Por un segundo de tu cuerpo doy el mundo...

"Soy vulnerable a tu lado más amable 

 soy carcelero de tu lado más grosero 

 soy el soldado de tu lado más malvado

 y el arquitecto de tus lados incorrectos..."

Ella estaba desayunando aquel invierno en bragas en el suelo del cuarto de baño frente a la estufa. Eso era lo que más le gustaba del mundo entero...y más si estaba con él. Así se conocieron y aquel era su momento entretenido cada mañana desde que apareció.

Y ella estaba feliz. Y cuando ella estaba feliz, la dicha se multiplicaba por mil millones. Y la parte débil de aquel hombre, tras un inexplicable proceso osmótico,  embebía aquella alegría y la multiplicaba también por mil millones.

El cariño era tal, que cuando ella se permitió hablar desde el más oscuro pozo de su rabia, de su coraje,  él seguía sintiéndola delicada y atenta.  Incluso cuando se atrevió a ser perversa... el querer no se desplazó del sitio ni un milímetro.

Él conseguía que hasta sus defectos y sombras se trocaran en virtudes. Porque ella lo bueno recibido de ese hombre también lo sentía multiplicado por mil millones.

"...soy propietario de tu lado más caliente

soy dirigente de tu parte más urgente

soy artesano de tu lado más humano

y el comandante de tu parte de adelante..."

Sobre ellos emergían destellos de colores, de esas luminiscencias que flotan sobre los que se quieren desde el minuto cero. Un solo aura se modelaba alrededor de sus cuerpos cuando la claridad y el desparpajo con el que conversaban entraba en acción.

Eran amigos, eran hermanos, y puede que hubieran volcado sus vidas el uno en el otro demasiado ràpido. Aunque más rauda fue la atracción que la amistad...

-Siempre he amado a los hombres a los que quiero, sin pretensiones, por curiosear,  aunque sea una noche. Y nunca ha sido impedimento para continuar presentes activamente en mi vida, pero en tu caso no lo haré por si me duele.

Esa frase se pactó con saliva. Y cuando ella juraba escupiendo.... sellaba para siempre.

Los dos eran tremedamente sexuales, los dos rebosaban cariño mutuo... y los dos tenían una promesa... y aun así....

-Voy a ducharme porque me tengo que ir a trabajar. Eso quiere decir que  mis bragas han de estar secas. Así que vamos a empezar a prohibir a partir de ahora palabras  o situaciones que nos pongan cachondos...- y se morían de risa.

...Porque todas sus conversaciones llegaban al mismo punto.  Al sexo. Y ella acababa treméndamente excitada siempre. Y seguro que él también. Pero era una tumba.

Porque aunque hablaran de otras experiencias, con otras personas.... los fluidos eran el ingrediente estrella cada mañana. Y sus pezones se mantenían erectos horas.

Sus corazones tenían la misma forma que todos, pero en el centro había un circulito chiquito. Un circulito minúsculo  donde habitaban ellos dos. Un circulito cerrado que les permitía vivir, amar y sentir en sus vidas reales usando la superficie que quedaba de aquel órgano.

Pero la mañana en que aparecieron los problemas y él le hizo saber que aquella relación le dolía, que aquella rabia que le provocaba multiplicar por mil millones las subidas y multiplicar por mil millones las bajadas, que aquel nexo que desparramaba exagerados picos le desgastaba... y ella a su vez, desencantada, correspondió con un si hay algo de lo que me arrepiento es haberme abierto a ti.... todo quedó en CERO.

"...soy inocente de tu lado más culpable

pero el culpable de tu lado más caliente

soy el custodio de tus ráfagas de odio

y el comandante de tu parte de adelante..."

[...]

-Estás guapa.... eso quiere decir que estás bien...

Ella sonreía. Hacía demasiado tiempo que no se veían y la primera toma de contacto de aquel encuentro casual carecía de memoria. A la segunda cerveza, los recuerdos regresaron...y los reproches.... y la cuarta adormeció la ira y ya ni se escuchaban. Asentían con la cabeza el uno al otro, pero la realidad es que ya nada más que se observaban, expandidas sus pupilas, con un único deseo recíproco: romper el pacto.

Aun así, puesto que ella fue la primera y única que confesó su deseo aquella mañana de hacía siglos, él se jactaba...

-¿quieres escucharme? Estoy convencido de que mientras te hablo tú me ves a cámara lenta, con la voz distorsionada, pensando nada más que en ESO.

-Y un mojón pa tí... lo estarás pensando tú porque yo paso...

Y aquel bendito compendio de casualidades les hizo llegar a aquella casa antes que el resto... y el saber que nunca más se verían en una así... les llevó a despedazar promesas.

-Déjame solo hoy observarte tal y como eres...

-Soy tal y como soy...

Paradójicamente, ver su desnudez externa, en aquel caso y únicamente en SU caso... era contemplarla por dentro. Y a ella le costaba mostrar aquella porción inerme de sí misma si no iba a haber polvo, mas antes de que su ni de coña infundioso asomara por las comisuras de sus labios, un expolio consentido de ropa adornaba el suelo de la estancia. El alcohol desnutrió a la confusión.

Tantas veces habían fantaseado en cómo sería.... tantas habían descrito sus sensaciones...

"Perdiendo imagen a tu lado estoy, mi vida

mañana será un nuevo punto de partida

soy vagabundo de tu lado más profundo

por un segundo de tu cuerpo doy el mundo..."

-... ¿Puedo? - y sin esperar respuesta, rozó su nariz de lado a lado por aquellas bragas tremendamente empapadas aspirando fuertemente su aroma y manteniéndolo en sus pulmones todo lo que resistió. Él sabía que ella por el chocho no podía fingir. Ríos de agua viva. Lo habían hablado entre risas tantas veces...

Su evidencia se alojaba allí, entre sus piernas.

Y sentirse partícipe y responsable de aquella humedad le turbó los sentidos.

No iban a follar, estaba borracho, pero eso no quitaba que...

Tumbada en aquel suelo con su sexo a un palmo de su rostro,  casi muere percibiendo la brisa de su respiración cuando apartó aquella telita viscosa hacia un lado. Amplió el ángulo de sus piernas y se acomodó... Vio sus ojos enfocar el vértice con gula... Apretó la vagina involuntariamente del gusto y una gotita brotó de aquella abertura ansiosa...

Nadie podrá nunca acertar qué provocó el efecto imán. Si era el interior de sus muslos los que atrajeron su boca o su boca la que ansiaba saborear aquel líquido desde hacía quién sabe cuánto. Lo que no se podrá negar es que de no ser porque existía una curiosidad guardada, ella no habría suspirado de aquella manera al sentirla.

-Ahhhhhhhhhhhh...

Ese primer jadeo.

Ese que te remueve la sangre, que crea una atmósfera de calor, y un breve silencio solo comparable a la sensación de estar en el útero materno....que vaticina que habrá sexo.

Ese.

Su lengua atrapó lentamente de abajo a arriba aquel jugo...  Un mmmmmmmm rompió el silencio abriendo la veda al sonido. Su lengua. Que recorrió a lametones sus labios,  disfrutando de cada milímetro sus papilas  y, tan sosegada, que en ella provocó deseos de martillearle para siempre allí la cara y estrangularle la cabeza hasta asfixiarlo.

"Qué más quisiera que pasar la vida entera

como estudiante el día de la primavera

siempre viajando en un asiento de primera

el comandante de tu balsa de madera..."

En cualquier momento podía aparecer alguien, pero el placer apagó el botón de la alerta. Sus piernas estaban dobladas y tensas, sus brazos débiles. Su boca... hinchada, necesitaba humedecerla compulsivamente. Y aquella lengua que hacía circulitos preparándose para penetrarla... era insaciable... No podían dejar de mirarse, no podían.

-Ahhhhhh... ahhhhhh...

Estiró las piernas y se agarró las tetas. Intentó incorporarse, sentarse...algo... Ese placer sublime en el que su cuerpo le pedía más y más y sus manos forcejeaban por apartarlo de entre sus piernas. Y él reptaba, y como una ventosa su boca no se despegaba de allí gimiendo con la voz ronca del gozo... mmmmm...córrete pequeña... córrete... pero ella alargaba el momento olvidándose del tiempo.

Sacó la cabeza y ella abrió levemente los ojos desconcertada. Su nariz brillaba con la luz que asomaba por la ventana. Ella se tocó el clítoris. Lo notó ya en estado doble de ancho x cuarto y mitad de choped. Se lo acarició despacio, ayudada por la mezcla de saliva y flujo del que estaba cubierto. Él observaba su mano en primer plano sin perder detalle de cada movimiento... sí...pequeña... mmmmmm... tócate... mmmmmmmm.. sí....

..Y a ella eso le ponía a cien... Y más  aún el ver que, con gesto hambriento, se chupaba un dedo con la boca entreabierta... y lo introducía en su vagina primero a cámara lenta... para luego volverse loco sumando dedos e intensidad, como si fuera su propia polla... Mientras ella gritaba, jadeaba y se retorcía magreándose a la misma vez... hasta correrse como una enferma, apartándolo de su cuerpo, dándole patadas, arrancándole el pelo....y sollozando de emoción en los segundos previos al éxtasis para morir abrazada a su cuerpo hasta que el llanto dejó de brotar.

-Confieso que me moría de ganas yo también, pequeña...

- ella sonrió- y ha sido un placer verte llorar.

-...y un placer llorar sobre ti...-¿Crees que follaremos alguna vez?-Sabes que no, hicimos un pacto...- 

y volvieron a escupir.

"Soy el soldado de tu lado malvado

y el comandante de tu parte de adelante..."

https://www.youtube.com/watch?v=SWJ-EBN4SnE

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2014 - 10:32 h
stats