Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana
Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

El agujero de El Correo

Manolo Carrasco: "Nunca he sido simpático"

0

Hasta hace muy, muy, muy poco tiempo, el servicio unisex de El Correo era un agujero. Como el que tuvieron todos los bares y tabernas hasta hace no mucho y que no echamos de menos. Hace poco, dejó de haber un agujero. A la inauguración del nuevo excusado, por invitación del propietario, acudió un exalcalde de Córdoba, un político machadiano, amable y muy buena persona que nunca dice que no a una caña en El Correo. Y esto lo sé porque me lo ha contado un compañero de columnas dominicales, el Comicalla Juanjo Fernández Palomo, de quien no tengo dudas de que es el periodista cordobés que mejor conoce a Manolo y el que le hizo la mejor entrevista.

“Nunca he sido simpático”, titulaba Juanjo. Cuatro palabras bastaban para definir a Manolo, “el de El Correo”, que lo deja. Pero El Correo, afortunadamente, no desaparece.

Podrá gustar más o menos, pero no hay un lugar en España como El Correo. Igual que no hay un monumento como la Mezquita Catedral. El Correo es uno de esos lugares únicos y singulares que hacen ciudad, espacios que han ido desapareciendo con la globalización, las franquicias, los alquileres disparatados y la desprotección salvaje del comercio local.

Hace años, junto a El Correo abrieron una yogurtería a la que Juanjo bautizó como “el quirófano de la Hello Kitty”. No recuerdo su nombre. De hecho creo que no entré nunca. Y ahora no sé lo que hay en ese lugar. Pero estoy seguro de que muchos llegamos de memoria y con los ojos cerrados al Lucas o al Bocadi, sabemos que la dueña de El Barón se llama Carmen o podemos echar un rato con la Pepa en Los cuatro gatos. Son lugares con alma, con personalidad y que solo podrían existir en Córdoba.

Manolo se va pero El Correo no se jubila con él. Hace muchos años nos dio ese titular: “El Correo morirá conmigo”, en otra entrevista enciclopédica en la que explicaba el origen del bar en una esquina donde, efectivamente, estuvo Correos antes de que se construyera ese edificio brutalista en Cruz Conde.

Todas las ciudades se parecen cada vez más entre sí, aunque como escribiría Tolstoi “cada ciudad es infeliz a su manera”. Córdoba también. Pero en esta progresiva deriva a la que caminan las ciudades turísticas se hace cada vez más necesario un plan para proteger lugares como El Correo, porque no dejan de ser patrimonio inmaterial. Si no, ¿cómo le explicamos a los guiris lo que es el verdadero carácter del tabernero cordobés?

Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

Etiquetas
stats