El Inter Movistar de Cecilio y Boyis, campeón de la Copa de España

Boyis, ante el Barça en la final de la Copa de España.

El Inter Movistar sigue haciendo historia en el fútbol sala nacional. A pesar de que se hallaba en pleno período de transición tras las dolidas salidas de Ricardinho y Ortiz, ha levantado un título ante otro coloso del 40x20, el FC Barcelona. Ha sido en el marco de la Copa de España, en el WiZink Center de Madrid y con cierta cantidad de público en las gradas. Con el papel de equipo local, la escuadra telefónica se ha impuesto con contundencia al cuadro culé y levanta así su undécimo trofeo. De hecho, no celebraba su condición de campeón de este torneo desde 2017. En el cuadro de Tino Pérez, se reparten los méritos y ha tocado parte de este campeonato en dos cordobeses como son el montoreño Cecilio -comúnmente conocido como Chillo- y el menciano Boyis, hermano de Boyos, jugador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad.

El encuentro tuvo un claro dominador en los primeros minutos y fue el FC Barcelona de Andreu Plaza. Tanto fue así que los barcelonistas se adelantaron en el marcador en el minuto 4 gracias a un gol de Play Station de Ximbinha. El brasileño recibió de espaldas en la frontal, se picó el balón a sí mismo y, de manera acrobática, batió a Jesús Herrero para inaugurar el marcador. La superioridad culé fue tal que Tino Pérez, técnico de Inter Movistar, pidió tiempo muerto para reajustar al equipo y reavivarlo de cara al resto de la final por el título. El corto parón surtió efecto y se tradujo en el tanto de Eric Martel para igualar la contienda y el segundo de Borja para llegar al descanso con una ventaja de 2-1.

En la segunda parte, continuó el dominio madrileño y fue acrecentado por la expulsión por doble amarilla de Marcenio. Inter Movistar lo aprovechó y Borja, de nuevo, aumentó la ventaja para los de Torrejón de Ardoz. No hubo tiempo apenas para digerir el tercer tanto cuando llegó el cuarto, obra de otro autor de un doblete, Eric Martel. Además, la estrategia de Andreu Plaza de portero jugador con más de 10 minutos por delante aumentó la sangría y Chillo se encargo de agravar más la hemorragia con una suave picadita ante Dídac, guardameta del Barcelona. Con 5-1 en el electrónico, hubo tiempo para ver un tanto más, con sello y firma de Dani Saldise, máximo goleador de Primera División.

Con un final más que decidido pasada la media hora de juego, el Inter Movistar se sabía campeón y lo terminó siendo. Los madrileños se sintieron capaces y olieron la sangre ante un Barcelona cuyo inicio fue un oasis en su actuación general. Parte de la historia de Inter la comparten Cecilio y Boyis. El de Montoro se llevará el recuerdo de haber anotado en una final de Copa de España y Boyis ha entrado en la historia de este deporte al convertirse en el único jugador de la historia en ganar este torneo cuatro veces de manera consecutiva (2018, con Jaén; 2019 y 2020, con el Barça; y 2021 con Inter Movistar). De una u otra manera, el fútbol sala cordobés se sigue haciendo más y más grande.

Etiquetas
Publicado el
28 de marzo de 2021 - 22:55 h
stats