba tras dos años de pandemia en los que los conciertos, teatros y cualquier tipo de espectáculo quedó suspendido o sometido a fuertes restricciones. Ahora, que ya es posible ir a cualquier evento como era habitual pre-pandemia, el principal beneficiado ha sido un perfil concreto: el de los músicos, compositores o cantantes, que han sumado buena parte de la contratación del sector cultural en Córdoba en el segundo trimestre del año 2022.

Según los datos provincializados de empleo en este sector, facilitados por el Observatorio Argos, el número de contratos cerrados por músicos compositores y cantantes entre abril y junio ha sido de 984. Esto supone un aumento del 426% respecto al mismo periodo del año 2021, en el que, como hemos dicho, todavía había fuertes restricciones.

El perfil de los contratados es mayoritariamente el de un hombre dado de alta para un trabajo concreto. Así, según los datos, el 67,86% de las personas contratadas dentro del sector han sido hombres, frente a un 32,14% que han sido mujeres. En total en la provincia se ha contratado a 1.573 personas, de las cuales 1.043 han sido hombres y 494 mujeres. Y, a pesar del aumento en la contratación de profesionales del sector, la durabilidad de estos contratos ha sido en su mayoría temporales, 1.371 (un 89,20%), frente a los indefinidos, que han sido tan solo 166 (un 10,80%). La precariedad sigue mandando en el sector cultural.

Tras los músicos, los trabajadores del sector cultural que más han sido contratados en estos tres meses están los técnicos de grabación audiovisual con 107 contratos (un 105,77% más que el segundo trimestre de 2021). Le siguen los artistas creativos e interpretativos con 93 contrataciones (+ 116,28%), y los actores con 58 (+ 152,17%). Los coreógrafos, bailarines, profesionales de impresión y rotulistas, grabadores de vidrio y pintores decorativos han aumentado también su empleabilidad entre abril y junio.

Sin embargo, hay trabajos culturales que no han incrementado su demanda pese al haber vuelto a la normalidad y haber dejado atrás la pandemia. Estos son los fotógrafos, con un descenso del 2,78% y 35 contrataciones; y los empleados de bibliotecas y archivos, cuyas contrataciones han descendido en un 51,43%.

Y es que también ha caído la demanda de estos empleos en Córdoba capital -y en toda la provincia- con respecto al segundo trimestre de 2021. En este año la demanda ha disminuido un 28,12% siendo la media de demandantes en la ciudad de 3.662. Aunque ha sido así en el resto de municipios, siendo Peñarroya-Pueblonuevo, Palma del Río y Priego de Córdoba con una media de 158, 150 y 145 respectivamente, los que tienen una media más baja de demandantes.

La cultura parece haber incrementado su posición en este año tras el parón y las modificaciones en los trabajos a raíz de la pandemia. Sin embargo, el sector continúa en una situación frágil que queda reflejada en la precariedad y temporalidad de los contratos así como en el descenso de la demanda.

Etiquetas
stats