FOTOGALERÍA | La Bienal de Fotografía recrea un momento irrepetible de hace 175 años

El fotógrafo Juan Pedro Revuelta mostrando el daguerrotipo que ha hecho en el Patio de Los Naranjos | MADERO CUBERO

El siete de marzo del año 1844 se produjo en el Patio de los Naranjos de la Mezquita-Catedral un hecho histórico. El fotógrafo cordobés J.Albors realizó la primera imagen que existe en Córdoba, y lo hizo con una técnica de inusual complejidad, el daguerrotipo, un sistema que había sido inventado poco antes y que implica un complejo proceso de captación sobre una placa de cobre plateada.

Este miércoles, 175 años después de aquel hito, la Bienal de Fotografía han propiciado que el fotógrafo madrileño Juan Pedro Revuelta, especialista en procesos fotográficos antiguos, recree aquel momento y haga en el mismo patio que pisó Albors un daguerrotipo distinto pero con la misma técnica que entonces. Para hacerse una idea de la complejidad, el fotógrafo ha invertido un total de 14 horas para dar con una imagen única, irrepetible, en la que se puede ver la torre de la Mezquita enmarcada en un cielo azul.

La de este miércoles ha sido la primera vez que Revuelta hacía un daguerrotipo al aire libre llevando su equipo. La tarde anterior ya se le podía ver realizado tomas con una cámara antigua. Esta mañana las ha repetido, y también las ha vaporizado con perlas de yodo, para después exponerla y enmarcarla para siempre en una plancha que, a diferencia de la que usó Albors, ha sido de latón. Una placa que, como ha demostrado esta misma mañana a la veintena de personas que ha asistido a verlo trabajar, se aprecia como positivo o como negativo según el ángulo sobre el que incida la luz.

Si bien la técnica utilizada ha sido prácticamente clavada a la del primer daguerrotipo, el encuadre de Revuelta se ha inspirado en la segunda imagen que se tomó de Córdoba, también en el Patio de los Naranjos, la que tomó Edward King Tenisson en 1852 en un calotipo, una técnica posterior. Igualmente, Revuelta no se ha resistido a darle su toque y ha prescindido de los arcos para retratar únicamente el patio y la torre de la mezquita al fondo, aprovechando que “los blancos tienen mucha fuerza” en el daguerrotipo.

El fotógrafo ha reconocido su pasión por el sistema decimonónico. “El premio está precisamente en el esfuerzo y en el proceso”, ha señalado Revuelta, que ha añadido que los fotógrafos actuales “han perdido el contacto con la materia” y el “querer mimar un soporte”.

En su caso, nunca había recreado una imagen, y ha relatado que, en su carrera como daguerrotipista, había hecho varios en ciudades como Cuenta pero siempre bodegones o interiores, nunca uno tan complejo. La ocasión lo merecía. El impulsor de esta actividad, el fotógrafo Antonio Jesús González bromeaba con que, aun recreada, hoy está cada vez más cerca de lograr su santo grial, aquel primer daguerrotipo que hizo el 7 de marzo de 1844 J.Albors que nunca ha aparecido, y en cuya búsqueda lleva el fotógrafo cordobés dos décadas enfrascado.

Etiquetas
stats