Urbanismo estudia ampliar a 236 las nuevas viviendas en los terrenos de la antigua cárcel de Fátima

Vista aérea del suelo de la antigua cárcel de Fátima.

En noviembre de 2013, el Ministerio de Hacienda sacó a la venta los cuatro solares de la antigua cárcel de Fátima, en los que estaba prevista la construcción de un total de 190 viviendas. Pero en el próximo Consejo rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo se va a estudiar la aprobación inicial de la ampliación a 236 del número de viviendas que se puedan construir en la zona.

Los terrenos residenciales son propiedad de la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios, y están en su oferta inmobiliaria. En concreto se trata de tres parcelas residenciales libres, con un total de 3.641 metros cuadrados de suelo y 18.318 metros cuadrados edificables, y una parcela de Vivienda de Protección Oficial (VPO), de 269 metros cuadrados y otros 1.209 metros edificables.

Este suelo se desarrolló en el año 2008, justo cuando estalló la crisis del ladrillo. Sin embargo, su historia es muy anterior. En 2000, el Gobierno cerró tras décadas la prisión provincial de Fátima. Con su clausura, se liberaba una enorme cantidad de suelo para la ciudad. En 2002, el Gobierno y el Ayuntamiento firmaron un convenio para desarrollar esta enorme bolsa de suelo, a imagen y semejanza de los convenios que se habían firmado con decenas de ayuntamientos en el resto de España tras el cierre de otras prisiones y también de distintas instalaciones militares.

La operación no fue, ni mucho menos, especulativa. De los 25.000 metros cuadrados que ocupaba la antigua cárcel de Fátima, 20.000 metros cuadrados serían para la ciudad. El resto, 5.000 metros, lo ocuparían viviendas. Son estos suelos para los que el Gobierno no encuentra comprador. En concreto, el Ejecutivo ha puesto a la venta un total de 3.910 metros cuadrados, que conforman cuatro parcelas distintas. El importe total, ocho millones de euros.

Etiquetas
stats