Historias de doce pueblos para descubrir la provincia en un año

Museo del pastor en Villaralto

Mes a mes, Cordópolis ha llevado al lector durante todo el año a los pueblos de la provincia para descubrir su historia, su cultura, sus tradiciones y sus atractivos turísticos. En nuestra sección Descubre Nuestra Provincia, sobrevolamos cada municipio de la provincia y, a través de reportajes con vídeo y fotografías, contamos de la mano de sus protagonistas las historias que esconden los pueblos cordobeses.

En este resumen del año 2022 que ya termina, recopilamos los doce pueblos y sus doce historias que han jalonado, mes a mes, este recorrido por la provincia de Córdoba.

Doña Mencía: el corazón de la vía verde más larga de Andalucía

Desde finales del siglo XIX hasta los años 80 del XX, un corredor ferroviario unía las localidades de Linares (Jaén) con Puente Genil (Córdoba). Fue el llamado Tren del Aceite, elemento clave de desarrollo para el transporte del ‘oro líquido’ que se producía en la zona, además de otros materiales y viajeros. Hoy, la memoria y el trazado de aquel Tren del Aceite se han recuperado en la que es la vía verde más larga de toda Andalucía. 

Los 128 kilómetros de la vía verde del Tren del Aceite tienen en el municipio de Doña Mencía su corazón. Allí, la antigua estación y un hangar rehabilitados son el núcleo de un entorno que actualmente es utilizado por ciclistas, senderistas y paseantes, además de usuarios de caravanas. Se trata de un auténtico motor económico para la localidad que tuvo que despedirse de ver pasar el tren en los años 80 del pasado siglo pero que ha sabido sacar rendimiento a su trazado. 

Villaviciosa: un cuarto de siglo exprimiendo la riqueza de las piñas de Sierra Morena

En medio de Sierra Morena, rodeada de frondosos pinares, se encuentra la localidad de Villaviciosa de Córdoba. En ese entorno natural, un grupo de recolectores de piñas de los montes aledaños vieron a mediados de los años 90 una oportunidad de desarrollo económico en el fruto de los pinos. Hoy, un cuarto de siglo después, allí se ha consolidado la única cooperativa de España, nacida de socios de la tierra, que recepciona piñas, las transforma y comercializa sus productos, desde el propio piñón a biomasa obtenida de las cáscaras.

Aquellos primeros recolectores de piñas vieron que la mejor forma para emprender en esta iniciativa era conformar una cooperativa. Y así, en 1999, nació Coforest, con 25 socios que actualmente llegan a ser unos 260, entre propietarios de fincas donde se recogen las piñas, arrendatarios, empresas de gestión forestal y también instituciones. Porque, desde su nacimiento hasta ahora, la cooperativa sumó el apoyo de las administraciones, desde el Ayuntamiento de Villaviciosa de Córdoba a la Diputación Provincial y la Junta de Andalucía, presentes en su consejo rector. La idea aunó la colaboración de todo un pueblo y ahora es referente nacional.

Encinas Reales, el referente nacional de los oficios de la madera

Desde 1993, Encinas Reales es sinónimo de formación e innovación en los oficios de la madera. En ese año, en este municipio del sur de la provincia de Córdoba donde habitan unos 2.500 vecinos, se creó la Escuela de la Madera, que se ha convertido en Centro de Referencia Nacional en España de producción, carpintería y mueble por formar a especialistas en este ámbito y estar siempre a la vanguardia en conocimiento, tecnología y atención a las demandas de este sector económico.

Por la Escuela de la Madera, dependiente del Servicio Andaluz de Empleo, han pasado ya 4.500 alumnos para formarse, entre profesionales del sector y personas desempleadas que han adquirido conocimientos para acceder al mercado laboral en las empresas de la madera. A lo largo de todos estos años, los alumnos han llegado a Encinas Reales desde todas las provincias de Andalucía y, en el centro, desarrolla su labor una plantilla fija de una veintena de profesores especialistas. Ese movimiento de personas, con ayudas y becas para los alumnos, genera en el pueblo un importante impacto en la economía local, desde alojamientos al comercio y hostelería. Y, además, vincula el nombre de Encinas Reales por todo el país.

Nueva Carteya, el ‘joven’ pueblo fundado hace 200 años entre siete colinas

Nueva Carteya celebra en este 2022 su bicentenario, el aniversario de sus 200 años de vida, desde que el pueblo se fundó y consiguió a partir de ahí su propio término municipal. Entre siete colinas, en la Campiña cordobesa pero ya a pie de la Subbética, diversos restos arqueológicos como el yacimiento de El Higuerón, dan cuenta de la vida en asentamientos en zonas cercanas desde el Paleolítico pasando por todas las civilizaciones. Pero la historia de Nueva Carteya como pueblo ‘solo’ se remonta a 1822, año en el que se estableció y se fundó el ‘joven’ municipio que hoy conocemos.

Años antes, vivían en la zona conocida como Monte Horquera algunos vecinos de Baena, que pidieron a Fernando VII el reparto y deslinde de las tierras, para cultivarlas. El rey dio su autorización para ello y para la fundación del pueblo de Nueva Carteya en esas tierras, hace ahora 200 años.

Fuente Palmera, el pueblo que viste miles de bodas cada año

La localidad cordobesa de Fuente Palmera es, en sí misma, una wedding planner: una perfecta organizadora de bodas que ofrece todo lo necesario para quien celebra ese día tan especial. De este pueblo salen miles de trajes de novia al año, hasta 80.000 trajes de fiesta y servicios que van desde las joyas y complementos a las flores y el catering, las invitaciones, los detalles para los invitados, el viaje de luna de miel, el alquiler de coches o las fotografías y vídeos para recordar siempre ese día.

Una visita a Fuente Palmera es un paseo por todo tipo de establecimientos relacionados con el mundo de la boda que, desde hace varias décadas, han colocado a la localidad como epicentro de los preparativos de este día especial. Desde que hace 40 años iniciara su andadura Higar Novias -primero como boutique y luego especializada en trajes de novia y eventos-, el municipio ha visto crecer toda una industria alrededor que hoy se comercializa en distintos países.

Moriles, el pueblo que visitó un Premio Nobel para ensalzar sus vinos

'En el primer cruce de la izquierda, el vagabundo, entre las bien cultivadas vides que dan la uva que dice pedrojiménez, se llegó -guiándose por la nariz- al pueblo de Moriles, oloroso lagar. El vino de Moriles es suave y transparente, aromático y rubio, sabroso y de buen beber'. Quien escribiera estas palabras ensalzando al pueblo y los vinos de Moriles fue el premio Nobel de Literatura Camilo José Cela, en su libro Primer viaje andaluz (1959), al visitar este municipio que crece entre interminables viñedos en la campiña cordobesa.

Tan insigne visita permanece, además de en los libros del escritor, en la memoria de Moriles. Una de las cristaleras de su mercado de abastos está dedicada a Cela y allí se puede leer el fragmento del texto que el Premio Nobel dedicó a la localidad y a sus vinos. Porque, como si de una unión indisoluble se tratara, Moriles ha querido aunar su historia, la literatura y los vinos que le dan fama más allá de sus fronteras.

Obejo, el pueblo que tres veces al año danza con espadas

Tres veces al año, la localidad cordobesa de Obejo se viste de gala y recrea la Danza de las Espadas, un baile tradicional, símbolo de este municipio en el corazón de Sierra Morena, que tiene sus primeros antecedentes en el siglo XIII y que va a ser declarado Bien de Interés Cultural.

Coincidiendo con el domingo más próximo al 17 de enero -en honor a San Antón -patrón de la parroquia del pueblo-, luego el domingo más cercano al 21 de marzo -día del fallecimiento de San Benito Abad-, y finalmente el sábado en torno al 11 de julio, día de San Benito, Obejo se engalana y la Danza de las Espadas cobra su sentido en este ritual histórico.

Villaralto, donde visitar el único museo andaluz sobre la historia del pastoreo

La localidad cordobesa de Villaralto, en la comarca de Los Pedroches, ofrece al visitante el Museo del Pastor, el único de Andalucía dedicado en exclusiva a esta actividad tradicional que fue vital para esta zona de la provincia. Ubicado en una casa del siglo XIX rehabilitada para mantener viva la arquitectura tradicional de la comarca, el Museo del Pastor rinde homenaje a los pastores y pastoras que durante años se dedicaron a guardar el ganado y vivir de los productos que este ofrecía.

Así, con el objetivo de proteger, conservar y difundir el patrimonio etnológico relacionado con el pastoreo en Los Pedroches y, especialmente, en Villaralto, el Museo del Pastor se inauguró en 2006 con tres objetivos: salvar de la ruina una de las casas más antiguas del pueblo, recrear y exponer el modus vivendi de los pastores de la comarca y recordar a todas las personas de Villaralto que a lo largo de la historia dedicaron su vida a este sacrificado oficio, hoy casi en desaparición y sustituido por las explotaciones ganaderas.

San Sebastián de los Ballesteros, el pueblo de ‘los alemanes’ de Córdoba

En la zona sur de la Campiña cordobesa, una pequeña localidad atesora la esencia de la historia de la colonización de estas tierras y se erige como el pueblo de ‘los alemanes’ de Córdoba. San Sebastián de los Ballesteros, un municipio con poco más de 800 habitantes, fue fundado a finales del siglo XVIII durante el proyecto de repoblación colonizador que llevó a cabo Carlos III en Andalucía. Gran parte de esa nueva población llegó de la mano de personas procedentes del centro de Europa y, aquí, se establecieron alemanes de los que ahora viven sus descendientes.

Esa herencia germana se conserva hoy en día en multitud de apellidos que han ido pasando de generación y generación, como una particularidad de quienes viven en San Sebastián de los Ballesteros y descienden de aquellos primeros colonos. Hasta 24 sonoros apellidos tienen un lugar especial en la entrada del Ayuntamiento, evocando el nacimiento de la población y haciendo que, aún ahora, a sus vecinos se les conozca coloquialmente como ‘los alemanes’ de Córdoba.

Pedroche, la historia de un municipio marcado por la huella del granito

Al norte de la provincia de Córdoba, entre grandes extensiones de dehesas, el municipio de Pedroche cuenta gran parte de su historia a través de la huella del granito que nace de sus entrañas. Esta piedra es la materia prima que ha marcado la vida de la localidad y que ha tenido su protagonismo en el pueblo tanto en el campo como en la ganadería, la construcción o las tradiciones más antiguas. Ahora, la denominada Ruta del Granito de Pedroche muestra al visitante cómo esta roca ha vertebrado su historia.

A pie, a caballo o en bicicleta se pueden recorrer los ocho kilómetros de esta ruta que aúna un valor histórico y etnográfico indudable, con los valores medioambiental, paisajístico y geológico del término municipal de Pedroche.

Villafranca, donde el Puente de Hierro une la Sierra y la Campiña

La silueta roja del Puente de Hierro es la seña de identidad desde hace casi un siglo de Villafranca de Córdoba. Este puente puso fin a la obligación de tener que cruzar el Guadalquivir en barca para acceder al pueblo y abrió las puertas al tráfico rodado, convirtiéndose en la unión entre la Sierra y la Campiña cordobesas.

Su puesta en funcionamiento en 1926 permitió el tráfico rodado en lugar del paso en barca para cruzar el Guadalquivir y ahora es núcleo de actividades de ocio activo.

Los Blázquez, donde visitar el Belén artesanal más sostenible

Los Blázquez, un pueblo de apenas 700 habitantes del norte de la provincia de Córdoba, cuenta en estas fechas navideñas con un poblado anexo muy particular. Se trata de un Belén totalmente artesanal, realizado a gran escala en un espacio de 1.700 metros cuadrados y con materiales respetuosos con el medio ambiente, que se ha convertido en un atractivo para vecinos y visitantes.

El Belén Artesanal de Los Blázquez empezó a gestarse en 2016, con una primera edición donde solo se reprodujo la estampa del Nacimiento. Pero, con los años y su éxito, ha pasado a ser un auténtico escenario por donde recorrer distintos espacios diferenciados, con 34 escenas distintas y 65 personajes.

Etiquetas
stats