La paloma desaparece de Cajasur

Servicios centrales de Cajasur | ÁLEX GALLEGOS

La paloma de Cajasur ha volado. El símbolo que durante décadas fue la imagen de la caja cordobesa ha sido progresivamente borrado por Kutxabank, hasta hacerlo desaparecer de sus oficinas centrales en Córdoba.

De manera paulatina, la entidad que pertenece a Kutxabank pero que mantuvo su nombre y su imagen en Córdoba desde que la adquiriera el banco vasco BBK en 2010, ha modificado su logotipo y ha hecho desaparecer la paloma, que era su símbolo.

Era el logotipo de una Cajasur que estaba en manos de la Iglesia, donde la paloma siempre ha sido un símbolo, asociado al Espíritu Santo. Y esa asociación de ideas, es la que ahora se ha roto con la nueva imagen que Kutxabank ha imprimido a las oficinas de Cajasur, rompiendo definitivamente con la vieja etapa.

La entidad financiera ha venido trabajando desde hace tiempo en ello y ahora su nueva imagen ya ha llegado a la imagen corporativa de las oficinas centrales en Córdoba. La paloma ha sido sustituida, al igual que el color púrpura, un color asociado igualmente a la Iglesia.

Ahora, el nombre de Cajasur puede verse en minúscula, en letras blancas sobre un fondo negro y asociado a la letra K de Kutxabank, también en blanco, que destaca sobre un punto de fondo rojo. Una imagen que, además de en las oficinas centrales de Córdoba, ya ha sido instaurada en algunas de sus sucursales en barrios de la ciudad.

Esa será la imagen que a partir de ahora identifique al banco, en lo que ha sido una adaptación del logotipo general del Grupo Kutxabank a sus oficinas de Cajasur, integradas en el conglomerado junto a Kutxa, Vital y BBK.

Etiquetas
stats