La elegancia y la calidez de Luísa Sobral brillan como la grieta de Orive

Concierto de Luísa Sobral

La cantante Luísa Sobral se ha llevado este jueves el aplauso de la Sala Orive con su elegante y cálida propuesta musical, perfecta para el melancólico otoño cordobés en el que se enmarca el festival Cosmopoética. Su luz ha brillado tanto como la de la grieta de la sala, y ha conseguido sortear, con algo de tablas, los problemas técnicos y acústicos de este espacio tan pintoresco.

Es, además, la segunda artista portuguesa, tras Lina, que ha pasado estos días por Córdoba tras haber grabado con el productor catalán Raúl Refree (Rosalía o Silvia Pérez Cruz). Sobral ha presentado en acústico algunas de las canciones de Rosa, el disco que grabó en 2018 con el citado músico, y con el que se consagró como una de las voces más particulares de la música portuguesa.

Porque, aunque en España sea conocida sobre todo por ser la hermana de Salvador Sobral, el cantante portugués ganador de Eurovisión (que además lo hizo con una canción compuesta por ella: Amar pelos dois), lo cierto es Luísa es un talento importantísimo y una voz con una tremenda capacidad de seducción.

Piensen en una Norah Jones portuguesa: algo así es Luísa Sobral, que inició su camino discográfico en 2011 con un exitoso primer disco, The cherry on my cake, y que, cuatro discos después, publicó Rosa, un trabajo maduro e íntimo, como el concierto que ha protagonizado este jueves en Orive, y que ha dejado la sensación de saudade que uno espera de una edición dedicada precisamente a Portugal.

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2021 - 05:00 h
stats