Menos es más. Así se titula la exposición que se ha inaugurado este jueves en el Colegio de Abogados de Córdoba, y que muestra toda la grandeza del trabajo escultórico de José Manuel Belmonte (Córdoba, 1964), en obras de pequeño formato.

En total, 36 piezas entre relieves y esculturas de un tamaño más pequeño al que tiene acostumbrado al público este afamado artista, que expone con esta colección, parte de las obras creadas en su último periodo, entre ellas algunas conocidas como las que proceden de series como los hombres pájaro, los custodios, Anatomía del alma o los relieves de El cuerpo del pecado.

Un periodo creativo que, según detallaba el propio artista, “se ha caracterizado por una condensación de los elementos y una depuración de las formas”, a la que alude el título de la muestra, que ya se ha podido ver en otras ciudades, como La Coruña.

Menos es más estará desde el 2 al 24 de junio en la Sala de Exposiciones del Colegio de Abogados de córdoba. Se podrá visitar de lunes a jueves de 9:00 a 14:00 y de 18:00 a 20:30 y los viernes de 9:00 a 14:00.

Belmonte

Criado en el barrio de San Pedro, Belmonte se formó en la Escuela de Artes y Oficios Mateo Inurria y, en los años 90, decidió completar su formación en Italia. De vuelta en Córdoba, ha desarrollado durante el último cuarto de siglo una intensa labor creadora. De un lado, mantiene Belmonte una obra muy personal en la que dominan dos intereses principales: una intensa preocupación social, marcada por una honda empatía con los más débiles y excluidos, y un constante interés estético por el cuerpo humano. 

De esa veta creativa más personal han salido diversas colecciones, entre las que destacan El recreo de los ausentes, en la que abordaba un tema tan contemporáneo como la identidad a través del Alzheimer y sus consecuencias, y los Hombres pájaro, una experimentación sobre el cuerpo humano que le ha merecido premios tan importantes como el de mejor escultura figurativa internacional que promueve desde Barcelona la Fundación de las Artes y los Artistas. Piezas de esta colección se han expuesto por ejemplo en el Museo Thyssen de Madrid y, más recientemente, en el Museo Nacional de las Artes y las Ciencias.

Junto a esta línea creativa atenta a sus preocupaciones más personales, Belmonte también ha desarrollado una importante labor como escultor de obra pública. En Córdoba capital, esta labor es visible en obras icónicas de los últimos años como La Regadora, que se puede ver en la Puerta del Rincón, o el Homenaje a los Patios del barrio de San Basilio. También son obras suyas la escultura de Juan de Mesa que se puede disfrutar en el exterior de la Basílica de San Pedro -recientemente restaurada bajo supervisión del propio artista-, el Homenaje a la mujer cordobesa de la plaza de Colón o el mausoleo de monseñor Infantes Florido en la Mezquita-Catedral. A estas esculturas se añaden otras que se pueden ver por diferentes geografías. En la provincia de Córdoba, son obra suya por ejemplo la Malena de Posadas, que es un homenaje a las lavanderas, o el monumento a los jornaleros de Nueva Carteya. También recreaciones como la leona íbera de Nueva Carteya o las esculturas que se pueden ver en el recuperado foro romano de Torreparedones. En el ámbito internacional, ha representado a España en el simposio de la ciudad de Akita, en Japón.

José Manuel Belmonte es miembro del grupo Córdoba Contemporánea, con el que en 2020 batió el récord de visitas a una exposición de arte contemporáneo de la sala Vimcorsa y con el que también ha mostrado su obra en la ciudad alemana de Núremberg. El artista forma parte igualmente del grupo Greco, integrado por artistas españoles figurativos y con el que ha expuesto en los últimos años con gran éxito en la Casa de Vacas de Madrid o en la galería Xerion de La Coruña. 

En entrevistas y encuentros, siempre ha demostrado Belmonte su amor y compromiso con la ciudad que lo vio nacer y ha reclamado de forma reiterada la necesidad de apostar por el arte y de crear nuevas infraestructuras, como el largamente demandado Museo de Bellas Artes. El artista reivindica desde hace años la necesidad de apostar por un arte plural, en el que las diferentes tendencias estéticas tengan apoyo y puedan llegar al público en condiciones adecuadas de exposición. El escultor cordobés ha abogado siempre por un arte de calidad pero cercano al espectador, en el que la obra pueda ser entendida por sí misma, sin necesidad de grandes discursos filosóficos, y que interpele al sentimiento y a la experiencia del ser humano de una forma directa y sin complejos artificios. Actualmente, José Manuel Belmonte tiene su estudio en un polígono de Córdoba capital y sigue compaginando su obra más personal -que durante la pandemia ha dado frutos como su obra Pan, una potente composición simbolista sobre los efectos mortales de la pandemia- con la escultura pública, de la que su última creación es la ya mencionada Malena de Posadas.

Etiquetas
Etiquetas
stats