El Resucitado presentará distintas novedades esta Semana Santa

María Santísima Reina de Nuestra Alegría, el Domingo de Resurrección de 2018 | ÁLEX GALLEGOS

La hermandad de Nuestro Señor Resucitado presentará de cara a la próxima Semana Santa diversos estrenos que, si bien tienen en la continuación de los bordados del palio de María Santísima Reina de nuestra Alegría la referencia principal, van más allá de ésta y tienen que ver con restauraciones y nuevas adquisiciones para sus titulares.

Así, al nuevo techo de palio que está bordando Jesús Rosado en Écija y que se bendecirá a finales de este mes, se une una importante actuación en la orfebrería del paso de la titular que pone el broche de oro a la Semana Santa de Córdoba. Concretamente, se ha acometido una profunda restauración de los doce varales por parte de José Manuel Bernet.

El taller de este orfebre ha sustituido el alma antigua (el hierro interior del varal) por un alma nueva en las doce piezas que realizó Manuel de los Ríos, algunas de las cuales presentaban “bastante hundimiento que se ha quitado”, indicó Bernet, quien finalmente ha pulido todos los varales y los ha vuelto a platear, por lo que aparecerán como nuevos el Domingo de Resurrección.

Antes del plateado también se han realizado algunas modificaciones en los mástiles. Se ha reducido el último tramo para que al ser más estrecho no roce en los futuros bordados de las bambalinas laterales y en el centro del varal se han eliminado las ménsulas de las macollas por lo que, a juicio de Bernet, el varal queda “más elegante”.

Otra actuación se ha centrado en los respiraderos frontal y trasero, que en la parte que gira hacia los laterales se han ampliado en 30 centímetros ya que la parihuela de la Virgen de la Alegría se ha alargado, por lo que Bernet ha ejecutado unos nuevos paños en metal plateado para cubrir ese espacio siguiendo el diseño original de los respiraderos. Este alargamiento de la mesa del paso ha llevado a la hermandad a hacer unos nuevos faldones que han confeccionado en terciopelo de algodón azul hermanas de la corporación y que en el frontal llevan bordado el Ave María en plata.

Por último, Bernet también ha hecho unos arreglos en la peana de la imagen que tallara Martínez Cerrillo para reponer un incensario, sustituir un moldurón y soldar y platear los dos ángeles y el escudo de la hermandad que aparecen en el centro.

En lo que respecta a los bordados del palio, el hermano mayor del Resucitado, Francisco Ruiz, explicó a EL CIRINEO que en 2020 saldrá “lo que al bordador le dé tiempo a continuar”, por lo que una vez que pasen las Cruces de Mayo se reunirán las dos partes para hablar sobre este asunto. Y dado que el palio necesita ser bien conservado, la cofradía ha encargado una nueva vitrina para guardarlo en condiciones en su casa de hermandad.

Además, la hermandad de Santa Marina presentará próximamente una saya de camarín en terciopelo verde con encajes en oro rematando la parte inferior y las mangas para la Virgen de la Alegría. Nueva es también, del mismo tejido y verde, una túnica para el Niño Jesús que sostiene Nuestra Señora de la Luz, Madre de la Juventud. Por otra parte, el hermano mayor, Francisco Ruiz, anunció que la flor que el próximo Domingo de Resurrección lleve el Señor en su paso de misterio será una “novedad y sorpresa”, algo distinto a lo habitual pero solo por este año.

Etiquetas
stats