La personalidad y el estilo, ¿son iguales?

No es casualidad que la personalidad se confunda con el estilo a llevar y exteriorizar por cada cual, quizá a causa de tener parámetros similares que dependen de ese primer rasgo natural tan característico que nos define a los humanos al expresarnos, a pesar de los parecidos. De tal manera que, el hecho de ser y comportarse ante los demás de tal o de cual manera, es una respuesta en base a la combinación de cualidades, defectos, reacciones, pensamientos, habilidades y rasgos hereditarios, incluso ambientales, lo que nos constituye a cada persona única, diferente e irrepetible por los siglos de los siglos, mientras que el estilo a llevar es una sensación o la causa de influencia que causaremos antes nuestros congéneres y, por lo tanto,  una cuestión muy diferente a la personalidad.

No obstante, y a causa de confundir ambos términos, serán la mayoría de personas las que se dejan arrastrar-e incluso hacia otros de su alrededor- por un gusto personal, llevándolos a elegir prendas, adornos, maquillajes, peinados y cualquier otro tipo de cosas de las que se rodeen, siempre en la creencia que son adornos que van con su personalidad. Craso error, sin duda. Solamente han potenciado su estilo externo, que nada tiene que ver con la auténtica personalidad. Y, todo, por no darse cuenta de aquello o lo otro no es lo más conveniente a llevar según el sentir interno. 

Aclarado ambos conceptos, veamos:

ESTILOS DE PERSONALIDAD

Cada persona es una combinación única de cualidades, defectos, reacciones, pensamientos, habilidades y características que nos constituye únicos y diferentes. Pero también tenemos en común rasgos de personalidad que hace que nos parezcamos, patrones de comportamiento común y tendencia a repetir reacciones y conductas semejantes.

El estilo de personalidad es la forma de ser y enfrentarse a los problemas y situaciones de la vida. Puede verse reflejado en alguno de los estilos o que encuentre rasgos pertenecientes a varios estilos de personalidad. Es posible que sean dos o tres aquellos en los que más se reconoce.

Suponiendo que dos personas mostraran los mismos estilos e igual intensidad, cada una expresaría de forma peculiar y única esos rasgos de acuerdo a la educación, aprendizaje, experiencias familiares y condicionantes biológicas. La mayoría de las personas van evolucionando, madurando a lo largo del ciclo vital con un grado de flexibilidad que va modificando ciertos aspectos de su estilo de personalidad en función de las experiencias vividas. Así podemos ir adaptándonos a ciertos cambios para moldear las reacciones y emociones y conseguir cierto bienestar psicológico en la vida.

No hay estilos mejores o peores, pues cada uno tiene puntos fuertes y débiles. Lo interesante es conocerse mejor, profundizar y comprender.

Por lo tanto, en materia, el estilo de la personalidad sobre la imagen más armonizada  con lo externo, se define como la manera en que toda persona expresa su individualidad, dándole un sello característico a su arreglo y vestimenta. Existen 7 estilos diferentes, en los cuales es muy probable se den combinaciones al contar con uno de ellos como dominante y otro subalterno. Identificar a cuál estilo perteneces es sumamente importante para proyectar una imagen atractiva, congruente y poderosa. Pero esto es un tema que deseo dejarlo, para no alargarme y por ser muy variado,  para la semana próxima. ¡¡O resultará muy interesante!!

Etiquetas
Publicado el
23 de agosto de 2016 - 08:45 h
stats