Carlos Machado: “Los Juegos Olímpicos son un sueño cumplido”

.

Es historia viva del deporte español. En concreto, del tenis de mesa, donde ya es reconocido como el mejor jugador nacional de todos los tiempos. Así lo avala su trayectoria, cargada de títulos y con hitos -hasta la fecha- inalcanzables para el resto, como es el caso de los once campeonatos de España absolutos (más otro en dobles) conseguidos. Carlos Machado (Priego de Córdoba, 1980) es y será el gran referente del Cajasur Priego TM durante mucho tiempo. Tanto para la historia, con cotas de resultados a las que será muy difícil volver a acercarse, pero también para la misma actualidad, ya que, a sus casi 40 años, admite que aún le queda cuerda a nivel de club. Es su pasión y la de toda su familia, en el sentido más literal de la afirmación. De hecho, la entidad provincial la fundaron él mismo junto al resto de sus hermanos, además del que a la postre sería su cuñado, mientras que su sobrino ha sido el último en incorporarse. Hasta el momento, pues no descarten que la saga continúe.

Así, desde 1992, el club prieguense ha sumado seis títulos de Superdivisión y siete Copas del Rey, siendo posiblemente el club deportivo andaluz -que permanece activo- más laureado de la historia. Y no solo eso, pues no son pocos los reconocimientos a título individual del cordobés, que destaca su clasificación para los Juegos Olímpico como el mayor logro que ha obtenido, ya que optar a una medalla es algo "prácticamente imposible para un jugador español".

El periodo de cuarentena coincidió con el tramo final de su despedida con la selección, decisión que anunció unos meses antes. Su idea era finalizar disputando el Mundial y el preolímpico, apurando así sus opciones de estar en Tokio. Sin embargo, el Covid-19 obligó a cancelar todo y prolongarlo hasta 2021, lo que ya era inasumible para el cordobés, que, no obstante, aún tiene gasolina de sobra para seguir compitiendo con su club. El de toda su vida y con el que vuelve a entrenar desde hace algunos días después de que la situación sanitaria volviese a permitírselo. Machado se cita con CORDÓPOLIS minutos después de finalizar una sesión. Cuando sus compañeros se marchan, él se queda para repasar durante 45 minutos las vivencias que le han convertido en el mejor palista español de la historia. Ahí es nada.

PREGUNTA. ¿Desde cuándo habéis vuelto a los entrenamientos?

RESPUESTA. Sí, llevamos prácticamente una semana. Hemos tenido que pasar una prueba de serología, financiada por la Federación Española, en la que aparece que estamos bien, y sin esa prueba previa nadie puede entrenar. O sea que toda la gente que está aquí ha pasado la prueba, y luego pues las medidas típicas; lavarte las manos, no nos podemos duchar aquí…

P. ¿Se ha conseguido recuperar cierta rutina similar a la que había antes del confinamiento?

R. Más o menos, sí. Lo que pasa es que hemos notado que estamos muy desentrenados. Después de tres meses sin jugar, o dos meses y medio, y alguno de los chavales que han venido de la Federación con molestias, puesto que, cuando llevas un periodo de inactividad, y volver a entrenar muchas horas pues… están jodidos. Con tirones, tendinitis, yo también me he notado en el brazo, al tener entrenamiento, un dolor fuerte. Es que es normal. Mi cuerpo, sobre todo físicamente, no está preparado para afrontar los entrenamientos como antes, así que tendremos que ir a poco a poco.

El descanso ya lo hemos hecho. Prácticamente vamos a estar todo el verano entrenando

P. ¿Comenzáis a pensar en la próxima temporada o todavía es pronto?

R. Estamos entrenando que no sabemos si es pretemporada o es fin de temporada. Es todo un poco extraño. Ahora debería estar finalizando la temporada y lo que estamos es volviendo a entrenar después de un periodo de inactividad, así que estamos como en una pretemporada al finalizar la temporada.

P. Algo muy atípico.

R. Sí, sí. Es algo muy atípico y muy extraño, la verdad.

P. Bueno, mientras llega la 2020-21, el cierre de la 2019-20 no ha podido ser mejor. Campeones de Liga y de Copa, otra vez…

R. Sí, al final hemos sido campeones de Liga, también ganamos la Copa del Rey. Y a nivel individual, he conseguido ser subcampeón de España, no pude revalidar el título, pero volver a jugar una final del Campeonato de España Absoluto, la verdad que muy bien la temporada. Y ahora pues a seguir entrenando un poco. Lo normal es que estuviéramos terminando y en julio paráramos, pero después de haber estado tanto tiempo parados, hay que seguir entrenando sin hacer prácticamente descansos, puesto que ya lo hemos hecho. Prácticamente vamos a estar todo el verano entrenando.

P. Está claro que la decisión respecto de la Liga, que era lo que estaba así un poco en el aire, hace justicia. 

R. Sí, como he dicho siempre, yo creo que era una decisión de sentido común. No había play off, quedaban cinco o seis jornadas y llevábamos mucha diferencia con respecto al segundo clasificado. Entonces, dar una temporada por nula cuando quedan cinco o seis partidos y con tanta diferencia. Otra cosa es que hubiera play off, entonces el segundo o el cuarto clasificado pueden decir que también pueden ser campeones. Pero si es solo liga regular. Además, se ha hecho una encuesta en todos los equipos de Superdivisión y prácticamente ha habido unanimidad y nadie ha protestado. 

P. Antes de la entrar en la actualidad propiamente dicha, vamos a hacer un repaso de tu extensa trayectoria, que siempre ha estado ligada al Cajasur Priego. De hecho, es el club de tu familia se puede decir.

R. Sí, es que es un proyecto que iniciamos mis hermanos y yo junto a Luis Calvo, que luego se casó con mi hermana y se convirtió en mi cuñado, y por eso jugamos al tenis de mesa, o al menos yo juego por eso. Cuando salimos del Confecciones Rumadi, que fue el club en el que yo empecé a los seis añitos, pues nos separamos y formamos lo que hoy es el Cajasur Priego, con mucho esfuerzo, poniendo dinero nosotros y poco a poco ir subiendo de categoría hasta tener al club de referencia en España. Con seis ligas ya, si no me equivoco.

Con 9 o 10 años ya estaba entrenando tres horas al día

P. Seis ligas y siete copas.

R. Hemos conseguido muchas cosas importantes y tenemos también esta maravilla que estáis viendo, que es un Centro de Tecnificación solo para nosotros. Disponibilidad 24 horas. Con unas condiciones bastante buenas, tenemos las oficinas del club, un gimnasio, y dentro de la Ciudad Deportiva, que ahora lleva mi nombre, así que poco a poco hemos conseguido algo que al principio era impensable.

P. Se funda en 1992 y tú entonces tenías 12 años.

R. Sí, con 6 o 7 años empecé a jugar en el club que había aquí antes en Priego, que era el Confecciones Rumadi, y a los pocos años nos separamos y formamos lo que es hoy el Cajasur Priego.

P. ¿Desde el principio has tenido esa pasión por el tenis de mesa o se ha ido contagiando con el paso de los años?

R. Como cualquier niño juegas por diversión. Empiezas a viajar, a ir a los Campeonatos de Andalucía, a los Juegos Deportivos, que se hacían en La Fuensanta en Córdoba, esas fueron mis primeras competiciones, y después ves que se te da bien, que empiezas a ganar campeonatos y ya te empiezas a dedicar de forma profesional. Con 9 o 10 años ya estaba entrenando tres horas al día. Luego te llama la selección española infantil, juvenil, y ya te vas involucrando en un mundo cada vez más profesional.

P. Vayamos por partes, sois cuatro hermanos y una hermana, si no me equivoco, y los cuatro estáis o habéis estado en el club. Tu hermano Miguel Ángel fue el primer presidente.

R. Sí, bueno, tengo un hermano mayor que jugaba antes pero falleció, y mi hermano Miguel Ángel fue el presidente del club cuando se funda, y luego él dio el paso de presentarse a las elecciones de la Federación Española (es presidente desde 2008), y es cuando abandona la dirección del club. Pero vaya, que pasa a serlo mi hermano Jesús, y cuando él no esté ya me están diciendo que yo me tendré que hacer cargo (risas). Es un club familiar…

P. Tu hermana también está metida…

R. Mi hermana Maribel lleva las cuentas. Luis (Calvo) es entrenador. Mi hermano José Luis también es entrenador con los jóvenes becados que hay aquí. Alejandro (su sobrino), además de ser jugador, lleva las escuelas deportivas. Es un club familiar que siempre lo acompañamos con dos o tres extranjeros, tanto en el equipo masculino como femenino, que es con lo que conformamos los equipos de Superdivisión, pero la base es familiar.

Gracias a Luis Calvo, el tenis de mesa en Priego pasó a un nivel más alto

P. Ya lo has comentado, otra de las piezas clave es Luis, que en un principio no era de la familia pero después sí.

R. Sí, Luis llegó a Priego en el 84 u 85, que lo fichó el Confecciones Rumadis, y fue cuando empezó a sacar una cantera de jugadores, no solo yo, tenemos a Moisés Álvarez, que es campeón de España juvenil, Alejandro Calvo fue campeón de España juvenil también. José Luis Machado, Antonio Grande… Sacó una cantidad de jugadores muy buenos y nos dio la oportunidad de entrenar todos juntos, crear un grupo muy bueno. Luego ya lo han ido dejando. José Luis se ha hecho entrenador y yo todavía sigo jugando.

La verdad es que fueron unos años muy buenos y gracias a Luis, el tenis de mesa, que ya existía en Priego pero de manera amateur, pasó a lo que son entrenamientos profesionales y a un nivel más alto.

P. Y la saga continúa con Alejandro Calvo.

R. Yo creo que él es una de las claves de que el club haya estado tantos años arriba. Hemos tenido una base. No es como otros clubes que no tienen jugadores de cantera que puedan jugar a alto nivel, y siempre tienen que depender de fuera. Entonces, al estar yo, al estar Alejandro, José Luis también ha colaborado mucho en su época de jugador. Hemos tenido un equipo muy bueno siendo de Priego y solo hemos necesitado fichar a uno o dos extranjeros máximo.

P. ¿Qué ha tenido Priego para sacar tanto talento?

R. (Piensa) Yo creo que como cualquier otro deporte. Luis llegó aquí y empezó a hacer entrenamientos profesionales y a hacer un trabajo diario, de tres horas, ya te digo, a pasar después cuando nos dedicamos de forma más profesional a entrenar mañana y tarde. Yo dejé los estudios, que me matriculé en Granada, pero no continué en Empresariales, lo que hago es entrenar por la mañana, por la tarde, y al final, cuando le dedicas tantas horas a una cosa, algo ganas, digo yo (risas). Si le dedicas tanto y no ganas, chungo.

P. ¿Se habla de tenis de mesa en las reuniones familiares?

R. Eso la gente me lo pregunta y la verdad que no hablamos mucho. Es que aquí estamos muchas horas. Esta gente se ha ido a hacer preparación física. Normalmente ahora nos vamos a hacer preparación física al campo de fútbol, después al gimnasio, después lo mismo podemos volver aquí a hacer más saque. Es que estamos tres o cuatro horas aquí por la tarde y luego otras dos o tres por la mañana. Como para salir y ponerte a hablar de tenis de mesa. No hablamos mucho, la verdad.

La clasificación para los Juegos Olímpicos supera cualquiera de mis medallas internacionales

P. Entiendo que es un poco un arma de doble filo el tema de la familia, porque es cierto que se disfruta mucho más un título cuando lo consigues con tus hermanos. Pero también hay que aprender a gestionar determinados momentos que puedan ser más delicados.

R. Claro, también hay discusiones, es lo normal. Pero eso es bueno, porque cuando tú discutes es porque te interesa y quieres que las cosas salgan bien. Y mi hermano lo ve de una forma y yo le digo esto no. Chocamos, es normal. Peor es cuando dices "hazlo como quieras".

P. El problema aquí es que te lo lleves a casa…

R. Sí, bueno, pero en casa, yo ya con mi mujer, que no está metida en el deporte, y mis hijas, que no juegan de momento, no hablo mucho de tenis de mesa. Pero claro, hay discusiones. Unos ven el club de una forma, otros de otra. Yo quizá aporto más en el plano deportivo. Siempre intento a ver si puede haber más apoyo económico en el tema de fisioterapia, de recuperador físico, que es lo que a mí me interesa como jugador. Jesús no. Entonces, a veces chocas, pero esto es normal también. Peor sería que cada uno fuera a su aire. 

P. Los éxitos a nivel de club e individual os llegan pronto, porque en pocos años conseguís ascender y llegar a la máxima categoría.

R. Sí, las primeras competiciones recuerdo que eran en La Fuensanta, los Juegos Deportivos. El club empezó a ganar los torneos provinciales. Luego creo que empezamos en División de Honor. Normalmente se empieza en categorías más bajas, pero hay equipos que abandonan, entonces te ofrecen su plaza o la compras. Está Primera División, luego División de Honor y Superdivisión y no recuerdo si el equipo que ya tenía un nivel alto era en Primera o en División de Honor, pero sí que es verdad que en pocos años ya estábamos en la máxima categoría del tenis de mesa español y me acuerdo que era un equipo formado por mis hermanos José Luis y Jesús, yo, Lorenzo Rodríguez, que sigue trabajando en el club y es otro jugador de la cantera de Luis, y ascendimos sin la aportación de ningún jugador extranjero.

Y al segundo año de jugar en Superdivisión fichamos a nuestro primer jugador extranjero, que es un nigeriano, que se llama Wahab Ahmed. Estuvo con nosotros cinco o seis años, y la verdad es que nos ayudó mucho a mantener la categoría, y a medida yo voy subiendo de nivel, pues empezamos hasta llegar a luchar por el título.

P. Es que se funda en el 92 y en el 98 ganáis la primera Copa del Rey.

R. Exacto, es que fue todo muy rápido.

Son casi 20 años ya entre los tres primeros, ése es el éxito del club

P. Y creo que ese mismo año te proclamas campeón de España sub 21.

R. Puede ser. El primer Campeonato de España Absoluto que gané fue en 2001 y ahí tenía yo 20 años. Y la primera Copa del Rey, sí, le ganamos a La General de Granada (posteriormente Caja Granada), en Valladolid, con mi hermano José Luis, yo y Wahab Ahmed.

P. ¿En qué momento te das cuenta o empiezas a creer realmente que puedes dedicarte al alto nivel?

R. En el año 98, cuando yo acudo a selectividad y me voy a Granada, me matriculo en Empresariales por matricularme en algo, porque no tenía algo fijo en lo que estudiar. Me matriculé por hacerlo y, de hecho, en el primer año lo dejé, no llegué ni a los exámenes. Y ese año fue en Granada y, pese a que Caja Granada era nuestro rival, las relaciones siempre eran buenas, y yo aproveché ese año para entrenar con ellos. Digo Caja Granada porque se llama así en los últimos años, antes era La General de Granada.

Y ese año pues yo aproveché para entrenar allí con ellos. Estaban ya allí Roberto Casares, Víctor Sánchez, He Zhi Wen (Juanito). Y ese fue mi primer año en el que yo entreno mañana y tarde, porque antes, con el instituto, pues iba a clase y entrenaba solo por la tarde. Y ese año ya entreno mañana y tarde y me dedico profesionalmente.

P. Lo has comentado ya, en 2001 te proclamas por primera vez campeón de España absoluto. Ya son once los que sumas, ¿cómo recuerdas el primero?

R. Posiblemente sea el más bonito. Siempre sueñas con ser campeón de España. Hombre, los objetivos que yo me he ido marcando eran esos; ser campeón de Andalucía; de España; luego clasificarme para unos Juegos Olímpicos. Pero yo creo que cualquier deportista, aunque su objetivo sea a nivel europeo o mundial, pero campeón de España siempre quieres ser. Y conseguirlo, y además con 20 años nada más, fue un subidón muy grande. Y con la certeza de que dos años después de haberme dedicado profesionalmente, estaba dando resultados ya.

P. Y cumples un ciclo, porque eres campeón de España desde alevín hasta absoluto.

R. Sí, no sé si más gente lo tiene. El benjamín no lo conseguí porque no existía esa categoría, pero gané el alevín, infantil, juvenil, sub 21 y los absolutos, que son once.

P. Te vas haciendo un nombre también con la selección española. En 2005 te proclamas subcampeón en dobles en los Juegos Mediterráneos de Almería.

R. Sí, ahí gané la plata con Juanito en dobles, y sí, a nivel internacional es una de las primeras medallas, porque después gané la de dobles en el Campeonato de Europa Absoluto, pero eso fue ya en 2013, y luego tengo dos medallas más en los Juegos del Mediterráneo. Y la clasificación para los Juegos Olímpicos, que digamos supera cualquier medalla.

Que te entregue tu hermano la copa de Superdivisión es algo muy especial

P. Ahora llegaremos a los Juegos, pero de esas medallas que comentas ¿cuál guardas con un recuerdo más especial?

R. Yo creo que una de las más difíciles fue la de bronce que gané en individuales en los Juegos del Mediterráneo, porque ese año había un nivel enorme.

P. En Pescara (Italia) en 2009.

R. Sí, y la verdad es que no me lo esperaba. Los Juegos Mediterráneos, en algunos deportes, están un poco descafeinados, pero en el tenis de mesa era prácticamente un Europeo, porque estaban los mejores jugadores de Italia, de Francia, de Serbia, de Croacia, de Egipto, de Eslovenia, de Grecia. Había un nivel muy alto y ser tercero a nivel individual la verdad es que, junto a la clasificación de los Juegos Olímpicos, a nivel internacional creo que ha sido lo más importante que he conseguido.

P. El palmarés del Cajasur Priego a estas altura es enorme. Ya hemos comentado que el primer título de Copa sí que llega pronto, y además repetís en 2003. Lo que sí costó más fue alcanzar la primera liga de Superdivisión, que fue en la 2011-12.

R. Sí, es que nos tocó lidiar con la mejor época del Caja Granada. Ellos habían ganado ya muchas ligas y estaban empestillados en hacer algo a nivel europeo. Entonces, el equipo que hacían no era ya pensando en la liga, sino en ganar la Champions League. De hecho llegaron dos veces a semifinales. Entonces, nosotros, con José Luis, yo y otro extranjero, no teníamos casi posibilidad, y aun así estuvimos muchas veces cerca.

P. Acumuláis varios subcampeonatos.

R. Sí, muchos subcampeonatos. Si no nos hubiera tocado esa época con Caja Granada, yo creo que seríamos el club más laureado de todos los tiempos. Creo que está el Club de 7 a 9, de Barcelona, y el Caja Granada, como los que tienen más títulos de liga. El Caja Granada creo que tiene 23 ligas, pero es que era eso, hacía un equipo pensado para la Champions. Pero digamos que incluso les robamos, entre comillas, dos Copas del Rey a un equipo hecho para ganar Champions League, con mi hermano José Luis y yo.

P. El Caja Granada desaparece en 2012, y partir de ahí ya comienza el gran dominio absoluto del Cajasur Priego.

R. Sí, ganamos muchas ligas. Por eso te digo que el éxito del club no es solo ganar todos los títulos que tiene, sino también todos los años previos que hemos estado en la máxima categoría siendo subcampeones. Son casi 20 años siendo primeros o segundos, o a lo mejor terceros, pero 20 años entre los tres primeros, seguro.

Que un palista español sea campeón olímpico es prácticamente imposible

P. Por aquel entonces, tu hermano Miguel Ángel ya era presidente de la Federación. También sería especial recibir el título de sus manos.

R. Sí, sí, yo Campeonatos de España sí que tenía varios siendo él presidente del club, pero después también conseguí algunos siendo presidente de la Española, y la verdad que es algo curioso. Que te entregue tu hermano el Campeonato de España, y la liga igual. Nos ha entregado ya dos o tres Copas aquí en Priego, con la sala llena, hemos organizado una fiesta. Que te entregue tu hermano la copa de Superdivisión es algo muy especial.

P. Avanzando un poco más en tu trayectoria, nos centramos en los Juegos Olímpicos, ¿puede decirse que tu presencia en Londres 2012 ha sido la experiencia deportiva más importante no?

R. Sí, si tú le preguntas a cualquier deportista, ganar una medalla en los Juegos Olímpicos es prácticamente imposible en tenis de mesa, eso es solo para unos elegidos. Aquí son los chinos, como en el baloncesto es la NBA. Que alguna vez lo he escuchado de algún jugador, no sé si español, pero sí cercano a nosotros, pero esto es prácticamente imposible, que un jugador español gane una medalla en los Juegos Olímpicos.

Por eso, para mí, lo de Carolina Marín en bádminton es uno de los éxitos del deporte más raros, y es que el tenis de mesa es parecido. Que un deportista español sea campeón olímpico es casi imposible, porque no tenemos ni los medios, ni la tradición, ni la forma de trabajar. Entonces, por eso mi objetivo no iba a ser ganar una medalla en los Juegos Olímpicos, pero lo que sí podía hacer era clasificarme, que también es muy difícil. Creo que son solo 60 los elegidos en todo el mundo. Además, los preolímpicos solo hay 8 o 10 plazas, por ranking mundial solo hay 20 plazas, es muy complicado. De hecho, muchos jugadores no han podido ir. Roberto Casares fue olímpico pero porque eran los Juegos de Barcelona 92 y España tenía representación, y Jose María Palés también. Alfredo Carneros creo que fue el primer español clasificado por méritos propios, y después yo.

P. Claro, el caso de Juanito no cuenta.

R. Claro, claro. Estoy hablando de jugadores nacidos y criados tenísticamente en España. Y ahora tenemos a Álvaro (Robles), que ha sido campeón de España y está jugando en la Bundesliga, pero tú le preguntas y está obsesionado con la clasificación para los Juegos Olímpicos.

Me sobrepasó un poco el ambiente de los Juegos de Londres

P. ¿Qué supuso aquella aventura?

R. Es un sueño cumplido a nivel personal y profesional, y compartirlo con mis hermanos en la distancia, por teléfono, llorando, la verdad que fue muy emotivo. Lo guardo posiblemente como el mayor éxito que he conseguido, como te he dicho.

P. El problema es que te topaste con un adversario un tanto particular, el nigeriano Quadri Aruna.

R. Sí, en ese momento creo que era favorito para ganarle. Era un jugador nigeriano que estaba empezando a despuntar, pero entre esos dos o tres primeros años que un jugador empieza a destacar a nivel internacional, y yo ya estaba más o menos destacando, y creo que le debería haber ganado. Ahora no, ahora lleva cinco o seis que está entre los 20 mejores jugadores del mundo, pero cuando me ganó, la gente, e incluso yo, estábamos un poco decepcionados, porque para ser unos Juegos Olímpicos, creo que era segunda ronda porque en la primera teníamos un libre. Tener en segunda ronda a este jugador nigeriano creo que hubiera sido una opción para mí.

P. El recuerdo que hay de ese partido, no sé si te afectó eso, es la actitud de él.

R. Sí, me lo han dicho mucho. Gritaba mucho. Hay muchos jugadores que tienen esa forma de jugar, pero la verdad que no me molestó mucho su actitud. Quizá sí me sobrepasó un poco el ambiente. Al mismo tiempo que estaba jugando mi partido, creo que había alguien de Gran Bretaña jugando en la mesa de al lado, entonces el ruido era… nunca había jugado con tanta gente. Con tanta parafernalia. Antes de entrenar, presentaciones, los focos, la música, era algo…

Que te llame Manolo Lama justo antes de los partidos, esto no es muy normal. Notas que estás…

P. En una burbuja.

R. Sí, sí. Y luego a nivel familiar también, a mi madre le diagnosticaron una enfermedad, que fue cáncer, y cuando se la diagnosticaron, además era con metástasis, y yo me fui a las dos semanas a los Juegos Olímpicos. Entonces fui también un poco desanimado. Se juntó eso con la parafernalia de jugar unos Juegos Olímpicos, que es algo muy diferente. Tú vas a un Mundial de tenis de mesa y es un Mundial y ya está. Pero allí, en la villa, no paran de llamarte medios, gente. Te montas en el ascensor con Pau Gasol, hablas con Felipe Reyes. Estás comiendo con los jugadores de la NBA. Estás en una burbuja que no te enteras muy bien y al final sales a jugar y no te enteras de nada. Y me afectó eso un poco. No jugué bien por eso.

P. Ya por esas fechas lo habías ganado todo en España. ¿Cómo se trabaja la motivación en estos casos?

R. Siempre con la ilusión de volver a clasificarte. Para Río estuvimos cerca y en estos (Tokio) hemos jugado un preolímpico por equipos en el que teníamos que ganar solo dos partidos, ya que por ranking los cuartos de final los pasábamos en el preolímpico. Nos tocó en semifinales Suecia, que yo creo que fueron campeones. Es muy difícil ganar hoy en día a Suecia con sus tres jugadores entre los 20 mejores del mundo. Era muy complicado para nosotros, pero siempre tienes la ilusión. Ahora, con Álvaro Robles, que está jugando a un nivel muy alto, pues si tiene buen día y hace dos puntos y yo contribuyo con uno podíamos haber pegado el pelotazo.

Y esa es la ilusión, volver a clasificarte para otros Juegos, y a nivel de España volver a ganar otro campeonato, otra liga, y siempre tienes que tener ese tipo de objetivos. Venir a entrenar mañana y tarde es muy pesado.

P. En lo relativo también a los Juegos, hemos dicho que lograste la clasificación en 2012, pero en otras tres o cuatro ocasiones no lo conseguiste. También creo que debe ser importante saber gestionar eso.

R. Sí, en Río, en el preolímpico, yo creo que jugué preolímpico europeo. Y como te he dicho antes, es muy complicado. Creo que perdí en tercera ronda y luego hubo una repesca y perdí otra vez en segunda. Por eso te digo que aquel preolímpico que me clasifiqué no solo fue clasificarme, sino llegar a una final de un preolímpico a nivel mundial pues fue algo que nadie se esperaba.

Y bueno, cuando no te clasificas para los Juegos de Río, pues te vuelves de bajón, pero a los pocos meses tienes el Campeonato de España y si no te estás jugando la liga aquí. Siempre tienes que tener cosas.

Clasificar a los dos equipos de Priego para Europa es algo increíble

P. Como hemos dicho, tu carrera siempre ha estado ligada al Cajasur. No sentiste en ningún momento la inquietud de salir fuera, ya sea por tema económico o deportivo, en otro país donde quizá el nivel sea más alto.

R. He jugado dos años en la Primera División de Francia, que se llama Pro A, y además esos dos años creo que era la mejor liga de Europa, superando a la Bundesliga. Y esos dos años jugué porque sacaron una normativa a nivel Europeo de que se podían jugar dos ligas y compaginarlo, porque en Francia jugaba los martes y aquí el fin de semana. Y pude compatibilizar dos años eso.

Y para jugar en Alemania o Italia, que también he recibido ofertas, era solo para jugar allí. Entonces, si te vas a la Bundesliga es para jugar solo allí. Y aquí, el proyecto que tenemos a nivel familiar como que se derrumba. Si tu mejor jugador se va, dejas un poco huérfano al equipo, después de tantos años que hemos luchado por esto. Y en tenis de mesa, si hubiera ganado algo más de dinero, pero tampoco se mueven cantidades como los futbolistas o los tenistas.

P. Son trece títulos, entre Liga y Copa, los que tiene el Cajasur Priego, lo que os convierte en el club más exitoso de la provincia. ¿Cómo se asume ese rol teniendo en cuenta de dónde venís?

R. La verdad es que estamos muy orgullosos. No solo de Córdoba, sino de toda Andalucía. Equipos que hayan ganado Copa del Rey y Liga en un mismo año, y nosotros lo hemos conseguido cinco veces. No sé si en Andalucía hay alguno que lo tiene.

Lo que pasa es que volvemos a lo de antes. Esto es tenis de mesa y no suena mucho, pero estamos igualmente orgullosos y queremos seguir ganando cosas. A mí me quedan unos añitos más, mientras el cuerpo lo permita. Ahora estoy entrenando menos, igual que te decía que antes entrenaba mañana y tarde, ahora estoy entrenando solo una sesión al día. Si me encuentro bien, dos, o hago un poco de físico, pero tengo que ir dosificando un poco. Por eso también hemos fichado a este jugador (Carlos Caballero), que ahora yo creo que a nivel de la selección española es mi relevo, porque lleva cinco o seis años entrenando en la Blume muy fuerte, allí en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid. En Suecia también estuvo dos años. Tiene 22 o 23 años y yo creo que es mi relevo. Este año he jugado con él las semifinales del Campeonato de España y le gané en semifinales muy justo. Ya está yendo con la selección española y por eso lo hemos fichado, para ir dosificando un poco. Y por eso lo hemos fichado, porque un español es necesario que juegue. Y Alejandro ha fichado en Francia, en Tercera División, que está fuerte. Y ha fichado como primera opción en Francia, o sea que si le coincide con un partido en España tiene que irse allí. 

P. En tu caso, once títulos a nivel individual y otro en dobles, que fue precisamente con tu hermano José Luis, que te han valido para ser reconocido en 2017 como el mejor palista español de la historia. ¿Cómo se valora eso?

R. Muy orgulloso también. Que te elijan como el mejor de toda la historia del tenis de mesa español es algo que emociona. Un título honorífico más. También soy hijo predilecto de Priego y cordobés del año, y luego la Ciudad Deportiva lleva mi nombre de cuando fui a los Juegos Olímpicos. Entonces, no se mueve mucho dinero en el tenis de mesa, pero estos títulos, a veces, son más importantes. Venir con tu hija al campo de fútbol y que te pregunten, pues la verdad que muchas veces eso vale más que el dinero.

P. ¿Tenéis el sueño de alcanzar un día cotas mayores en Europa o ya es demasiado?

R. A nivel europeo siempre lo hemos dicho, que necesitamos un presupuesto más alto. Esto es como todo. Y una plantilla más amplia, porque con dos o tres jugadores jugando liga, Copa del Rey y todos los partidos de liga europea, no es factible. Y más ahora con la edad que tengo. Todos los equipos que juegan Champions League tienen dos o tres extranjeros dentro de una plantilla de cinco o seis jugadores de alto nivel, entre los 30 mejores del mundo. Entonces, jugando con dos jugadores españoles, primero que no te clasificas para la Champions, porque ser campeón de liga no te da esa opción, tienes que tener un ranking de jugadores entre los mejores del ranking mundial que te dan puntos y te meten en Champions League. Solo juegan los 16 mejores de Europa. Necesitaríamos fichar jugadores de más categoría y eso vale mucho dinero, y el presupuesto del club está muy ajustado.

Al final, te retiran las lesiones

P. Ya hemos comentado que quizá en Andalucía no hay un club con este palmarés. ¿Os sentís un poco desplazados?

R. Somos conscientes de que es un deporte minoritario.

P. Y aun así es de los más practicados en el mundo.

R. Sí, todo el mundo ha jugado alguna vez al tenis de mesa. Pero a nivel profesional, España no tiene esa tradición, seguimos hablando como de ping pong, como un deporte de billar. Y no está visto como en la Bundesliga, en Francia o en Suecia, que es un deporte súper profesional. Las fichas de los jugadores son muy altas, los presupuestos son muy altos. Sale en televisión. Aquí quizá también nos falta eso. Tú vas a un sponsor y lo primero que te dice es si sale en la tele. Entonces, una cosa lleva a la otra. Pero bueno, todas las ayudas que recibimos, que son pocas en cantidad, pero si las sumas pues sale un presupuesto que te da la opción de luchar por el título.

P. Y desde hace años se está apostando mucho por el proyecto femenino.

R. Sí, que si el masculino tiene pocos apoyos, el femenino ya ni te cuento. Entonces, las chicas están haciendo un esfuerzo enorme. Marija (Galonja) es una de las jugadoras, es novia de Alejandro.

P. También de la familia (risas).

R. Sí, y ella por su nivel le daría para ganar más dinero del que gana aquí, pero ya es una más de la familia y gracias a eso pues pueden formar un equipo con la aportación de dos jugadoras más. Una de Granada y otra de Rute, que viene mucho a entrenar aquí a Priego. Y hacen un equipo que su objetivo es mantenerse.

P. Pero este año han logrado clasificarse para Europa.

R. Han hecho un pedazo de temporada. Muy buena.

P. Más es imposible ya.

R. No, no. Tienen para mantenerse y raspado.

P. Y, sobre todo, lo digo a nivel de club. De ser una entidad que no es de una capital…

R. Sí, clasificar a dos equipos para Europa la verdad que las chicas tienen gran éxito, y a nivel de club, tener la sección masculina y femenina en Europa, la verdad que para un pueblo como Priego es algo increíble.

P. ¿Hay futuro a nivel de cantera?

R. En la escuela deportiva ahora tenemos a unos 40 o 50 niños. Esto se llena de mesas. Pero luego para dar el paso a federarse y eso es más complicado. Esto viene mucho de familia, que tu hermano juegue y eso. Son muchas horas aquí, los campeonatos también valen un dinero y el club no tiene un presupuesto para llevar a los equipos de base. Y ya meter dinero los padres en el tenis de mesa es complicado, es una filosofía que esto o sacas niños de cantera de tu familia, que ya los metes en el club y tú pones dinero, sino es muy complicado. Y como es tan complicado sacar niños de cantera, lo que están haciendo ya muchos equipos de Super es fichar, y en este caso hemos optado por fichar a Carlos Caballero, que es un jugador de 20 años pero está ya formado. El proceso de sacar un jugador como Alejandro o como yo, y que llegue a Superdivisión, es tan costoso a nivel personal que muchas veces no merece la pena. Entonces, en categorías inferiores, en chicas sí tenemos un equipo, y en chicos 40 o 50 niños pero a nivel de escuelas.

Mi cuerpo no está preparado para afrontar los entrenamientos como antes

P. Es inevitable que hablemos del confinamiento, ¿un fastidio que haya coincidido con el año de tu despedida con la selección, que al final no ha podido darse como pretendías?

R. Sí, sí, pero así ha salido. Yo iba a jugar el último Mundial en Corea, y también tenía la opción de jugar el preolímpico, porque iban dos jugadores de España al preolímpico, los dos que estuvieran mejor en el ranking mundial, y éramos Álvaro Robles y yo. Y ahí, como te he dicho antes, es muy complicado, pero puedes tener tres días buenos, como me pasó en Catar, pues puedes clasificarte, porque el nivel de juego que yo tengo ahora no se diferencia mucho al de cuando me clasifiqué, incluso tengo más experiencia. Entonces, ¿por qué no me podía haber clasificado para Tokio, no? Pero ya, al cancelarse todo, el preolímpico lo dejan para el año siguiente, y para ir tienes que seguir jugando liga internacional para estar entre esos dos jugadores del ranking. Eso significa estar un año más jugando Pro Tour, y ya mi mente estaba en que lo dejaba. No había marcha atrás.

P. ¿Qué fue lo primero que pensaste cuando ocurrió?

R. Nada, una lástima, de por lo menos retirarte intentando ir a unos Juegos Olímpicos, pero así ha salido. Y después, cuando ves todo lo que se ha liado, y las muertes, pues es un mal menor. Al final esto es deporte. Es una lástima y ya está.

P. Pero te habrán insistido.

R. Sí, la Federación ha intentado que siga un año más. La familia, los amigos, pero ya otro año más jugando Pro Tour no… Mi mujer tiene ahora trabajo, que antes no trabajaba. Trabaja por las mañanas, entonces tengo que encargarme yo de llevar a las niñas, recogerlas, y cuando viajo con la selección es un follón. Tengo dos niñas pequeñas y era el momento.

P. ¿A nivel de club queda cuerda aún no?

R. Sí, si consigo, o el club entiende que tengo que dosificarme, tanto en los entrenamientos como en la competición, creo que puedo durar más años. Al final te retiran las lesiones y que te vaya ganando gente, pero a nivel de resultados hemos ganado la liga, he sido el mejor jugador de la Superdivisión con 25 victorias y 2 derrotas nada más. En el Campeonato de España he vuelto a jugar la final, o sea que a nivel de resultados sigo estando ahí. Por qué me voy a retirar si sigo en la élite, al menos a nivel español.

Y las lesiones, pues tengo la espalda, que se me carga mucho y me irradia por la pierna. El hombro, pero son lesiones que si paras y te dosificas puedes seguir jugando más años.

P. Volviendo un poco a una de las preguntas del vídeo. En tu caso, como jugador veterano, que has llegado a rozar el top 50 del mundo, y viendo cómo ha evolucionado el tenis de mesa, ¿qué consejo le darías a un joven que su objetivo pase por el alto rendimiento?

R. Que tenga las ideas claras. Si te quieres dedicar a esto, tienes que renunciar a muchas cosas, no solo a nivel deportivo, sino también a nivel personal. Estás mucho tiempo fuera, en el extranjero. Yo me he pasado muchos periodos en China entrenando, lejos de tu familia. A mí me gustaba mucho jugar al fútbol, y llevo sin tocar un balón desde que me dediqué profesionalmente, ya que te puedes lesionar. Estos juegan a pádel, yo les he dicho que no lo veo muy seguro. Te puedes lesionar la rodilla. Tienes que renunciar a salir de fiesta muchas veces porque al día siguiente tienes que entrenar.

Primero tienes que tener las ideas claras para dedicarte a esto, y después que van a ser muchos altibajos. Ligas o periodos que juegas muy bien, y luego otros que quieres casi dejarlo. El deporte es así. Tienes que ser fuerte mentalmente para sobreponerte a esos baches. Y también las lesiones, que estés dos o tres meses parado por una rotura. En fin, que no es de color de rosa como todo el mundo ve. El deporte tiene muchos bajones y momentos duros. Que no te pase como a mí a nivel estudios, que te matriculas por matricularte y lo acabas dejando. En tenis de mesa puede pasar lo mismo también. Tienes que entrenar muchas horas. Y horas de físico, de recuperación, de ver vídeos, y tienes que quitarle mucho tiempo a tu vida social.

P. Como hemos dicho, tu caso es un tanto atípico, al estar tanto tiempo en el mismo club. Tal y como está la situación en España, irse al extranjero casi que es obligatorio si quieres jugar a esos niveles.

R. Sí, de hecho estos compañeros que están aquí entrenando de la selección española van a jugar la mayoría fuera el año que viene, porque en España nadie le aseguraba que el equipo ni siquiera fuese a salir. Nosotros también hemos hecho una reducción de lo que ganamos. Así nos lo ha comunicado el club, que vamos a salir pero con un presupuesto todavía más bajo. Sin saber si vamos a poder jugar Copa de Europa. Entonces, sí, el tener un equipo de casa es una ventaja, porque los demás jugadores están buscando y no saber si habrá equipos, pues esa seguridad sí la tengo yo aquí en Priego. 

P. Y de cara ya al futuro, ¿hacia que vías te planteas continuar con tu carrera?

R. Después de tantos años en el tenis de mesa, supongo que mi futuro está relacionado con el tenis de mesa, para aquel que quiera contar conmigo. Tanto la Federación como otro tipo de organismo, de club. Después de tantos años sería una pena no poder transmitir a los jóvenes lo que has aprendido. Puede ser entrenador, dirección técnica, incluso el centro éste, que no es solo un club, sino que es un Centro de Tecnificación homologado por el Consejo Superior de Deportes. Aquí becan a jóvenes, que ahora se está dedicando mi hermano José Luis. Hay seis becados de la Federación ahora mismo aquí. Y sí, puede estar relacionado con eso, entrenador, dirección técnica. Después de 30 años no te ves en otra cosa. Víctor Sánchez, que fue campeón de España, tiene un negocio de venta de material de tenis de mesa, distribuye varias marcas. Yo creo que si hay algo de un negocio también sería relacionado con el tenis de mesa o, al menos, con el deporte.

Etiquetas
stats