Cous cous con crema marroquí de zanahorias

.

Viendo como veo que mis incursiones por Marruecos han gustado no me resisto a contaros uno de mis platos favoritos. Hay decenas de variedades en cremas y sopas, habituales en el Ramadán, como primer plato tras el ayuno. El recetario es gigante, con estrellas como la Chorba de Fez o las Hariras, una sopa hecha de mil maneras, según la zona, pero la crema de la que hablo es sencilla, ligera y mega energética. Procede del fantástico blog de El Comidista y de experiencias al otro lado. Añado cous cous para acompañar. Y hablando de comer en Marruecos, al margen de los grandiosos mercados/zocos y de los restaurantes más o menos turísticos, si os alojáis en riads, pillad una con buena cocina. Suelen estar regentadas por señoras habituadas al puchereo doméstico.

Esta crema está rebajada, lo que permite poderla comer en verano. A pesar de ser un festín de especias y de primar el dulce/amargo, suavizan el guisado de los ingredientes y el choque del yogur fresco. Da un resultado muy metafórico de lo que es la cocina marroquí. Hay otra versión, con naranjas, más refinada. Aquí os pongo receta, está en francés pero merece la traducción.

Crema marroquí de zanahorias. Para 3/4 personas:

  • Un vaso de cous cous 
  • Medio limón para el cous cous
  • Aceite de oliva
  • Medio kilo de zanahorias
  • Medio apio
  • Una cebolla fresca
  • Caldo de verduras
  • Zumo de un limón
  • Zumo de una naranja
  • Una cuchara de miel
  • Una pizca (dos cucharitas de café) de nuez moscada
  • Una pizca de clavo molido
  • Una pizca de canela
  • Comino
  • Sal
  • Pimienta
  • Un yogur blanco

P

Preparación: Corta en trocitos muy finos la cebolla fresca y póchala en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva, a fuego lento. Trocea en rodajitas finas la zanahoria. Echa las zanahorias y el apio cortado sobre la cebolla, salpimenta y tapa la cazuela. Deja que suelte su primer jugo, cinco minutos. Luego, vierte medio litro del caldo de verduras y añade un vaso de zumo de limón, otro de naranja, una cucharada de miel, y las pizcas de nuez moscada, clavo molido y canela. Tu cocina empezará a oler a Marruecos. Guisa cuarenta minutos. Cuando esté en su punto, tritura con batidora hasta hacerlo crema.

Para hacer el cous cous vierte un vaso de agua y sal en un cazo. Cuando hierva echa la misma medida de cous cous que de agua. Apaga el fuego y revuelve, la sémola se hinchará conforme absorbe el agua. Remueve con una cuchara de madera y echa sobre el cous cous aceite de oliva y limón. Deja el cous cous en un bol. Esta es una versión neutra de las miles que hay, en esta divertida web hay algunas más.

Es hora de emplatar... pero antes echa en una sartén caliente un puñado generoso de comino. El tueste hace que salga todo su aroma, para rematar echa el comino tostado en un almirez y lo majas hasta hacer un oloroso polvo. Déjalo en una tacita. Ahora bate un yogur blanco en un bol hasta hacerlo cremoso. Echa en cuencos individuales la crema. Sobre ella vierte un nevado top de yogur batido y espolvorea el comino tostado. En cuenco aparte sirve el cous cous, que será el acompañamiento perfecto.

Para rematar, nos vamos a Internet... este blog se extiende a platos de todo el Magreb. Es divertido este otro con recetas y me ha gusta esta web de una Riad en Fez, por cierto se llama Córdoba, aunque Marrakech también guarda sorpresas. Agencias para Marruecos hay decenas, en ésta incluso hay ofertas de viajes gastronómicos.

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2013 - 02:00 h
stats