En el banquillo a pesar de acordar un alquiler social en la casa que ocupan

En primer plano, de izquierda a derecha y mirando a la cámara, Ángela Seregeti, María del Carmen Vivas y Juan Seregeti | TONI BLANCO
El juicio a una familia que vive en un piso del Banco Popular no se ha celebrado al no presentarse la entidad financiera

En el año 2014, el matrimonio de María del Carmen Vivas y Juan Seregueti ocupó, junto a su hija Ángela, un piso vacío propiedad del Banco Popular. Estaban en paro, sin ayudas sociales y con apenas 400 euros mensuales de ingresos por pequeños trabajos ocasionales. Además, habían perdido su casa.

En un primer momento, la entidad financiera denunció a la familia. Con la intermediación de la plataforma de apoyo Stop Desahucios y su equipo de abogados, se logró un acuerdo con el banco. Los tres podrían quedarse en la vivienda, que habían arreglado tras encontrarla en muy malas condiciones -afirman- a cambio de un pequeño alquiler social.

Pero, de alguna forma, este acuerdo al margen de los tribunales no llegó al despacho del juez y la familia ha tenido que sentarse este viernes en el banquillo de los acusados por usurpación de vivienda. Al juicio no se ha presentado la entidad financiera y, por tanto, la vista no se ha celebrado.

La visita de los tres miembros de la familia a los juzgados ha sido fugaz. Apoyados por dos decenas de miembros de Stop Desahucios, apenas han subido y bajado las escaleras de la Audiencia de Córdoba. Tras unos minutos en la sala de vistas y al constatar que la parte demandante no se había presentado, se ha suspendido el juicio.

“Espero que todo esto haya terminado”, ha dicho María del Carmen en la puerta de los juzgados. Por el momento, esta noche la volverán a pasar en la vivienda, mientras siguen pagando el alquiler social.

Etiquetas
stats