El egoísmo nuestro de cada día

¿Quién no se ha parado a pensar detenidamente las consecuencias del flujo migratorio que se nos viene encima? Supongo que mucha gente, claro, pues eso de pensar no está de moda. Sin embargo, estoy seguro de que hay algún reducto que sigue usando el razonamiento. Pérez-Reverte, del que no soy fan, lo ha explicado excepcionalmente aquí, en un alarde delicioso de lucidez.

El ser humano es egoísta prácticamente sin excepción. Y debe serlo, porque es un esclavo de la biología que nos obliga por encima de todo a sobrevivir. Las mínimas excepciones (no cuento, por supuesto, al ejército de hipócritas que nos avasallan diariamente con su falsa moralidad de golosina, a los que habría que ver si estuvieran en serios problemas) son errores de transcripción genética como lo son la miopía, los pies planos o el madridismo. No valorar los efectos que nos va a traer este éxodo, como los que vengan en el futuro (al igual que se sopesa el cambio climático, por ejemplo), es sencillamente de estúpidos. Porque, como dice Pérez-Reverte, comprender ayuda a asumir y a soportar.

Por tanto, no pienso fustigarme porque mi egoísmo natural llame al miedo y me haga ponerme en guardia. De mi entorno depende mi futuro y el de mis hijos, y la biología es la emperadora de la razón que me obliga a allanar, en la medida de lo posible, el terreno a mis descendientes. Eso no significa, por supuesto, que los que quieren venir aquí tengan necesariamente que destrozarlo, ni siquiera dificultarlo todo. En absoluto. Nada es blanco o negro. De hecho, el mestizaje es una bendición para la raza humana, como así lo demuestra la genética, prima hermana de la biología de la que hablaba antes. Además, una cosa es ser egoísta o otra avaro.

Lo que tenga que pasar pasará, por supuesto, como ocurre siempre. Yo soy optimista en este aspecto como determinista que soy. Pero el que no, al menos debería ser consciente de la parte de futuro que nos pueda desvelar la historia y la antropología, para que nadie se lleve a engaños. Y en este tablero, juega un papel fundamental, como no podía ser de otra manera, la educación en todos sus ámbitos.

Etiquetas
Publicado el
16 de septiembre de 2015 - 02:04 h
stats