Ahora sí cuadra cuentas en El Arcángel

Córdoba - Elche (1-0) | MADERO CUBERO

La trayectoria deportiva del Córdoba sigue una dinámica pendular. Lo de la regularidad lo deja para otros. En la primera vuelta se significó como uno de los mejores de la categoría cuando jugaba como visitante. Acumuló cifras propias de un candidato al ascenso cuando actuó lejos de casa. En ella, sin embargo, coleccionó fracasos. Desde finales del mes de septiembre del año pasado, cuando venció por 2-0 al Nástic de Tarragona, describió una trayectoria pésima al calor de El Arcángel. Estuvo cinco meses y medio sin un solo triunfo que llevarse a la boca en la Liga. De su cosecha en los viajes fue capaz de alimentarse durante meses, pero poco a poco fueron cayéndosele capas: primero salió de los puestos de play off, después de sus cercanías y, finalmente, entró en zona de descenso. Llevaba seis años sin catar esas posiciones en Segunda División. La compensación entre un balance y otro terminó cayendo del peor lado.

En los últimos meses, la situación ha dado un giro radical. Ahora ya cuadra cuentas en casa, donde ha sido capaz de agarrar diez de los últimos doce puntos en juego. Ganó con goles en el tiempo de descuento al Alcorcón (1-0) y al Zaragoza (2-1), y con otro a falta de diez minutos al Elche (1-0). Añadió un empate ante el Numancia (0-0). No ha sido brillante, pero sí efectivo. Sólo un gol encajado en 360 minutos. Un rédito fantástico para un Córdoba que pasaba por ser una verbena en la parte de atrás. Ya lo ha reparado. ¿Y qué ha pasado con las salidas? Pues que se cerró el grifo.

En lo que va de 2017, el Córdoba no ha logrado ni un solo punto lejos de El Arcángel. Todo empezó en Montilivi, ante el Girona, en el último partido de la primera vuelta. Los catalanes se impusieron por 2-0. Después fueron a Tenerife (2-0), Lugo (1-0), Levante (3-1), Nástic (2-1) y Sevilla Atlético (1-0). Una racha horrorosa que deberá, al menos, remediar en parte si quiere mantenerse fuera de los puestos que llevan a la Segunda B.

En casa, al Córdoba le queda recibir al Almería, Mirandés, Reus, Oviedo y Girona. Quince puntos en juego que resolverían -el equipo de Carrión tiene ahora 37- con cierta holgura la permanencia, para la que pueden bastar 48 puntos en este curso. Pero, por lo que pueda pasar, conviene quebrar de una vez la trayectoria improductiva lejos del hogar.  En Valladolid tendrá la oportunidad de mejorar un balance en los viajes que contrasta dramáticamente con la efectividad de la primera vuelta. Luego llegarán Mallorca, Getafe, Cádiz y Rayo Vallecano, cuatro equipos que dirimirán puntos de trascendencia para el ascenso o la permanencia.

Etiquetas
stats