Una semana al raso para ver de cerca a Pablo Alborán

Grupos de fans se turnan a las puertas de la plaza de toros desde el jueves para lograr la primera fila en el concierto del próximo viernes

Las ganas locas de un grupo de chicas de ver al cantante Pablo Alborán en primera fila en su concierto del próximo viernes haN motivado que se organicen en turnos para acampar a las puertas de la Plaza de Toros de Córdoba. Las chicas llevan allí desde el jueves, aguantando estoicamente las horas.

“Somos unas 40 y tenemos entre 15 y 23 años, aunque hay alguna de más de 30”, cuenta Mari Paz Jiménez, sentada en una silla de playa. Esta mañana eran unas siete. “Pero es que hacemos turnos de mañana, tarde y noche. También vienen madres y el otro día vino un tío de una de nosotras para pasar la noche”, prosigue.

Hace dos días, la empresa organizadora del concierto anunció que ya no quedaban entradas para ver al artista en Córdoba. Su gira Tour Terral 2015 está siendo un éxito de público y también se ha vendido todo para verle en Granada, el sábado, y en su último concierto de Barcelona, el 23 de octubre.

Las chicas cuentan que la acampada surgió de manera improvisada. “No nos conocíamos, lo hemos hecho aquí. Todo surgió sin pensarlo, solo por las ganas de ver a Pablo”, cuenta Ester Alabanda, de 16 años. Delante de ella, algunas bolsas de patatas fritas y gusanitos. ¿Cómo hacen para comer de manera sana estos días? “Bueno, vamos al supermercado”, dice mostrando un paquete medio vacío de jamón cocido. “También vamos al McDonald's y nos pedimos hamburguesas. Los vecinos, además, nos traen agua y nos han preguntado si necesitamos algo”, añade Raquel Díaz.

La mayoría de las chicas estudian en el instituto, van a la Universidad o trabajan. “Las que tenemos clase por la mañana, venimos por la tarde, las que estudian o trabajan por la tarde, pues vienen por la mañana. Así nos da tiempo de ducharnos, asearnos, cambiarnos de ropa...”.

Con 40 en los turnos, las chicas dicen que la espera se hace llevadera. Mari Paz Jiménez cuenta que, cuando están en la guardia, “charlamos, nos reímos, la gente que pasa nos pregunta, todos con buen rollo, y cantamos, claro”. Canciones de Pablo Alborán, claro. ¿Y merece la pena tanto esfuerzo? La pregunta se termina cuando dicen “sí”. Y lo argumentan: “Verás, es uno de los últimos conciertos de la gira y no sabemos cuándo será la próxima. Así que es una de las últimas oportunidades de verle ahora”, aclara Esther.

Solo con la última pregunta de rigor las chicas dejan asomar su condición de jóvenes e irredentas fans incondicionales del cantante. ¿Pero qué tiene Pablo Alborán para que acampéis toda la semana? Cogen aire al unísono. Conato de alguna risa floja adolescente. Y una contrapregunta lanzada al aire. “¿Cómo te podemos responder a eso...?”, suspira Esther.

Etiquetas
stats