Cajasur prestó 20 millones a un aeropuerto que cuesta 10.000

Oficinas centrales de Cajasur | MADERO CUBERO
En plena burbuja inmobiliaria, la entonces caja controlada por la Iglesia se embarcó en el proyecto aeroportuario de Ciudad Real que costó 450 millones, salió a subasta por 40 y que acaba de ser comprado por un grupo chino por 10.000 euros

El historial de negocios arriesgados en los que se embarcó la antigua Cajasur, aquella gobernada por la Iglesia de Córdoba antes de su venta a BBK, es largo y conocido. Pero todavía guarda moralejas. Como la que se conoció ayer cuando un grupo chino compró en subasta judicial el aeropuerto de Ciudad Real por solo 10.000 euros. Aquella infraestructura ruinosa había salido a puja por 40 millones de euros cuando se habían gastado 450 millones en construirla. 20 de esos millones fueron prestados por Cajasur en 2007, mientras era una caja de ahorros en la cresta de la ola de ladrillos y cemento; entregada en cuerpo y alma a los negocios inmobiliarios propios de la burbuja de entonces. El crédito señalaba que sería devuelto en 24 meses. Pero eso nunca ocurrió.

Cajasur demandó en 2009 a Inversiones Aeroportuarias del Centro, Caja Castilla La Mancha Corporación, Grupo Isolux Corsán, y Fundación General de la Universidad de Castilla La Mancha. La base de su denuncia se centraba en que el préstamo multimillonario no se había producido si las empresas demandadas no hubiesen escrito unas cartas que garantizaban la operación. La caja cordobesa ganó y el Juzgado de Primera Instancia número Uno de Ciudad Real estimó la demanda en 2011. Los demandados, entonces, recurrieron a la Sección Segunda de la Audiencia de Ciudad Real,

que desestimó su apelación, dando de nuevo la razón a Cajasur.

Isolux Corsán y Caja Castilla La Mancha Corporación -denominada en la fecha Inversiones Corporativas, tras la intervención del Banco de España- interpusieron sendos recursos de casación ante el Tribunal Supremo y éste, en marzo de este año, dio la vuelta al caso, dando la razón a las demandadas. En su sentencia, el Supremo interpreta que, las cartas no garantizaban el pago de ese préstamo, sino que las empresas beneficiadas del mismo se comprometían a mantener su participación en el proyecto del Aeropuerto.

El Aeropuerto de Ciudad Real jamás despegó. Terminó entrando en concurso de acreedores y saliendo a subasta por 60 millones. Ayer, una empresa china lo compró por 10.000 euros. La venta no es firme todavía, pero la compañía ya dice que quiere recuperar la idea fuerza que movió la construcción de aquella infraestructura: ser la puerta de Europa. Esta vez, la puerta de Europa de las mercancías chinas, porque ese es el destino que parece que quiere darle la nueva compañía. Un futuro acorde con el nombre de esa aventura: Aeropuerto Don Quijote.

Etiquetas
stats