El largo viaje de Rachid Koraïchi hasta los ojos de Córdoba

Rachid Koraïchi ante su obra en Casa Árabe Córdoba | MADERO CUBERO

Este largo viaje hasta tu mirada es el título que invita a la exposición que el argelino Rachid Koraïchi muestra en Casa Árabe Córdoba hasta el próximo 19 de julio. Se trata de una selección de los trabajos más emblemáticos de Koraïchi, un artista "universal" con obra en colecciones tan importantes como el British Museum (Londres), National Museum for African Art (Washington DC) o Museum of Islamic Arts (Doha, Qatar).

El propio Koraïchi presentó la exposición el pasado miércoles en Córdoba, una selección que reúne escultura y cerámica, confesando que lleva a España y Andalucía "en el ADN", siendo Córdoba "la cumbre donde todos queremos llegar". En esta muestra se incluyen siete series de trabajos en acero corten, bronce, alabastro y cerámica distribuidas entre la sala de exposiciones y el patio superior de la Casa Mudéjar, en la que se muestra la atracción de este artista por los símbolos, reales o imaginarios.

El poético título que las engloba alude a que son piezas que han sido concebidas con bastantes años de diferencia, es decir, que esta producción ha necesitado de mucho tiempo hasta llegar a lo que es ahora mismo. "Se trata de un largo viaje hasta los ojos de quien vaya a mirar mi trabajo en Madrid y en Córdoba. También me parece un título muy poético como el de la música y el ambiente que intento que me acompañe en el momento de fabricación de mis piezas".

Luz, sombra, materiales y mística

"La importancia de la luz y la sombra sobre los diferentes materiales, por esa fidelidad de la gente del desierto a la sombra" es una de la claves que desgrana Koraïchi para mirar esta exposición "con equilibrio", en palabras del propio autor.

Inspirado en la belleza de la caligrafía, sus obras evocan imágenes figurativas y mensajes destinados a una audiencia universal, aunque el artista se desmarca de la etiqueta de calígrafo o de artista islámico. La obra de Rachid Koraïchi nos acerca al ideal del sincretismo esencial. Artista proveniente de las culturas del desierto de Argelia y con una mirada profunda hacia sus ancestros originarios de La Meca, Rachid se encuentra igualmente arraigado en el pensamiento occidental.

El carácter universal de su obra reside en una idea de la experiencia estética inseparable de su fundamento filosófico con permanentes referencias a místicos sufíes como Ibn Arabi, Attar o Rumi, quienes le acompañan en la reflexión en torno a nociones como el espejo o la sombra y que son tan centrales en su obra, tal y como puede verse en la serie La Humanidad o las esculturas en acero corten Los Orantes.

Jalil Gibrán, el llamado poeta del exilio libanés, en cuyo pensamiento místico confluyeron el cristianismo, el islam, el judaísmo y la teosofía, le inspiró por su parte las losetas de alabastro tituladas El Profeta, también expuestas en Córdoba y que nacieron tras la lectura de ese libro reproduciendo las páginas de una edición especial.

Factum Arte

Es difícil entender el trabajo de Koraïchi sin conocer su relación estrecha e intensa con los artesanos con los que ha colaborado en todo el mundo. Las obras del artista, residente entre Franca y Túnez, han sido producidas en los talleres de Factum Arte en Madrid y en talleres de cerámica de Barcelona, de la mano de Marc Vidal. Dos ciudades en las que trabaja asiduamente en los últimos años después de haber colaborado con talleres de artesanos en otras geografías.

Rachid Koraïchi nació en Ain Beïda, Argelia, en 1947 creció durante el período colonial francés que terminó con la Guerra de Independencia en 1962. Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Argel en 1970 y más tarde, ya en París, en la Escuela Nacional de Artes Decorativas y en la Escuela Nacional de Bellas Artes. También se graduó en el Instituto de Urbanismo de París.

Etiquetas
Publicado el
8 de junio de 2019 - 07:56 h
stats