Fuente Palmera, el pueblo que viste miles de bodas cada año

Fuente Palmera, el pueblo que viste miles de bodas cada año

La localidad cordobesa de Fuente Palmera es, en sí misma, una wedding planner: una perfecta organizadora de bodas que ofrece todo lo necesario para quien celebra ese día tan especial. De este pueblo salen miles de trajes de novia al año, hasta 80.000 trajes de fiesta y servicios que van desde las joyas y complementos a las flores y el catering, las invitaciones, los detalles para los invitados, el viaje de luna de miel, el alquiler de coches o las fotografías y vídeos para recordar siempre ese día.

Una visita a Fuente Palmera es un paseo por todo tipo de establecimientos relacionados con el mundo de la boda que, desde hace varias décadas, han colocado a la localidad como epicentro de los preparativos de este día especial. Desde que hace 40 años iniciara su andadura Higar Novias -primero como boutique y luego especializada en trajes de novia y eventos-, el municipio ha visto crecer toda una industria alrededor que hoy se comercializa en distintos países.

Cuarenta empresas del sector nupcial

“En Fuente Palmera, actualmente hay unas 40 empresas relacionadas con el sector de la boda directamente e indirectamente hay muchas empresas que se ven beneficiadas. La facturación anual oscila entre 20 y 25 millones de euros y los puestos directos que genera este sector son unos 300, la mayoría de ellos femeninos. Y a ello se suma que hay muchísimos indirectos”, explica la vicepresidenta de la Asociación de Empresarios de Fuente Palmera, Mónica Ruiz.

En Fuente Palmera -un municipio con unos 11.000 habitantes-, todo está siempre listo para los novios. Pueden decidir su tarta o postre preferido para la celebración de su boda en un horno donde el catálogo de dulces se adapta a la pareja; o escoger entre los zapatos que se adapten a su estilo de celebración entre diversas zapaterías; pueden planificar el viaje de novios con una agencia, elegir el catering para ese gran día y toda una suma de servicios para no dejarse nada atrás.

Y, por supuesto, novias, novios, familiares e invitados, pueden contratar los servicios de diseño de sus vestidos y la confección de los mismos, desde profesionales que tienen su sello propio en un pequeño taller en el centro del pueblo, hasta la gran fábrica de trajes de novia y de fiesta que inició la andadura de Fuente Palmera en este sector y que hoy es un inmenso epicentro de diseño, confección y venta, con taller en la propia localidad y también en Barcelona, para dar abasto con la comercialización de miles de trajes.

Unos 80.000 trajes de fiesta al año

“Fuente Palmera comercializa entre 70.000 y 80.000 trajes de fiesta al año, un número considerable, al que también hay que sumarle los 8.000 vestidos de novias que salen de nuestros talleres textiles”, señala Ruiz. “Y no solamente se quedan en Fuente Palmera para su venta, sino que se distribuyen a nivel nacional e internacional”. Porque los vestidos de novia de esta localidad cordobesa llevan su sello propio y el de grandes firmas a distintos puntos del país y el extranjero, desde Europa a Arabia Saudí.

La manera artesanal de realizar cada creación es la identidad que marca lo que Fuente Palmera ofrece a quienes van a celebrar una boda. Diseño personalizado, cortes y costura artesanales se dan la mano con la automatización de los procesos en el taller, para poder comercializar toda la demanda que llega hasta esta localidad. Y, sobre todo, el trato personal y cercano con el cariño que merecen todos los detalles para una boda.

Feria de la Boda en octubre

Además, todo ello se muestra en un escaparate muy especial cada año, que es la Feria de la Boda de Fuente Palmera, un evento que cada otoño abre las puertas del municipio a los visitantes, que pueden encontrar todo lo relacionado con el sector nupcial.

Más de 3.000 metros cuadrados concentran, como si fuera un particular centro comercial abierto en el casco urbano del pueblo, todos los servicios que las parejas pueden necesitar para su boda y que se muestran con Fuente Palmera como un gran expositor.

Y, para recibir a todos las parejas interesadas, cada año el pueblo se pone de gala, se viste de blanco y se engalana, para dar el sí quiero a todos los novios.

Etiquetas
stats