Los precios en Córdoba son los que más suben de toda Andalucía

Los precios en la provincia de Córdoba siguen siendo los que más suben de Andalucía. Aunque en abril la inflación se ha contenido algo, el Índice de Precios al Consumo (IPC) en la provincia de Córdoba se ha ido al 9,2% de tasa interanual. Marzo se cerró en el 10,9%, la mayor inflación de los últimos 30 años en la provincia de Córdoba.

Aún así, el IPC cordobés es el más alto de Andalucía. El Índice de Precios de Consumo (IPC) no ha sufrido variación alguna en Andalucía durante el mes de abril con respecto al mes anterior, mientras que la tasa interanual se ha moderado hasta el 8,4%, 1,5 puntos por debajo del dato de marzo, según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), que detalla que el dato acumulado en lo que va de año se cifra en un 3,4%.

En la provincia de Córdoba, los precios en abril crecieron un 0,1% con respecto al mes anterior. En lo que va de año han crecido un 3,4%. Pero la diferencia con hace justo un año es del 9,2%, según los datos de estadística.

En Córdoba, la inflación se ha contenido gracias a una caída del 11% en los gastos asociados a la vivienda. Eso sí, los precios de la ropa y el calzado se han disparado durante el mes de abril en un 13%. Los gastos del transporte también han bajado en Córdoba en un 5%. Esto se debe principalmente a la contención de los gastos asociados al combustible tras la entrada en vigor de la bonificación de 20 céntimos aprobada por el Gobierno.

Por otra parte, también se ha notado una importante subida en los precios de los alimentos, que roza el 5% más en solo un mes. Los hoteles y restaurantes también han sido más caros en la provincia de Córdoba durante el mes de abril, cuando se ha notado el efecto Semana Santa y el principio del Mayo Festivo.

Los precios se contienen a nivel nacional

El Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó un 0,2% en abril en relación al mes anterior y recortó su tasa interanual 1,5 puntos, hasta el 8,3%, por el abaratamiento de la electricidad y las gasolinas, según los datos definitivos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Estas cifras mejoran los datos adelantados por el organismo a finales del mes pasado, que apuntaban a una inflación interanual del 8,4% en abril y a una tasa mensual del -0,1%.

Pese a que el IPC sigue en niveles inusualmente elevados, este indicador no bajaba tanto en un solo mes desde hace más de 35 años, concretamente desde enero de 1987. El de abril es, además, el primer descenso que experimenta la inflación tras dos meses de fuertes ascensos, que llevaron al IPC a situarse en marzo en el 9,8%, su tasa más alta en casi 37 años.

Según Estadística, la moderación del IPC interanual hasta el 8,3% se debe, principalmente, a los descensos de los precios de la electricidad y los carburantes para vehículos personales.

En cambio, los precios de los alimentos registraron en abril una tasa interanual del 10,1%, más de tres puntos superior a la de marzo, por la subida generalizada de la mayoría de sus componentes, destacando el encarecimiento de la carne, el pan y los cereales, las legumbres y hortalizas, y la leche, el queso y los huevos.

También subieron en abril los precios de los servicios de alojamiento y de la restauración y de los paquetes turísticos.

Sin tener en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en abril el 9,3%, un punto por encima de la tasa general del 8,3%. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

En el último año, la calefacción, el alumbrado y la distribución de agua se han encarecido un 35,2%; los aceites y grasas han elevado sus precios un 48,4% y el transporte personal es un 13,2% más caro por el mayor coste de los carburantes.

La subyacente en el 4,4%

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en abril un punto, hasta el 4,4%, su valor más alto desde diciembre de 1995. De este modo, la subyacente se sitúa casi cuatro puntos por debajo de la tasa del IPC general.

En tasa mensual, el IPC registró en abril un descenso del 0,2% respecto a marzo, su primera caída tras dos meses de alzas. Se trata, además, de la primera tasa mensual negativa de la inflación en un mes de abril en 30 años, concretamente desde abril de 1992.

En el cuarto mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 8,3%, un punto y medio por debajo de la de marzo. Por su parte, el indicador adelantado del IPCA retrocedió un 0,3% en tasa mensual.

Etiquetas
stats