CRÓNICA

Manuel Jabois y la paradoja del novelista inseguro

Manuel Jabois

El escritor y columnista Manuel Jabois (Sanxexo, Pontevedra, 1978) ha protagonizado este miércoles uno de los encuentros más concurridos de la 47 Feria del Libro de Córdoba, que encara ya su recta final con un calendario lleno de grandes y premiadas plumas de la literatura. El periodista gallego, estrella del columnismo progresista, venía con el tiempo medido a presentar -como es debido- en Córdoba su última novela Miss Marte (Alfaguara), publicada hace ya un año, y de la que habló con este periódico cuando acababa de ver la luz.

Por eso, un poco antes de que arrancara el encuentro con los clubes de lectura cordobeses, Jabois bromeaba ante la grabadora de este periódico con que ya apenas recordaba nada de la novela, en sintonía con los personajes de libro, que tienen que hacer un esfuerzo (forzado o real) por recordar unos hechos ocurridos en los años noventa, en aquellos veranos en los que Jabois ha confesado querer quedarse a vivir.

“El objetivo de la novela es volver a vivir los veranos de los 20 años”, señalaba el autor durante el encuentro, en el que confesaba que todavía no estaba preparado “para salir de Galicia ni para sacar a sus personajes” de esa tierra que tan bien conoce. Así, frente a aquel escritor ruso que dijo que si uno quiere ser universal tiene que hablar de su pueblo, Jabois ha reconocido que la elección de su universo geográfico responde a otras cuestiones.

“Todavía soy muy inseguro. Soy inseguro en general pero escribiendo novela mucho más”, confesaba el autor de Malaherba y Miss Marte, y que, ante un arrebato de duda, prefiere seguir el rastro de migas con unos ojos prestados y refugiar de este modo su imaginación en aquello que conoce mejor.

Como el periodismo. Para Jabois, la pulsión detrás de Miss Marte era la de imaginar la vuelta de alguien como él a un sitio donde ocurrió un suceso que ocupó unos cuantos titulares antes de caer en el olvido. “Los periodistas cubrimos los sucesos durante un tiempo pequeño. Y me gusta pensar, como periodista, en qué ocurre con la vida de esa gente cuando han pasado 25 o 30 años”, afirmaba sobre una novela que, según señalaba antes del acto, “se ha leído mucho, ha recibido muy buenas críticas y se ha vendido bien”.

Una novela que, tras el paréntesis de la pandemia, ha podido traer a Córdoba y otros sitios de España. “Las ferias del libro y los clubes de lectura son los mejores encuentros, porque suelen ser encuentros populares. Los encuentros populares son los más agradecidos para los autores. Y para los lectores y para los libreros. Para toda la industria”, reflexionaba el escritor, que apuntaba, además, que era en este tipo de charlas cuando surgían “las mejores preguntas”.

El acto de Jabois ha tenido, desde luego, un respaldo relevante, con un lleno casi absoluto en la caseta de la Feria del Libro. Una muesca más en el revolver del novelista inseguro que escribe para encontrar compañía. “Al final estamos escribiendo siempre solos y lo que queremos es ver recompensado eso logrando el contacto con la gente”, decía Jabois justo antes de entrar.

Etiquetas
stats