Tócala otra vez, Sanz

Repasamos la vorágine de conciertos que durante el mes de julio tendrán lugar en la Córdoba metropolitana. Os mostramos el desglose de la factura para pasar un julio musical de ensueño:

Alejandro Sanz (40 euros): el día 30 llegará a Córdoba con el Sirope aún caliente bajo el brazo, su última entrega discográfica. Será en el Coso de los Califas. No es nuevo en esta plaza, Alejandro tripite. Notendrá ningún problema en pasar la reválida ante el siempre exigente público cordobés. El que en su día fuera encumbrado como ídolo para adolescentes, se ha sabido reciclar, y ahora domina a la perfección el flamenquito, la rumbita, e incluso se atreve con el hip hop, ¿vale?. El genio madrileño nos embelesará con el gracejo de su acento andaluz y con unas baladas que quitan el hipo. Por si eso fuera poco, también hay que reconocerle entre sus méritos el ser amigo de Vicente Amigo y haberlo sido del difunto Paco de Lucía, o ejercer con solvencia como Magistrado en el Ilustrísimo Tribunal de La Voz.

Joan Manuel Serrat (25 euros): dentro del Festival de la Guitarra, nos propone una revisión desordenada de su discografía (al carajo el orden cronológico o alfabético, habrá pensado el rebelde cantautor barcelonés). Se trata de una buena oportunidad para disfrutar del peculiar vibrato de su voz, al frescor del Teatro de la Axerquía. Himnos generacionales como Hoy puede ser un gran día, Esos locos bajitos, y, sobretodo, Mediterráneo, la oda apologética de Serrat a la tierra del caloret y el socarrat.

Bobo Dylan: si los Beatles son el pop y los Rollings el rock, Dylan es el demiurgo del universo folk. Sabedores de estar ante una leyenda viva, los organizadores del Festival de la Guitarra le han asignado un precio a su altura: 60 euros. Ya tocó en Córdoba tiempo ha, pero al Señor Zimmerman se le ha tenido que quedar buen sabor de boca para volver aquí en verano. Como un buen salmorejo generosamente surtido de ajo, debe sentir el regusto en el paladar, y diez años después, repite. Esperemos que las gastadas cuerdas vocales del músico de Duluth hagan un juego perfecto con las seis cuerdas de su eléctrica.

Sting: el que fuera bajista de The Police, actuará en el Festival de la Guitarra por vez primera en su carrera. Al abandonar el cuerpo de Police, la banda con la que alcanzó el éxito masivo en los ochenta, Sting emprendió una fructífera carrera en solitario, a la vez que se erigió como defensor de las causas nobles del Planeta. Desde Amnistía Internacional a los bosques del Amazonas. Haciéndose acompañar por Raoni Metuktire, aquel simpático indígena del plato cosido al labio. Sting será uno de los platos fuertes del Festival. Tras ser teloneado por Raimundo y Gerundina, saltará al ruedo el artista apodado el aguijón, para inocular su veneno a los allí presentes. Todos acabarán infectados del do do do y el da da da. Antes de todo esto, habrá que rascarse el bolsillo: entre 49,50 y 110 euros. A buen seguro que el actor y cantante conseguirá poner pies arriba al público congregado en el Coso de los Califas con los acordes de su laúd.

Hay más nombres: Habichuela & Pardo, Los Lobos, Marc Ribot y su Perro de Cerámica (que no confundir con el gato de escayola), Rosendo, etecé, etecé. Y ésto es tan sólo la punta del iceberg de lo que depara el mes de julio en Córdoba. Por cierto,  mes de julio en Córdoba e iceberg, vaya asociación de ideas más torpe.

Etiquetas
Publicado el
5 de julio de 2015 - 07:23 h