Fundación Santos Mártires: “El ruido no hace bien”

El obispo, en la inauguración del nuevo colegio de la Trinidad, en septiembre de 2014 | MADERO CUBERO
El organismo de la Diócesis comunicó por escrito los cambios en los centros de San Acisclo y Santa Victoria, San Rafael del Obispo y Sansueña

El 25 de julio a las 14:44, María Carbonell, directora de la Fundación Diocesana de Enseñanza Santos Mártires, envió un correo electrónico a todo su personal y, especialmente al de los colegios e institutos de San Acisclo y Santa Victoria, San Rafael del Obispo y Sansueña. En el asunto del mail aparecía la leyenda Feliz Verano y contenía un documento PDF de dos páginas en el que la responsable de los centros educativos de la Diócesis de Córdoba anunciaba un pequeño terremoto ya conocido: el cambio en la dirección de los tres centros.

San Acisclo y Santa Victoria, San Rafael del Obispo y Sansueña pertenecían a la Obra Pía de La Trinidad. Hace un lustro, se integraron en la Fundación Diocesana de Enseñanza Santos Mártires, un nuevo órgano que situaba a los centros bajo la órbita directa del obispo. Desde entonces, colegios e institutos han ido viviendo un proceso de transición que ahora ha dado una importante vuelta de tuerca con la última decisión de sustituir a sus direcciones, algunas de las cuales, como en San Rafael, pidieron dar un paso atrás voluntariamente.

Los cambios no cayeron por igual en todos los centros y especialmente en el caso de Sansueña provocaron la sorpresa y estupefacción de sectores del profesorado, reconocen fuentes cercanas al centro. Antes de argumentar el cese de la directora de este instituto, Carbonell destaca en su misiva la frase pronunciada en una homilía por Gaspar Bustos, director espiritual del Seminario San Pelagio: “El ruido no hace bien y el bien nunca hace ruido”.

Pero semanas antes, otro cambio en otro colegio de la Diócesis, el Jesús Nazareno, sí había provocado ruido. Ocurrió cuando una treintena de padres de alumnos de tres años protestó por el despido y traslado de dos maestras. Los padres se reunieron con la dirección del centro y de la Fundación pero al no satisfacerse su demanda de explicaciones, enviaron un comunicado público de queja. Los progenitores todavía esperan una explicación del Obispado.

Para la directora de la Fundación, no obstante, no ha habido problemas y los cambios se han realizado de manera natural. “La forma en que se han producido las transiciones que nuestro proceso de crecimiento y madurez institucional van requiriendo, son una muestra de que se cumple aquella sentencia [de Gaspar Bustos]”, señala en la carta. Especialmente se ha dado, insiste, “en estos centros en los que se ha tenido que vivir un cambio de titularidad con los retos culturales, de enfoques y procedimientos que esto lleva consigo, es significativo que se haya sabido hacer con el buen aroma del bien que anunciaba D. Gaspar”.

Para explicar el cambio de la directora de Sansueña, el escrito de Carbonell recuerda que fue la propia Fundación Santos Mártires la que decidió colocarla en el puesto hace dos años. Tras una dedicación y entrega “plena” al que fue “su primer destino y centro de sus afectos, deja paso a una nueva dirección encomendada de dar una vuelta de tuerca a la dimensión innovadora de uno de nuestros buques insignias. Quiero destacar su magnífica labor en el cuidado y mimo con el que ha tratado a las perlas de nuestra Diócesis: los alumnos de nuestro Seminario Menor de San Pelagio”, prosigue Carbonell.

En la misiva se subraya que “todos los directores configurarán sus equipos de dirección de forma que puedan contar con colaboradores de su confianza para el buen gobierno de los centros que dirigen”. Fuentes cercanas al Sansueña reconocen que esto supone que la actual dirección del instituto puede cambiar.

Etiquetas
stats