Estefanía Cabello: “La poesía es una forma de conocer lo que ya conozco”

La poeta Estefanía Cabello | ALEX GALLEGOS

Vuelve Estefanía Cabello (La Carlota, 1993) a Cosmopoética, tras un par de años sin leer sus versos en el festival. Y vuelve con una obra recién editada y otra casi lista para publicar. La poeta, graduada en Filología Hispánica por la Universidad de Córdoba y fogueada en los talleres de Ucopoética, participa esta tarde en una lectura junto a Jorge Barco Ingelmo (Salamanca, 1977), al que, según ha recordado, conoció cuando ella trabajaba en Asturias como traductora y él recibió un premio en el Principado.

Así que esta noche se vuelven a conocer, parafraseando la definición que la joven escritora ha dado de lo que es la poesía en rueda de prensa: “La poesía es una manera de conocer lo que ya conozco. Una manera de volver a conocer el mundo y de volver a conocerme a mí mismo y a los demás”, ha dicho Cabello, que viene de encadenar dos trabajos sobre una de sus pasiones, la relación entre la poesía y la tecnología y sus efectos sobre el ser humano.

El cielo roto de Shanghái, finalista del premio Adónais; y La teoría de los autómatas, premio València Nova, un poco antes, son dos trabajos “viscerales” -especialmente el último- unidos por un hilo invisible, que, según la autora, mezclan tonos “entre elevados y vulgares” y que “hablan del ser humano perdido entre engranajes, países y multitudes”.

“Tengo una relación de amor-odio con la tecnología. Es imposible que algo así no te toque y es lo que me movió a escribir estos dos libros”, ha confesado Cabello, que, además, durante los últimos años ha codirigido Poesíarandom un proyecto en torno a la poesía, los enlaces web y el azar. A este hilo se une otro, su experiencia viajando por todo el mundo, con predominancia de urbes fuertemente masificadas como Nueva York, Ciudad de México o China.

En todos esos viajes ha ido creciendo en ella su sensación de pertenencia a Córdoba, una ciudad a la que, cada vez que vuelve, puede ver “con ojos nuevos”. “Cuando sales y luego vuelves a entrar te das cuenta de todo lo positivo y lo negativo”, afirma la autora, que apunta que se siente más vinculada a la poesía de Juana Castro o el Grupo Cántico, que a la de los versos de la gente de su generación, con la que apenas encuentra conexión.

Para quien quiera escuchar su voz, Cosmopoética le ha prestado un micrófono, que Cabello va a usar por leer algunos poemas de El cielo roto de Shanghái y algunos inéditos que saldrán en su próximo libro, escrito casi como reacción a los dos anteriores, pues que en él apuesta por “la creación de un mundo onírico de paz” y por “formas más bucólicas”.

Etiquetas
stats