El trono chirigotero respira entre jefazos y Refalines

Chirigota 'Esto es pa ayer' | MADERO CUBERO

Intensa noche de coplas la que ha vivido este viernes el Gran Teatro con la final del Concurso de Agrupaciones Carnavalescas en la que todos los grupos ofrecieron unas muy buenas horas de coplas. En la modalidad de chirigotas, cuatro grupos en liza para conseguir un primer premio que ha dejado muy abierto el ranking. La cantera fue la encarga de abrir la sesión con la chirigota infantil ‘Los Caperucita roja', que dejó a todo un público preparado la actuación de 'Refalín El Pegoletes', repitiendo de nuevo un muy buen pase.

Haciendo tipo desde antes de empezar a cantar. La chirigota Cañete de las Torres -con su regidor, Félix Romero, observando atentamente- se presentó en sala como buenos cordobeses. Y más en el día de hoy: comiendo una buena taza de caracoles. Su actuación vino a confirmar la alta calidad que este grupo viene presentando en el Gran Teatro en los últimos años. Aprovechando esa capacidad de adivinar el futuro, estos cordobitas describieron en su primer pasodoble la España y la sociedad que no soportan, "el país de las apariencias y las fotitos, que se droga a base de Telecinco, con un gobierno en manos de los catalanes, donde la ultraderecha come la carne de los políticos inútiles, con un bosque de plástico en el mar y machista", aunque "los lobos somos nosotros". En su segundo pasodoble repasaron diferentes lugares de la capital para acabar alabando a Córdoba como el "paraíso" a pesar del "derrotismo enfermizo". En los cuplés, sus graves manías, como encontrar un pelo en la comida, y una crítica a Rosalía, "que no canta flamenco", aunque con todo lo que se mueve, "es verdad que a esa tía le tiene que cantar eso por bulería".

Destacado el segundo pasodoble de la chirigota ‘Los escarchacos’ en el que relató el sentimiento de soledad de una mujer que vive en una residencia y tan sólo recibe la visita de sus hijos los domingos para que sea ella quien le lave sus conciencias. Para seguir sobreviviendo sólo pide que "la Virgen del Campo" le quite la memoria. En su primera letra, sus gracias al público por acoger a este grupo, también de Cañete, en su segunda final. Los cuplés, a los veganos y a la necesidad de congelar el pescado para no contraer anisakis.

Los jefes cabronasos de Rafa Cámaras volvieron a sacar su lado carnavalero para vivir su primera final con la vuelta a la chirigota del autor cordobés bajo el nombre ‘Esto es pa ayer’. Golpe de efecto con su primera letra de pasodoble en la que relataron un hipotético mundo en el que son las mujeres las que ocupan los puestos directivos de las empresas, las que maltratan, las que emiten piropos obscenos a las hombres o las que tachan de exagerados por denunciar la violencia de género contra ellos, para rematar haciendo una defensa acérrima del feminismo. En el segundo, un bonito recuerdo a los primeros premios en chirigotas que el Concurso nos ha regalado en sus 36 años. Divertidos cuplés dirigidos a las manías de los jóvenes de abrigarse la parte superior del cuerpo mientras que van "con los tobillitos" al aire y al altavoz Alexa y su no-ayuda en las noches sexuales de este jefe con su mujer.

Las risas continuaron con el cuarteto de Pepón hijo, 'Por culpa de la subvención nos cambiamos de afición' que, como todo parecía indicar, finalmente no salió en procesión porque los componentes de esta cofradía improvisada son unos verdaderos desastres. Ya en la tercera noche llegó la ansiada imagen de la Virgen, aunque un tanto peculiar y con una corona de espumillón. La idea primigenia era traerla desde Gibraltar pero se quedó en la aduana junto a 300 cajetillas de tabaco. En los cuplés le preguntaron al alcalde, José María Bellido, si los esperpénticos muñecos de Toy Story de la pasada Cabalgata de Reyes se debieron al retraso del pago de la subvención a los Reyes Magos -tal y como le ocurre a la Asociación Carnavalesca-. En el segundo cuplé, recordaron la exhumación de Franco que realizó este cuarteto el pasado año y aseguraron que la que se produjo el pasado 24 de octubre no fue tal ya que el dictador se encontraba con este cuarteto de perol en Los Villares. Buen desarrollo del tema libre que levantó al público de las butacas.

Cerro la sesión la chirigota cuca 'Bonito no se te ve'. Los personajes de La bella y la bestia cantaron a las críticas que sufrimos los andaluces, tachado de "paletos o incultos", aunque "no importa que digan tonterías mientras tenga el amor de mi bella Andalucía". Sobre el maltrato fue el segundo pasodoble a través de la historia de una bella que se enamora de una bestia, un tema que el autor suele traer cada febrero. En los cuplés, repartieron palabras con el alcalde y los sultanes mientras que al jurado le regalaron caramelitos. Amenizaron el popurrí con un cameo del Fleki.

Etiquetas
stats