La empresa dice que no se responsabiliza de las quemaduras de varios niños en el Santuario

Quemaduras de uno de los menores.

La empresa concesionaria de la piscina del Santuario, Solypro, no se hará responsable de las secuelas de las quemaduras que sufrieron una decena de niños el pasado mes de junio tras bañarse en la piscina infantil. Así lo ha comunicado la aseguradora de Solypro a las familias cuyos hijos fueron reconocidos por un perito médico para evaluar los daños sufridos por los menores.

En el expediente, al que ha tenido acceso este periódico, la aseguradora señala que “en principio, no existe ningún razón objetiva” por la que Solypro “deba asumir responsabilidades”. Además, la compañía asegura que lo ocurrido sólo puede tratarse “de un hecho no imputable a una negligencia en los servicios prestados ni derivada del uso de materiales y/o instalaciones” de Solypro.

Hay que recordar que los pequeños empezaron a sufrir estas quemaduras en piernas y muslos a los pocos instantes de bañarse en la piscina destinada a los menores. A lo largo de la tarde del domingo del 24 de junio, los padres de los niños afectados se acercaron hasta la recepción de la piscina, donde interpusieron la consiguiente hoja de reclamaciones. Días después, las quemaduras de los menores fueron analizadas por un perito médico de la clínica que ofrece su servicio a Solypro. Los resultados de estos análisis fueron enviados a la aseguradora de la compañía, que ha concluido que Solypro no es responsable de lo ocurrido aquella tarde.

Por su parte, Solypró reconoció a CORDÓPOLIS que “tras recibir a varios niños, el personal de mantenimiento analizó el agua y estaba bien” y, además, decidieron cambiarla. A pesar de ello, la empresa tuvo que cerrar finalmente esa piscina tras detectar que los casos iban en aumento durante aquella tarde.

Los familiares consultados, que barajan la posibilidad de recurrir a los tribunales, han comunicado que sus hijos se han quedado con cicatrices, ya que las quemaduras fueron catalogadas de segundo grado en Urgencias del Hospital Reina Sofía. Junto a este episodio, los padres también denunciaron picaduras de chinches en la zona infantil de la piscina.

Etiquetas
stats