Las farmacias, sin capacidad de compra de cloroquina e hidroxicloroquina para garantizar el tratamiento a los enfermos

.

El fin de semana pasado, la directora de la Agencia Estatal de Medicamentos (AEMPS), María Jesús Lamas, confirmó en la rueda de prensa que los responsables técnicos y sanitarios realizan diariamente sobre el coronavirus que se estaba practicando con un compuesto que reducía la carga del virus. No dio nombres, pero no hizo falta. Ese mismo día, los medicamentos Dolquine y Resochin saltaron a las tertulias y a las redes sociales. El efecto llamada fue imparable.

Se trata de dos medicamentos contra la malaria y el lupus que contienen hidroxicloroquina, el principio activo al que se ha recurrido en hospitales como alternativa para luchar contra la Covid-19. En cuanto el Gobierno supo de la avalancha que se estaba produciendo hacia este compuesto, intervino el mercado de hidroxicloroquina para garantizar el abastecimiento en los hospitales que lo usan para controlar el coronavirus, así como para los enfermos que lo necesitan por otras dolencias.

El Consejo Andaluz de Farmacia ha tranquilizado a los farmacéuticos de esta comunidad y ha informado sobre la “distribución controlada” de medicamentos que contienen estos compuestos (Resochin, Dolquine, Xanban y Hidroxicloroquina Ratiopharm), remitiéndoles un comunicado del Subdirector de Farmacia y Prestaciones del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en el que se indica que “el 16 de marzo comenzó la distribución controlada de Hidroxicloroquina y cloroquina fosfato para Covid-19 en los centros hospitalarios con el fin de garantizar una distribución equilibrada y controlar los stocks (en ensayos clínicos de todo tipo que incluyan hidroxicloroquina o cloroquina entre sus tratamientos o tratamiento de pacientes ingresados con neumonía)”.

Según esta subdirección, “el tratamiento completo para estos pacientes debe de dispensarse en los hospitales” y alude a las notas informativas de la Agencia Estatal de Medicamentos (AEMPS) para indicar que “todo el producto que está en el canal se debe dedicar a dispensaciones de continuación en pacientes crónicos bajo las indicaciones autorizadas, a fin de garantizar estos tratamientos a dichos pacientes”.

En consecuencia, los medicamentos cloroquina e hidroxicloroquina “solo se deben dispensar en oficinas de farmacia para pacientes con las indicaciones que están recogidas en la ficha técnica”.

El farmacéutico cordobés Pedro Bergillos, de Farmacia Barata, confirma que las farmacias han perdido su “capacidad de compra” de estos medicamentos tras el Decreto del Gobierno y que los pacientes crónicos que necesitan esta medicación “la tienen garantizada a través de la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía”.

Etiquetas
stats