La nieta de un represaliado por el Conde de Vallellano escribe al Ayuntamiento

El doctor Luis Calandre Ibáñez.

Cristina Calandre Hoenigsfeld es la nieta del doctor Luis Calandre Ibáñez, uno de los cardiólogos más importantes de la historia de España y que fue discípulo de Santiago Ramón y Cajal, ha enviado una carta a la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, para agradecerle que se vayan a iniciar los trámites para retirar el nombre de la avenida Conde de Vallellano. Esta mujer mantiene una lucha nacional para la retirada de los honores, al considerar que el Conde de Vallellano Fernando Suárez de Tangil, que en la Guerra Civil dirigía la Cruz Roja española por orden directa del dictador Francisco Franco, fue el culpable de que su abuelo fuese represaliado y sometido a dos consejos de guerra.

"El doctor Calandre tuvo como consecuencias de la delación del Conde de Vallellano ante los tribunales franquistas padecer cárcel, multa y depuración", escribe la hija de este médico que fue doctor en la Residencia de Estudiantes y cuyos estudios sobre la arritmia marcaron un antes y un después en la medicina española. Sufrió lo que se conoció como el "exilio interior", ya que además de cárcel se le retiró el permiso para ejercer la medicina.

La nieta de este médico ha expuesto que el Conde de Vallellano, "cuando fue presidente de la Cruz Roja franquista, delató a mi abuelo, enviando a los diversos tribunales una carta personal que había escrito al comienzo de la Guerra al presidente de la Cruz Roja Aurelio Romero, en agosto de 1936, manteniéndose leal al gobierno legítimo de la II República, y que guardaron en los archivos de la Cruz Roja".

Tras estas cartas, el Colegio de Médicos de Madrid le sancionó el 19 de diciembre de 1940 con la privación del ejercicio profesional durante cinco años en las ciudades de más de 50.000 habitantes. Resultó absuelto en Consejo de Guerra celebrado en marzo de 1940, pero en un segundo Consejo celebrado en octubre de 1942 fue condenado a 12 años de reclusión que le fueron rebajados a 6 años en noviembre siguiente. Autor de decenas de artículos en revistas científicas y de varios libros sobre los fundamentos de la electrocardiografía. Falleció en Madrid el 1 de octubre de 1961.

El Conde de Vallellano fue vicepresidente del partido monárquico durante la II República y suplió a Calvo Sotelo tras su asesinato. Tras el estallido de la Guerra Civil, el 18 de julio de 1936, huyó a Portugal "tras salvar la vida milagrosamente", según detalla en su obituario de 1964 el diario ABC. Entonces, comenzó a colaborar con el general Mola, uno de los golpistas, hasta que fue nombrado presidente de la Cruz Roja. Después, fue nombrado también ministro de Obras Públicas por Franco y hasta alcalde de Madrid. Murió siendo procurador en las Cortes franquistas.

Etiquetas
Publicado el
4 de febrero de 2018 - 06:55 h