'Concierto para cine de verano y piano': Morricone bajo las estrellas

.

https://www. youtube. com/watch?v=ZSLqmwIrHUA

El pasado 6 de julio el piano de Ennio Morricone calló para siempre. Se marchaba el último de los grandes maestros de la música para el cine, autor de bandas sonoras míticas que viajan desde el spaguetti western hasta el melodrama clásico, pasando por casi todos los géneros de la gran pantalla. El pianista cordobés Alberto de Paz anunció aquel día que pronto le dedicaría "un gran homenaje como él se merecía".

Y ese día ha llegado. Los próximos miércoles 29 y jueves 30 de julio el cine Fuenseca acogerá dos sesiones extraordinarias bajo el título Concierto para cine de verano y piano. O lo que es lo mismo, un piano de cola recorriendo las bandas sonoras del maestro interpretadas por Alberto de Paz, apoyado por las imágenes de esas películas a las que Morricone puso música.

Será a través de sus carteles proyectados en la gran pantalla, pertenecientes a la colección de Martín Cañuelo, gerente de Esplendor Cinemas. La guinda a estas veladas músico-cinéfilas la pondrá la proyección de la recién reestrenada Cinema Paradiso (1988).

"Es mi película favorita", confiesa el músico, subcampeón de Got Talent España, sobre el filme de Giusseppe Tornatore, "y es perfecta para cerrar este concierto tan especial en un marco tan idílico y que lo reúne todo como es el Fuenseca". Las dos noches ofrecerán a los espectadores concierto más película al precio de 9 euros.

En el repertorio del concierto estarán las bandas sonoras míticas del maestro como El bueno, el feo y el malo, Por un puñado de dólares, Los Intocables de Eliot Ness y, por supuesto, La Misión. Pero además serán interpretadas otras que les suenan menos "a los que no son morriconistas", como El profesional, Érase una vez América o La leyenda del pianista en el océano. Morricone recogió el Oscar Honorífico por toda su carrera en 2006 y, diez años después, se llevó también la preciada estatuilla gracias a la partitura de Los odiosos ocho, de Quentin Tarantino.

Los esfuerzos del músico y del exhibidor por procurar hacer realidad estos conciertos en tiempos de COVID-19 no han llegado a numerar las butacas, algo que nunca ha existido en el cine de verano. Así que habrá que hacer cola para comprarlas, aunque sí se baraja ponerlas a la venta con antelación, a principios de la semana próxima.

Lo que garantiza el cine de verano es aire libre y distancia de seguridad entre espectadores, el uso obligado de la mascarilla en el interior durante el espectáculo y un aforo reducido por tales circunstancias. La responsabilidad de los espectadores para mantener la seguridad favorecerá la salud y la cultura en la ciudad.

Si "la cosa sale bien", en palabras y deseos de De Paz, habría una tercera sesión el viernes 31, además de futuros proyectos bajos las estrellas del cine de verano que unan la música y el séptimo arte durante este verano atípico.

El pianista cordobés confiesa que no esperaba "tan pronto" la muerte de Ennio Morricone a pesar de que el maestro hubiera cumplido los 91 años. "Lo veía tan activo y no sabía de su enfermedad, así que como a todos me sorprendió la noticia". Por eso, en este homenaje al maestro, el pianista anuncia que "el público no siempre va a estar escuchando". Todo huele participación desde la butaca.

Etiquetas
Publicado el
22 de julio de 2020 - 07:32 h