Quince años reivindicando en la calle Imágenes a través del arte

Intervención artística en la calle Imágenes en 2016 | MADERO CUBERO

Nos remontamos a 2005, hace ya 15 años. El por entonces profesor en la Escuela Escuela Superior de Arte Dramático de Córdoba, José Antonio Gómez Varela (Goval), propuso a sus alumnos realizar una práctica consistente en el diseño, desarrollo y puesta en escena de una instalación artística en la vía publica. El resultado se denominó Flores en mayo y consistió en crear un espacio expositivo en la calle Imágenes donde un gran número de artistas plásticos de Córdoba dio su opinión sobre el concepto de flor. De esta forma tan fortuita surgió lo que más tarde se denominó el proyecto Imágenes, convirtiendo esta vía del casco histórico en la más reivindicativa de toda la ciudad.

Quince años después de esta primera propuesta, la pandemia del coronavirus ha impedido su celebración durante este 2020. El estado de alarma pilló por sorpresa a Goval y al resto de personas implicadas, quienes en marzo celebraron una primera reunión para abordar el futuro del proyecto, que pasa por trasladar las instalaciones artísticas a otros lugares de Córdoba. ¿El motivo? Los diferentes colectivos implicados, como alumnos de colegios y personas mayores, quienes, con su participación, han engrandecido la iniciativa.

Durante este tiempo, el proyecto ha abordado multitud de cuestiones sociales -que también son políticas- desde un punto de vista crítico y de concienciación. En 2006, el proyecto se configuró al margen de la Escuela Superior de Arte Dramático y tuvo en el agua a su protagonista, reclamando su importancia dentro del ciclo de vida de los seres vivos y homenajeando al Guadalquivir. Para ello, los participantes -vecinos de la zona de todas las edades- colocaron una lona pintada de azul a lo largo de toda la calle, interrumpida por la superposición de los tres puentes que tiene la ciudad.

En 2007, la lacra de la violencia de género fue el tema a tratar dado que, año tras año, la cifra de mujeres mujeres que habían sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas iba en aumento. Para denunciar esta situación, los balcones de la calle Imágenes y vías aledañas se llenaron de banderas con flores estampadas en las que faltaba una, mostrando metafóricamente el asesinato de una mujer cuyo nombre y fecha aparecía en el faldón de dichas banderas. La propuesta Ausentes se completó con la colocación de toas las flores  arrancadas, que se colocaron en el centro de la calle Imágenes, acompañada de una frase de Pablo Neruda: Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.

Sin duda alguna, la propuesta de 2008 marcó un antes y un después en el proyecto debido a su visual representación: decenas de paraguas colgantes para hacer hincapié en la sequía que atravesaba. Señala Goval que a raíz de esta propuesta, muchas son las personas que denominan a esta calle como “la de los paraguas”. Frente a la crisis que empezaba a asolar a España, el proyectó presentó “otra manera de querer” basada en la amistad, para lo que se transformó la calle en un tradicional patio cordobés. En 2010, los participantes hicieron un alegato por la diversidad con 300 lápices de colores amarrados a los balcones.

La candidatura de Córdoba para la Capitalidad Cultural de 2016 también estuvo muy presente en este proyecto en 2011 a través de una lona en la que se hacía constar todas las actividades que se habían realizado para que la ciudad fuera la ganadora. La desilusión llegó meses después, cuando el jurado designó a San Sebastián como la capital europea de la cultura. Romper este chasco fue el objetivo para Goval durante 2012, planteando un relato en torno a la “ilusión como sociedad”.

Asimismo, el descubrimiento de numerosas tramas de corrupción en España, como el caso Bárcenas, llevó a que la calle Imágenes reivindicara en 2013 la necesidad de transparencia en la gestión de lo público. En este caso, la propuesta consistió en 40 pancartas de material transparente pidiendo claridad a los poderes públicos. “El color elegido para la propuesta fue el naranja ya que entendíamos que ese color representaba la energía y la creencia de que solo con energía se puede afrontar este tipo de situaciones”, explica Goval.

Un homenaje cultural llegó un año más tarde, en 2014, con motivo del 75 aniversario de la muerte del poeta Antonio Machado. Se eligió una de sus obras más populares, Cantares, y se colocaron unos 1.000 zapatos junto a la imagen del escritor. Los sueños y los elementos decorativos conocidos como los atrapasueños adornaron en 2015 la calle Imágenes mientras que la crisis de los refugiados de Siria fue la temática de 2016. En esta ocasión, la propuesta giró en torno al juego en clara alusión a los menores que huyen de su país de origen. En este año, el artista cordobés Pepe Amate se unió al proyecto, pintando dos grandes lienzos y aportando cuatro fotografías sobre esta temática. Fue, además, la primera vez que participaron menores, como fueron los alumnos del colegio Ferroviario, CEIP López Diéguez, CEIP Colegio Colón y el colegio Británico de Córdoba. La participación de los estudiantes se extendió hasta la última intervención artística realizada, en 2019.

El movimiento feminista acaparó todas las miradas en 2017, cuando a todos los participantes se les propuso buscar mujeres conocidas o anónimas de la historia para visibilizar sus vidas. En esta creación participó el artista cordobés Pablos con una propuesta consistente en tres banderas blancas en las que aparecía impreso el siguiente verso de Chavela Vargas: “Voy a gritar con toda mi alma para que el mundo sepa que estoy viva. Viva de tanto vivir. Viva de tanto amar. Meses después surgió el movimiento Me too, iniciado tras las acusaciones de agresión sexual y acoso sexual contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein. Finalmente, el cuidado al medio ambiente y el reciclaje fueron los ejes de las ediciones de 2018 y 2019, basadas en las construcciones artísticas hechas con tetrabriks y botellas de plástico.

Hay que recordar que fue en 2017 cuando el proyecto adquirió una dimensión internacional después de ser presentado en el décimo cuarto Congreso de la Organización de las Ciudades Patrimonio Mundial (OCPM) que se celebró en Gyeongju (República de Corea). El proyecto fue seleccionado por la OCPM en la convocatoria de proyectos y métodos de este congreso por su papel en la utilización del patrimonio urbano en favor del desarrollo de las comunidades locales.

Será en 2021 cuando este proyecto vea de nuevo la luz, aunque muy alejado de lo que era su esencia, la calle Imágenes. Se asentará, previsiblemente, en otros espacios públicos cercanos, por ejemplo, a los colegios. Su carácter transversal, que no entiende ni de edades ni de colectivos, ha hecho que lo que nació de manera casual se haya convertido en todo un proyecto de ciudad que busca crear una sociedad fuerte y crítica a través del arte.

Etiquetas
stats