La cesta de la compra se dispara: “Un billete de 50 euros vuela”

Subida de precios de los alimentos en los comercios

El monedero, la cartera y la tarjeta de crédito de muchos ciudadanos ya venían sufriendo lo que este viernes el Índice de Precios al Consumo (IPC) ha mostrado en un dato: un 8,7% de subida de los precios que ha disparado la cesta de la compra, con el incremento de los combustibles y la electricidad de fondo, y los productos de alimentación aumentando día tras día. ¿La traducción en el bolsillo del ciudadano a la hora de hacer la compra? “Un billete de 50 euros vuela”.

Con esa expresión contestaban este viernes a Cordópolis clientes de distintos comercios de productos de alimentación y del mercado del Marrubial. “Un billete se te va de momento”, explicaba Manolo a la hora de pagar en una tienda de comestibles en el barrio de San Agustín. “Las carnes y los pescados es donde más lo noto” -decía-, “pero en general, todo sube, todos los productos”.

Eso lo que dice también el IPC. La histórica subida de precios que vive el mundo se ha intensificado en la provincia de Córdoba, donde se acumula un ascenso que es muy superior al que se registra en el resto de Andalucía y también en la mayor parte de las provincias españolas. El IPC en Córdoba se fue durante el mes de febrero a una cifra histórica, que no se registraba desde hace, al menos, 30 años. Y en la cesta de la compra, los productos de alimentación, la comida, es hoy un 6,8% más cara que el mismo mes del año pasado.

“Subida de precios galopante”

Esperando su pedido de carne a este lado del mostrador, un cliente habitual de Carnicería González lo tiene claro: “La subida de precios es galopante”, dice Juan, que pide también algo de queso para llevarse y que incide en que el aumento de los precios afecta “a los productos básicos, a la alimentación”. “Lleva subiendo tiempo... Y no para”, cuenta mientras le hacen la cuenta.

Manuela y Francisca esperan su turno ante la pescadería Maribel en el mercado del Marrubial. “El aceite, la carne, todos los productos frescos, todos están subiendo”, enumeran. “Van poco a poco pero rapidito. Y el billete vuela del monedero”, repite Francisca. “Con 50 euros no compras apenas nada”, constata. “No cunde”.

Pero ese monedero, esa cartera y la cuenta del banco siguen teniendo los mismos ingresos pero los gastos están disparándose. Los sueldos y las pensiones arrastran el desequilibrio de tener que afrontar cada día facturas y pagos más elevados. El bolsillo se resiente y la cesta de la compra se llena menos.

Temor a nuevas subidas

“Vamos comprando poquito a poquito, como jugando a las casitas”, dice Francisca para explicar que, en su caso, se ha acabado aquello de comprar con mucha abundancia. Otros clientes, sin embargo y de momento, realizan su compra para llenar el frigorífico como cuenta Manuela, “temiendo que vayan a subir más los precios” en los próximos días y semanas, en esta escalada a la que no se le ve el fin.

En la cola de su frutería habitual en el mercado del Marrubial, Luisa ojea los precios de verduras y frutas. Y asiente con la cabeza repetidamente cuando la tendera y otro cliente lanzan sus quejas sobre la subida de los precios. “Vas a comprar cuatro cosas y te gastas 40 euros”, lamenta, mientras señala el alza del precio del aceite y de los productos frescos, productos de alimentación básicos. ¿Y cómo ven el horizonte ante esta situación? Pues viendo que los sueldos “no se estiran como el chicle, está la cosa chunguilla”. La esperanza está en que, de una u otra manera, se pueda poner freno a la escalada de precios actual.

Etiquetas
stats