Los veteranos del Córdoba le dicen al club que ya basta

Componentes de la Asociación de Futbolistas Veteranos del Córdoba | ÁLVARO CARMONA
La asociación de exfutbolistas anuncia su desvinculación de manera unilateral de la entidad por los “contínuos desaires” recibidos | La ausencia de un minuto de silencio en memoria de Urbano, la “gota que ha colmado el vaso”

La relación, si es que alguna vez la hubo, se terminó. La Asociación de Futbolistas Veteranos del Córdoba ha escenificado hoy en el Círculo de la Amistad su ruptura con la sociedad, de manera unilateral, debido a los reiterados incumplimientos del convenio firmado en abril de 2012. “Estamos hartos de ser ninguneados. Se ve que los veteranos somos un estorbo para este señor y creo que le hacemos un favor marchándonos”, ha indicado con pesar Manolo Garrido, presidente de la asociación. Este señor es Carlos González, presidente del Córdoba, a quien nadie nombró pero cuya sombra estuvo presente en cada una de las quejas del colectivo cordobesista. “En cuatro años de vigencia del convenio hemos pasado situaciones poco agradables”, ha explicado, con elegancia, Carmelo Salas, otro de los exfutbolistas que ha comparecido ante los medios junto a emblemas del club como Escalante, Verdugo, Reina, Cruz Carrascosa, José Luis Navarro, Pepín, López Prieto o Luna Eslava, entre otros.

En el convenio, según al comunicado que la Asociación expuso para argumentar sus razones, se establecían una serie de obligaciones a cargo del club “que éste viene incumpliendo de forma reiterada y contumaz”, por lo que el anunciado proyecto de integración a su estructura organizativa “nunca llegó a realizarse”. Entre estos puntos incumplidos, los responsables de la Asociación de Veteranos detallaron la ausencia de información de sus actividades en la página web oficial del club, la falta de respaldo en material deportivo, el traslado de sede y los impedimentos para intervenir en campeonatos de carácter solidario. Según relatan los veteranos, se produjo “una espiral de quebrantamientos, desatenciones y falta de interés por parte de la Sociedad Anónima Deportiva” que culminó con “el desaire que para esta Asociación ha representado el que no se respetase la norma entrañable e íntima de guardar un minuto de silencio en recuerdo por el fallecimiento de un querido compañero en el último minuto en nuestro estadio”. Efectivamente, la falta de sensibilidad para realizar un homenaje póstumo a la memoria de Pepe Urbano, que jugó casi 200 partidos oficiales con la blanquiverde y fue empleado del club durante más de una década, fue “la gota que colmó el vaso” de la paciencia. “Ahí ya no aguantamos más. Yo me fui del estadio en ese momento”, reconoció Garrido a propósito de este episodio, que calificó como “uno de los más tristes” que ha vivido en su relación con el Córdoba CF.

“La nota achacando a la premura tan monumental desatención se engarza con el acoso y hostigamiento que siempre sufrió ese compañero, además de ejemplar empleado del club, por las más altas instancias de la sociedad deportiva”, indica la nota, que recalca que “sabido es que ese formalismo del minuto de silencio previo al encuentro no precisa ningún consentimiento federativo y que depende de la voluntad del árbitro, que normalmente accede a tan humanitaria petición”.

Tanto Garrido como Salas resaltaron que esta decisión de romper relaciones con el club, adoptada de manera unilateral, “no tiene nada que ver con el equipo ni sus jugadores, a los que apoyamos totalmente porque sus éxitos serán los nuestros ya que somos parte de una misma historia”.  “Es una situación muy desagradable para todos nosotros”, ha dicho Garrido, quien ha declarado que el club “ha acertado en muy pocas cosas y ha fallado en muchas” en su relación con la Asociación de Veteranos.

Etiquetas
stats