La 'femme fatale' que se enamoró de Antonio Cañero

'Musidora' vista por Julio Romero de Torres en 1923. Museo de Bellas Artes de Buenos Aires

Jeanne Roques (conocida como Musidora) nació en París en 1889 y murió en la misma ciudad en 1957. Fue un arquetipo de femme fatale y la primera vamp del cine: se hizo famosa por su interpretación de Les vampires en la película de Louis Feuillade, que escandalizó por aparecer enfundada en unas mallas, décadas antes de que las pusieran de moda los superheroes del cómic y en una época en la que  lucir pantalones en el cuerpo femenino era toda una transgresión.

El miércoles a las 20 h. la sala Polifemos del teatro Góngora acoge el estreno del documental Musidora, la décima musa del realizador francés Patrick Cazals, quién vendrá a presentar su obra en un acto organizado por el Instituto francés y la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba.

Musidora es menos conocida por su carrera de realizadora y de escritora que por su encarnación del arquetipo de mujer fatal en los primeros años del cine. Tras su debut como vampiresa en la película de Feuillade, los surrealistas la adoptaron como una de sus musas: Aragon la bautizó como la “décima musa”, Breton estuvo loco por ella, tuvo una relación con Pierre Louÿs, y enseñó a Colette a nadar por lo que la escritora le permitió hacer adaptaciones de sus obras cuando empezó a interesarse por la dirección de cine a partir de 1918.

Apasionada por Andalucía, se enamoró del rejoneador Antonio Cañero y vino a vivir a España donde fue guionista, directora productora e intérprete de tres películas: La capitana Alegría (1920), Sol y sombra (1922) -que pasó en 2010 la Filmoteca de Andalucía-  y  La tierra de los toros (1924). La llegada del cine hablado en 1928 la privó de su estatus de estrella y se convirtió en una mujer de letras (17 obras de teatro). Su amigo y admirador, Henri Langlois, director y fundador de la Cinémathèque Française, la empleó en el servicio histórico y luego en el de la comunicación. Su personalidad notable hizo de ella un icono privilegiado para un colectivo de cineastas feministas creado en 1973 que tomó su nombre, Musidora.

El documental ilustra esta vida prolífica y de creatividad desbordante con un conjunto de entrevistas con historiadores o familiares, un surtido de extractos de películas y abundante labor de archivo. El documental, de 65 minutos de duración, se proyectará en versión original subtitulada.

Etiquetas
stats