Lourdes Pastor, luchando por las mujeres con coplas

.

Lourdes Pastor es cantante, socióloga y activista. No necesariamente en ese orden. Más bien sin orden ni órdenes, sino con plena libertad. Libertad inculcada desde siempre por su familia, mitad gitana, a través de la música y la plena consciencia de la fragilidad de los derechos sociales. Tras una trayectoria apasionada manifiesta en los discos La mitad de la verdad, 2010, y A quién le cantaré yo, 2014, Pastor vuelve a pisar fuerte en la escena con un proyecto que busca recoger los sentimientos esenciales que le llevaron a amar el arte, la libertad y la vida.

Era todavía muy pequeña, recuerda, cuando protestaba por las injusticias y el racismo que veía en las aulas. Entonces ya cantaba y se apuntaba a todos los grupos de teatro. La preocupación por el bienestar de su entorno le llevó a estudiar sociología. Esto, unido a su amor innato por el arte, le ha hecho dirigir sus esfuerzos a cambiar las connotaciones machistas que arrastran las letras del flamenco, reivindicando en primer orden el papel fundamental de las cantaoras. Es por eso que, entre otras acciones, aceptó la invitación del FAGIC (Federación de asociaciones gitanas de Cataluña) para interpretar el Gelem Gelem, himno internacional del pueblo gitano, y reunió a cantaoras como Niña Pastori, Estrella Morente, Remedios Amaya o Mayte Martín en la elaboración de un manifiesto en forma de agenda por el papel relevante de las mujeres en el flamenco, cuando este se declaró patrimonio inmaterial de la humanidad.

La Revolución a la vuelta de la Esquina surge mucho después llevando consigo todo lo anterior. La niña flamenca ha crecido y, una vez más, en tiempos de fuertes contradicciones, en los que el arte corre el peligro de sucumbir ante el marketing y el auge de los totalitarismos vuelve a poner de manifiesto la fragilidad de los derechos sociales, esa niña quiere volver a alzar la voz. En un momento de esplendor para el movimiento feminista, la revolución puede cruzar la esquina o retroceder. Sin medias tintas. Por ello, este proyecto quiere mantener encendida la llama.

"Me gusta decir que este disco es la banda sonora de mi vida", cuenta Lourdes Pastor. "A través de ella voy a expresar lo que siento y mi posicionamiento ante una situación límite que vivimos. Por lo que está sucediendo en este país, podemos seguir avanzando en derechos y libertades o podemos retroceder a una época mucho más difícil y más oscura".

Por ello quiere convertir este nuevo disco en un proyecto colectivo de concienciación, en un intercambio. Quienes se animen a hacer una aportación, podrán escuchar antes que nadie una versión inédita de un tema de Chavela Vargas, junto a otras versiones de coplas en las que asoman las colaboraciones de Sandra Carrasco y Esperanza Fernández.

Además, canciones inéditas compuestas por la misma Lourdes Pastor, entre las que se encuentra una dedicada a las trece rosas. Una historia, según la cantante, de "imperiosa actualidad". "Me parece desgarrador que a las personas se las asesine por defender sus ideales", señala la cantante. "Es una manera de homenajearlas a ellas y de defender a muchas mujeres en muchos países que todavía son asesinadas por defender sus derechos y libertades. En otros países, aunque no sean asesinadas, son excluidas de la vida política y ridiculizadas. Esto forma parte de mi ser y mi estar en el mundo". Muestra de ese posicionamiento es también la canción protesta de cantautores emblemáticos que incluirá junto a una colaboración con el conservatorio de Córdoba y el pianista Pablo Rubén Maldonado, además de otras "sorpresas".

Tampoco quedan atrás las reivindicaciones por la crisis migratoria del mediterráneo. Como explica la cantante, "en este disco va a haber una canción dedicada a las personas que se quedan varadas en la orilla buscando una vida digna y a las que ponemos unas fronteras." Pastor entiende que con estas consignas es complicado captar las atenciones, en primer lugar, de los grandes apoyos de la industria. De ahí el papel relevante del crowdfunding. "Cuando expresas lo que sientes y lo que eres, cuesta mucho trabajo llegar a donde quieres llegar sin tener detrás a una discográfica y sin tener detrás una saga que te arrope con su apellido. Es más complicado, sobre todo si tus letras son feministas y defienden los derechos de las mujeres y de los más excluidos", argumenta. "Lo voy a hacer sola y necesito que la gente a la que le gusta mi trabajo me ayude y colabore".

Lo dice una cantante que carece de la popularidad de nombres como el de Rosalía, pero que aparece junto a ella en artículos en los que ya se habla de una nueva generación de cantantes que están abriendo nuevas vías reivindicativas en el flamenco. Respecto a esta cuestión, Lourdes Pastor se resta importancia a ella misma y pone el foco en los largos caminos que aún quedan por recorrer. "Hace muy poco, hasta el Me too y hasta el 8M multitudinario, no era nada común que las mujeres se autoproclamasen feministas siendo actrices o cantantes, artistas. Ahora, en los dos últimos años, esto es mucho más fácil decirlo porque hay más aceptación. Ojalá la siga habiendo", explica.

También pide a la periodista que, a ser posible, haga mención a la importancia de recordar las masacres sufridas por el pueblo gitano, contra el que siguen existiendo numerosos estigmas y discriminaciones. "No me gusta la palabra integración. No creo que haya que integrar nada, la sociedad tiene que ser plural. No tenemos por qué ser robots ni comportarnos de la misma manera ni tener las mismas costumbres", explica la cantante, sacando a relucir por un momento una faceta más próxima a la sociología.

En la misma semana en la que miles de mujeres salen a las calles para manifestarse contra la violencia machista mientras, en el congreso, militantes de la formación verde se niegan a aceptar la gravedad de esa realidad, una mujer fuerte se emociona hablando de libertad, de esperanza y música. Mientras se desarrolla la entrevista, algunos viandantes la reconocen, se paran a saludarla con muestras de cariño, sonrientes.

Lourdes Pastor no puede ocultar su ilusión por los nuevos retos que le esperan. "El disco es el testigo, pero yo quiero recorrerme los teatros con La Revolución a la vuelta de la esquina y llevar mi revolución por todos los sitios. Esa es la idea", explica.

Etiquetas
Publicado el
27 de noviembre de 2019 - 07:00 h
stats