Recuperar el Seny

.

La Ontología del Lenguaje es una disciplina que Rafael Echeverría alumbró a través del libro del mismo nombre. A través de ella se hace a un acercamiento a la identidad del ser humano en su dimensión conversacional. Una de las principales afirmaciones de esta Ontología del lenguaje es que las personas somos las historias que nos contamos. Las conversaciones que tenemos con nosotros mismos, con otras personas, moldean nuestro sistema cognitivo (creencias, valores, reglas, normas, ...) que son en definitiva las que crean nuestra realidad.

Es muy relevante aquello de lo que hablamos, cómo lo hablamos, de qué manera lo hacemos, el contexto dónde lo hacemos, y el más determinante para qué hablamos. Miguel Ruisz en su libro Los 4 acuerdos, enuncia que uno de esos cuatro pilares es Honra tus palabras, entendido esto como tratar de desplegar la máxima coherencia entre tus palabras y acciones.

Cuando con 16 años me fui a jugar al Joventut de Badalona, una de las primeras palabras en catalán que aprendí, que se me quedó grabada a fuego en la mente fue la de Seny. El Seny está asociado a la cordura, la sensatez, el sentido común. Con el tiempo desarrollé una acepción personal (posiblemente errónea, no lo negaré) y es la la del saber estar o la clase, para manejar situaciones comprometidas.

He de confesar que la turra recibida desde tiempos inmemoriales por los simpatizantes del  FC Barcelona respecto al Seny, los valors, se ha derrumbado como un castillo de naipes con el caso Bomba Navarro. No se puede manejar peor una situación como lo ha hecho la institución paradigmática del Seny, con una leyenda del baloncesto español/europeo. Es imposible hacerlo peor. Ha sido un esperpento desde el principio: desde el comunicado a la bochornosa puesta en escena con el Presidente Bertomeu de hace unos días. De vergüenza ajena. Tal es así que las letras que tendrían que haberse colocado presidiendo el acto tendrían que haber sido ANTI-SENY.

¿De verdad que no había otra alternativa a la decisión adoptada? No me lo creo. La referencia de generaciones del baloncesto se va por la puerta de atrás en el club al que se lo ha dado todo (cuerpo, corazón y alma). Lo mejor que le pasó al Barcelona de baloncesto en décadas fue que un señor llamado Joan Montes (por cierto extraordinario entrenador que tuve en la selección Española Juvenil), hiciera debutar a un chaval que se caía con darle un soplido pero que el talento le salía por las orejas (10 puntos en 11 minutos). Lo que empezó como una especie de mágica serendipia, no puede tener este final.

¿Qué hubiera pasado si Navarro hubiese continuado un solo año más? Estoy seguro que el dinero no hubiera sido un problema, y la temporada se hubiera convertido en un tour de reconocimiento por todas las canchas de ACB. No presupongan que este planteamiento hubiera distraído al jugador o al equipo: Este tipo es un Killer, es un líder fuera y dentro de la pista, no lo hubiera permitido, está en su ADN. Te da la mano y acto seguido te mata.

Recuperar el Seny está en mano de otras Instituciones: ACB, Federación Española, ABP, Euroliga, ... es de justicia reconocer a los grandes, a las leyendas. Las jugadas de la Bomba son como las canciones de los Beatles, Elvis o Jackson: nuestros tataranietos seguirán alucinando con ellas.... eso significa SER LEYENDA.

Etiquetas
Publicado el
13 de septiembre de 2018 - 01:35 h
stats