GOOD GIRL de Carolina Herrera

.

¿Quién lo iba a decir? Ando enamorada del perfume del tacón de aguja: GOOD GIRL, de Carolina Herrera. Lo que vale triunfa. Pero algo costó seducirme, la verdad. Porque las chicas, entiendo, prefieren, casi siempre, ser ellas, sin adjetivos ni expectativas ajenas a sí mismas. Pero GOOD GIRL huele tan delicioso, el frasco es tan exquisito, y la bella Karlie KIoss pisa tan fuerte en un local de jazz de NYC, en el vídeo promocional de la temporada, que lo compré y lo uso bastante, porque es dulce y audaz, elegante, con carácter y una fijación admirable.

GOOD GIRL convierte a la mujer en la dueña de la urbe. Carolina Herrera lo presenta oriental y sexy, además de, irónicamente, como el perfume de las buenas chicas; por eso lanza desde su tacón de oro el mensaje de "¡Es tan bueno ser mala!" (#goodtobebad).

Su fórmula, innovadora y adictiva, teje una combinación de nardos con haba tonka tostada, los cuales representan la dualidad del carácter de una mujer. Y una ola floral de Sambac blanco y nardos contrasta con las misteriosas y profundas notas de haba tonka y cacao.

"Baby Did a Bad Bad Thing", de Chris Isaak, es la canción del anuncio que promociona la nueva edición para coleccionistas del tentador zapato, en este 2018 con textura de terciopelo rojo. Rojo, por cierto, como lazo de la lucha y solidaridad en torno al VIH-SIDA. Hoy es 1 de diciembre y en Córdoba tenemos una cita con Pepe Espaliú y una causa universal.

GOOD GIRL. Mi plan: subirme a los tacones, soñar... Y andando, con el lazo rojo siempre.

Etiquetas
Publicado el
1 de diciembre de 2018 - 01:56 h
stats