Villaralto, donde visitar el único museo andaluz sobre la historia del pastoreo

Museo del pastor en Villaralto

La localidad cordobesa de Villaralto, en la comarca de Los Pedroches, ofrece al visitante el Museo del Pastor, el único de Andalucía dedicado en exclusiva a esta actividad tradicional que fue vital para esta zona de la provincia. Ubicado en una casa del siglo XIX rehabilitada para mantener viva la arquitectura tradicional de la comarca, el Museo del Pastor rinde homenaje a los pastores y pastoras que durante años se dedicaron a guardar el ganado y vivir de los productos que este ofrecía.

Así, con el objetivo de proteger, conservar y difundir el patrimonio etnológico relacionado con el pastoreo en Los Pedroches y, especialmente, en Villaralto, el Museo del Pastor se inauguró en 2006 con tres objetivos: salvar de la ruina una de las casas más antiguas del pueblo, recrear y exponer el modus vivendi de los pastores de la comarca y recordar a todas las personas de Villaralto que a lo largo de la historia dedicaron su vida a este sacrificado oficio, hoy casi en desaparición y sustituido por las explotaciones ganaderas.

Las distintas estancias de la casa rehabilitada que alberga el Museo del Pastor sirven para discurrir por los espacios expositivos, desde la vividera al corral y las cuadras, que durante el año son visitadas por grupos de escolares, mayores y asociaciones culturales, además de visitas particulares.

El público puede recorrer los diferentes espacios expositivos que trazan un discurso museográfico a través del cual se muestra por un lado, el marco geográfico en el que se ubica Villaralto, el nacimiento e historia de la localidad, su patrimonio histórico y artístico, las fiestas y gastronomía, y por otro lado, todo lo relacionado con el pastoreo.

Sobre ello, vitrinas y paneles muestran la evolución del arte del pastoreo desde su origen en el Neolítico hasta la actualidad, la creación del Concejo de la Mesta y el surgimiento de las Cañadas Reales, además de la indumentaria del pastor y sus trabajos a lo largo del año, la denominación de las reses y enfermedades más comunes, los productos derivados de la oveja, el oficio de esquilador y los tratantes de ganado.

Incluso se hace referencia al arte y el folklore pastoril, a la religión y misterio en los pastores -con mención especial a la Hermandad de la Divina Pastora-, y a los animales enemigos del pastor como el lobo, los perros salvajes, el oso, el zorro y el mosquito que transmite la enfermedad de la lengua azul al ganado, y aquellos que por el contrario le auxiliaban en las labores diarias, como los perros, las burras o las yeguas.

Réplicas de las rosqueras que usaban los pastores para guarecerse en mitad del campo, los útiles que empleaban en sus labores, los tipos de chozos que se empleaban a lo largo del tiempo y la indumentaria que utilizaban, se muestran al visitante de manera que pueda ver en vivo en este recorrido cómo era la vida de los pastores de la zona.

Y, junto a ello, una muestra de los productos que el pastoreo generaba, desde la lana de las ovejas a la leche y sus derivados como el queso, e incluso los excrementos que servían de abono para las huertas o el hueso astrágalo con el que los niños jugaban antiguamente.

Una escala musical hecha por cencerros de distintos tamaños, útiles de madera de encina, recipientes hechos por los pastores y hasta las típicas flautas que recuerdan a las imágenes tradicionales de este oficio, se pueden ver también en el Museo del Pastor de Villaralto, en un completo recorrido histórico que toca todos los ámbitos de este oficio tradicional.

Con ello, la localidad cordobesa ha conseguido así recuperar este rico patrimonio etnológico tanto material como inmaterial, en vías de desaparición, y conservarlo para guardarlo en la memoria de todos.

Etiquetas
stats