La tienda de Blanco, en Cruz Conde, desahuciada

Protesta en la puerta de Blanco esta mañana | MADERO CUBERO

Los trabajadores de la tienda Blanco, en la calle Cruz Conde, han sido desahuciados este viernes. No de sus casas, sino de la sede que la marca de ropa tenía en la céntrica calle cordobesa. Hoy a las 12:00 tenían orden de desalojar para siempre el inmueble, denuncian en CCOO, debido a una deuda de 120.000 euros por impagos de siete meses de alquiler.

El cierre definitivo se enmarca en una profunda crisis económica de la firma de ropa y puede terminar con 980 trabajadores -la mayoría de ellos mujeres- en la calle. Para empezar, ya se han ejecutado dos expedientes de regulación de empleo -que supusieron la salida de 900 empleados- y las trabajadoras de Córdoba se enfrentan a un tercero. Por ello, están secundado una huelga a la desesperada.

Pocas sonrisas y alguna que otra lágrima es lo que se ha podido ver este viernes en la esquina de la tienda Blanco en Córdoba. Una treintena de personas, convocadas por CCOO, se han concentrado con banderas y pancartas para protestar por una situación que llevan sufriendo desde hace años. "Lo han dejado morirse", contaba una empleada. "Ya este año notábamos que la ropa que se traía era casi de mercadillo y a destiempo. Ahora, por ejemplo, que estamos en temporada de invierno, acababan de traer sandalias. Este jueves terminamos de vaciar toda la tienda", añade.

Francisca Ruano es la delegada de CCOO en la tienda en Córdoba: "Somos muchas las familias afectadas, muchas de nosotras somos madres y madres solteras, además. Nos sentimos completamente engañadas por la empresa", denuncia. Ruano afirma que la mayoría de las trabajadoras se encuentran en situación de permiso retribuido sin saber qué va a ser de ellas. "La crisis afecta a los 980 trabajadores que hay en toda España y todos estamos igual. Y de las 112 tiendas que tenía la cadena, ya se han producido 30 desahucios como el que hoy tenemos en Córdoba", afirma.

Ruano achaca lo ocurrido a una pésima gestión de la firma. "No sabemos en manos de quién estamos. Esta firma se vendió hace unos años a un árabe y pensamos que hemos sido adquiridos por un fondo de inversiones que apenas conocemos", lamenta. Efectivamente, la compañía es propiedad desde hace dos años de un fondo de inversiones con sede en Dubai que ha dirigido los duros ajustes laborales. Por ello, la empresa ya ha dirigido comunicados a las distintas tiendas en los que piden a los trabajadores que designen delegados sindicales ante el difícil momento que se avecina.

Según la empresa, se van a realizar profundos cambios en la organización que persiguen una reducción de costes en todas las áreas. Lo que se quiere es aligerar el tamaño de la empresa para tratar de obtener más rentabilidad.

Etiquetas
stats