Córdoba lidera el incremento de precios en Andalucía con un IPC que se va al 8,7%

La histórica subida de precios que vive el mundo se intensifica en la provincia de Córdoba, donde se acumula un ascenso que es muy superior al que se registra en el resto de Andalucía y también en la mayor parte de las provincias españolas. Según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios al Consumo (IPC) en la provincia de Córdoba se fue durante el mes de febrero al 8,7%. Es una cifra histórica, que no se registraba desde hace, al menos, 30 años.

A nivel nacional, el IPC está en el 7,6%, por lo que la tasa cordobesa es 1,1 puntos superior. En Andalucía se ha ido al 7,8%. En España, hay comunidades como Castilla y La Mancha, donde el IPC está ya en el 9%. Otras provincias como León tienen cifras similares.

En la provincia de Córdoba, el fuerte incremento de precios se basa especialmente en el tremendo coste de los gastos asociados a la vivienda (que han crecido en un 31%), la subida del precio del transporte a causa del aumento de lo que se paga por los combustibles (13,5%) y ahora todo se ha unido también a un aumento en el coste de los alimentos. Así, la comida es hoy un 6,8% más cara que el mismo mes del año pasado, según la estadística del INE.

Durante el mes pasado, lo que más creció en costes fue precisamente el transporte y también la alimentación. El resto de tasas se mantuvo más o menos en niveles similares a los del mes anterior, aunque la tasa interanual de prácticamente todos los productos es ahora más cara.

Una inflación tan alta empobrece a los trabajadores y a las personas que dependan de una nómina cada mes. Así, el coste de la vida está creciendo casi un 9% mientras que los salarios no han aumentado ni un 2%. Es decir, con el mismo sueldo se pueden comprar ahora menos cosas que antes.

En Andalucía, solo las provincias de Huelva y Jaén alcanzan una tasa de IPC superior al 8%, aunque no tan alta como la cordobesa. El resto de provincias se mantienen por debajo del 8%, en la media andaluza.

Datos nacionales

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,8% en febrero en relación al mes anterior y elevó su tasa interanual 1,5 puntos, hasta el 7,6%, su tasa más alta en casi 36 años, concretamente desde diciembre de 1986, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa interanual del IPC registrada en febrero (7,6%) es dos décimas superior a la avanzada a finales del mes pasado por el INE (7,4%). En el caso de la tasa mensual (+0,8%), el dato definitivo también es dos décimas superior al que adelantó Estadística (+0,6%).

Con el dato de febrero, el IPC interanual encadena su decimoquinta tasa positiva consecutiva y suma tres meses seguidos en tasas superiores al 6%, niveles que no se veían en tres décadas.

Según Estadística, la subida interanual del IPC hasta el 7,6% se debe a los precios de la electricidad, que disminuyeron menos que en febrero de 2021; al incremento de los precios de la restauración, y al encarecimiento del gasóleo para calefacción, de los carburantes, de los automóviles y de algunos alimentos, como legumbres y hortalizas; leche, queso y huevos, y pan y cereales.

Sin tener en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en febrero el 8,5%, nueve décimas más que la tasa general del 7,6%. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en febrero seis décimas, hasta el 3%, con lo que se sitúa más de 4,5 puntos por debajo de la tasa del IPC general. Es la tasa más elevada de la subyacente desde septiembre de 2008.

En tasa mensual, el IPC aumentó un 0,8% respecto al mes anterior, en contraste con el retroceso del 0,4% que experimentó en enero, por la subida de los precios de los carburantes, de los combustibles para calefacción, de las frutas y otros productos alimenticios, y de la restauración.

En el último año, la calefacción, el alumbrado y la distribución de agua se han encarecido un 51,7%; los aceites y grases han elevado sus precios un 28,1% y el transporte personal es un 13,3% más caro por el mayor coste de los carburantes.

Etiquetas
stats