El hombre contemporáneo y su vuelta a las cavernas en un mural simbolista de Antonio Viso

Mural del artista Antonio Viso en Orive | MADERO CUBERO

Mientras Antonio Viso sacude restos de pintura de sus manos y ropa, una pareja de extranjeros se acerca con extrañeza a la hilera de murales variopintos que adornan Orive a modo de exposición. Entre ellos, en vertical, se están secando los últimos brochazos que dan forma a la mitad de un ente extraño. Antonio explica que en unas horas esa figura se convertirá en una especie de hombre de las cavernas moderno, con los destellos del smartphone de última generación en una mano y el nacimiento de formas chinescas en la otra. La idea nace de la propuesta temática por la que apuesta este año Eutopía, la relación entre la creación y el mundo digital, y a la que Viso ha querido dar una vuelta de tuerca apelando a los mundos íntimos del espectador.

"Intento que mi obra haga pensar, que la gente se pregunte por qué el personaje está haciendo lo que hace", explica a este medio el artista. En este caso, las apelaciones son claras. En el contexto de un mundo frenético e hipertecnológico, las herramientas creadas para facilitar nuestro día a día están haciendo cada vez más por esclavizarnos, por desconectarnos de nuestra esencia humanista y en esta paradoja tienen que aprender a sobrevivir unas desconcertadas nuevas generaciones. "Tenemos muchos medios tecnológicos a nuestra disposición, pero ¿sabemos realmente usarlos? ¿Hemos evolucionado tanto como creemos o hemos involucionado?", se pregunta el joven artista.

Amante del arte desde siempre, comenzó a desarrollar su técnica estudiando serigrafía en la Escuela de Arte Dionisio Ortiz para después completar su formación en ilustración en la Escuela de Arte Mateo Inurria. Pero lo que realmente apasiona a Viso es la pintura mural, una práctica ligada al arte urbano que conoce bien, nombrando a referentes como ARYZ. La oportunidad de evocar este mundo en su ciudad le hace realmente feliz. "Me encanta el lugar elegido", comenta. "Como soy de Córdoba y he estudiado aquí, he pasado muchas veces por Orive y ahora es como ¡Anda! ahí está mi obra, en un lugar tan tranquilo y que favorece tanto al proceso creativo".

Tranquilo es como podría definirse el carácter de este muralista. A su manera de mirar y expresarse acompaña un cierto misticismo que de ninguna manera se relacionaría con los ambientes a los que suele asociarse este arte urbano. "Hay muchos que no entienden el arte urbano, pero es nuestro contemporáneo y seguramente dentro de muchos años aparecerá en los libros de historia del arte", reflexiona Viso. "El problema es que está asociado al vandalismo y por eso se estigmatiza."

Sin embargo, son conocidos los ejemplos de intervenciones en grandes ciudades de toda Europa que apuestan por estos artistas para llenar de color y vida fachadas enteras de grandes edificios y, si bien la capital cordobesa aún tiene muy arraigado el concepto de monumento histórico como para compartir espacios con propuestas tan llamativas, este podría ser un paso para abrir la mente al disfrute de nuevas corrientes artísticas que atraigan a otro tipo de visitantes. De momento, Antonio se sorprende de esta nueva oportunidad que le han brindado: "Me sorprende mucho que Córdoba ceda tantos espacios para este arte, porque es complicadísimo ya no que te paguen, sino que te cedan una pared donde pintar, y este sitio me parece una pasada."

De momento, un espacio en blanco de Orive se ha llenado de significado y ha abierto una ventana para que el interesante mundo creativo de un artista conecte con quien quiera ceder un momento de su tiempo para pararse y observar. El arte de Antonio Viso puede verse en su cuenta de Instagram @elninozorro

Etiquetas
Publicado el
15 de octubre de 2019 - 15:48 h
stats