La Policía irrumpe en la acampada de las limpiadoras del Reina Sofía

Huelga del personal de limpieza del Hospital Reina Sofía.

Tensión momentánea este miércoles en la huelga que mantienen las limpiadoras de Reina Sofía, cuando la Policía se ha personado para solicitarles que dejaran salir un camión de residuos. Las limpiadoras habían interrumpido la salida de camiones de basura del hospital, lo que ha motivado la presencia policial.

Ha sido sobre las 16:00. Los agentes han señalado que “no se puede quedar la basura entro de un hospital porque es un foco de infección”, ha explicado a este periódico Marta (nombre ficticio), una de las trabajadoras -que lleva trabajando en el centro desde el 2003-. Según ha detallado, ha sido un compañero quien les ha explicado “que lo tóxico se está sacando, solo está quedando dentro la basura orgánica”, ha detallado.

La respuesta de los agentes ha sido que “mañana volverán y si no lo dejamos salir nos echarán por la fuerza”, ha narrado Marta mostrando su enfado con la situación.

Las trabajadoras mantienen su huelga para exigir un convenio “digno” y que recoja una cláusula para el personal sanitario, incluyendo además pluses como el de peligrosidad. Para reivindicarlo han decidido pasar la noche del martes acampadas, donde se han mantenido y se van a seguir manteniendo el resto de días hasta que se les de una solución.

Marta ha sido una de las que ha pasado la noche a la intemperie junto a nueve compañeras más. Además, ella ha tenido que cumplir esta mañana con los servicios mínimos. “Entré a las 6:30, salí, me reuní con mis compañeras, me fui ayer a las 20:00, volví a las 22:00 y después entré a mi puesto de trabajo a las 6:30 otra vez”, ha detallado Marta, quien después de finalizar su jornada ha vuelto a reunirse con el resto.

En esta misma situación ha estado también Aurora, quien ha explicado que han sobrellevado la noche “gracias a la ayuda de los compañeros sanitarios” quienes les han bajado cafés y mantas para taparse. Ambas han querido resaltar la importancia de sus servicios durante la pandemia, una situación que les ha causado “secuelas psicológicas”, ha explicado Marta.

“Me contagié y estuve cinco meses sin moverme de la cama”

La pandemia pilló de sorpresa a toda la población pero aún fue más dura para ellas. “Una compañera me contaba ayer cómo ha llegado a una habitación, ha visto a una persona morir y le ha dado la mano para que no sintiera que se iba solo”, ha expuesto Marta. Una situación que “fue de la noche de la mañana” y que les supuso dejar de ver un centro lleno de gente a “escuchar solo los plásticos de los compañeros del mortuorio sacar gente”.

Aurora se contagió en octubre de 2020. “Me contagié y estuve 5 meses sin poder moverme de la cama”, algo que le hizo sentir aun más miedo al incorporarse al trabajo. Además, ha narrado cómo llegaron a hacerse sus propias mascarillas “con lo primero que teníamos” o a coger bolsas de basura “para hacernos bajas”. Unos meses que lo pasaron “muy mal porque nadie nos decía nada” y les hacía llevarse el miedo a casa. “Me desnudaba en la entrada de mi casa, no quería que me tocaran mis hijos, ni nada”, ha señalado Aurora.

Por situaciones como esta, Marta, Aurora y sus compañeras han manifestado que seguirán en huelga hasta que la patronal les de una respuesta y les permita un salario mínimo con los pluses adecuados a sus servicios.

Etiquetas
stats