Crónica

Deber cumplido

Zequi celebrando uno de los goles

0

Un plato principal de pura emoción salpicado con pequeñas dosis de presión, igualdad y optimismo. Con esos ingredientes saltó al parqué del Palacio Municipal de Deportes de Vista Alegre el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que regresaba varias semanas después a su feudo para afrontar el encuentro ante el BeSoccer CD UMA Antequera, choque aplazado en su día por la Covid-19. Dos contendientes directos por la permanencia frente a frente. Pero la claridad en esta ocasión la puso el equipo califa, gran dominador del encuentro de principio a fin. Paso significativo hacia la permanencia. Otro más. El sueño sigue intacto.

Apenas 200 almas pudieron acompañar al equipo en uno de los partidos más importantes de lo que restan de curso. Las nuevas medidas sanitarias así lo obligan. Y con todo, fueron los malagueños los que entraron mejor en el mismo. De hecho, la primera ocasión fue para UMA Antequera, en una pared de los futbolistas universitarios que culminó Miguel Conde con un potente disparo que desvió Prieto a saque de esquina. Apenas un minuto y medio y las ocasiones de gol ya merodeaban el área blanquiverde. 

Y es que no entró nada bien al encuentro el Córdoba Patrimonio, lo cual propició que llegaran pronto los cambios en las filas califas. Josan cambió de manera radical casi todo el quinteto, al tiempo que los de Moli seguían acumulando acercamientos al área cordobesa. 

Le hacía falta un chispazo de genialidad al cuadro local para meterse en el ritmo de juego, y tal que así lo dispuso Jesulito, que en una contra se plantó solo ante el guardameta del UMA y la picó mágicamente para hacer el primero de la tarde en Vista Alegre. Presión fuera. Efectividad máxima y de nuevo a sonreír. Un tanto que desató el aliento cordobés, ya que apenas unos minutos después fue Saura el que acarició el segundo. En el once de juego, un robo de Caio propició una contra del brasileño, quien la cedió perfectamente al pívot en carrera, aunque el remate de éste se estrelló con los pies de Torres. Con todo, los locales ya estaban de lleno en el choque. 

Eso sí, Antequera no estaba dispuesto a ceder mucho más terreno, con lo que las fuerzas se fueron igualando con el transcurso de los minutos, aunque el Córdoba Patrimonio se mantenía muy seguro atrás. Pablo del Moral probó fortuna tras una dejada excelente de Saura, y seguidamente sería Shimizu el que pondría a prueba al arquero costasoleño. 

Entre idas y vueltas se fue alcanzando el término del primer acto, no sin antes sumar un nuevo susto para la zaga local. Prieto tuvo que intervenir de manera milagrosa ante un disparo a bocajarro de Ramón Vargas, que hacía seguir creciendo anímicamente a su equipo. Y eso obligó al técnico pontano a detener el partido. Con más cabeza que piernas fue muriendo la primera mitad en Vista Alegre. Y el electrónico seguía reflejando la ventaja del Córdoba Patrimonio. Restaban 20 minutos por delante para culminar la hazaña.

De vuelta al parqué la sensación era favorable para los califas, mucho más tranquilos en el partido al tiempo que la ansiedad iba poco a poco brotando en las filas visitantes. Lógico ante la necesidad de voltear el resultado. Y entre tímidas llegadas salió a los cuatro de juego una nueva acción de puro talento. Caio la filtró entre tres jugadores de la UMA, dejando solo a Jesús Rodríguez que, como si fuese un calco del tanto de Jesulito, la introdujo en las mallas con un sutil toque desde la diagonal. Otro pasito más hacia los tres puntos. Y segundos después, Saura rozó el tercero. 

Prieto adquiría más protagonismo si cabe en la recta final del Córdoba, mostrando plena seguridad ante los constantes intentos de los antequeranos. El Córdoba Patrimonio trataba de ralentizar el juego, aunque las prisas las ponía UMA, luchando cada vez más contra el cronómetro. Saura, hoy sin acierto de cara gol, tendría otra más que acabaría en córner, y de la misma salió otra oportunidad franca para los blanquiverdes, en una jugada ensayada en la que Jesulito la puso para Lucas Perin, que intentó el recorte ante Juan Carlos Torres, aunque el meta leyó bien la situación y detuvo el golpeo. A falta cuatro minutos y medio, los de Moli sacaron ya el portero-jugador. Defendió con uñas y dientes el equipo de Josan, que pondría más sal en la herida malagueña en ambos lados de la pista. Primero Prieto con una intervención magistral, y segundos después el propio guardameta lanzando un pase medido para Zequi, que culminó la victoria a puerta vacía. Había que ganar y se logró. Otro deber cumplido.

Etiquetas
Publicado el
10 de abril de 2021 - 21:16 h