Las otras páginas amarillas

.
La Feria del Libro Antiguo vuelve a abrir sus puertas en el bulevar del Gran Capitán

Ojear un libro nuevo es una experiencia. Por el tacto de sus páginas, el olor a nuevo. Un libro viejo es como una persona mayor. Más delicado. Más arrugado. Y con más encanto, desde luego. Si quiere comprobarlo, no tiene más que acercarse al bulevar del Gran Capitán. La Feria del Libro Antiguo se ha inaugurado allí este viernes con toda clase de títulos en sus anaqueles, muchos de ellos descatalogados, otros muchos todavía en las estanterías de cualquier librería de novedades. Pero este año, recuerda Rosa Sardá, la impulsora de la Feria, se ha notado una mayor presencia de títulos de segunda mano.

“Hacía algún tiempo que no se veía, que había perdido presencia, pero los libros de segunda mano han vuelto”, explica Sardá. “Los particulares, por las razones que sean se desprenden de sus bibliotecas y llegan a los libreros de viejo verdaderas joyas. Ediciones de los años veinte y treinta que podemos vender por muy buen precio”, destaca.

“Los lectores de novedades están pasándolo muy mal con la crisis. Comprar cualquier best-seller cuesta una media de 20 euros y no todo el mundo puede pagar eso. Y mucho menos varias veces al mes o al año. Así que los lectores de verdad están volviendo al mercado de la segunda mano que, así, se está revitalizando. Puedes encontrar títulos que hace unos años costaban ese precio por solo 7 o 10 euros.

Otra vía de acceso para nutrir los fondos de toda librería de viejo en una feria como esta es la de los saldos de las propias editoriales. Es decir, los fondos que se han devuelto porque no se han vendido o los que no salieron a las tiendas por las razones que sean. “Es una buena ocasión para encontrar títulos y colecciones relativamente recientes a muy buen precio”, anima Rosa Sardá.

La feria de los libros con páginas amarillas ya está abierta. Y hay miles de títulos a su disposición. Algunos de ellos, con alguna errata, claro, como la que adornó el primer cartel de bienvenida del recinto. Una pancarta que fue rápidamente arreglada con un ligero parche, primero, y un cartel nuevo y perfecto, después.

Etiquetas
stats