La Media de Córdoba: un 24 de noviembre de 1985

.

https://www. youtube. com/watch?v=eVSSQ2Ot9P8

Quizá no fueran conscientes de su logro. También es verdad que en el momento no lo fuera como tal. Sólo se tiene esta consideración transcurrido el tiempo. Y son más de tres décadas las que separan aquel instante de la actualidad. Curiosamente es este martes cuando se produce el aniversario de aquella cita. Porque se cumplen esta vez, con exactitud plena, 35 años desde que por primera vez Córdoba fuera escenario de la que hoy es su prueba atlética más emblemática. Ésta es la Media Maratón, que por las circunstancias no se va a celebrar en esta ocasión. La pandemia de Covid-19 impide que la carrera tenga lugar según lo previsto el próximo domingo. Pero CORDÓPOLIS quiere mantenerla muy presente en el período que corresponde. De ahí el nostálgico relato de la puesta en marcha de la competición y de quienes fueran sin saberlo unos pioneros en la ciudad y la provincia.

El origen de la Media Maratón de Córdoba se sitúa en el mes de noviembre, el mismo en que siempre se celebró. Aunque fue en una fecha anterior a la más habitual con el paso de los años. Fue el 24 de noviembre de 1985 cuando por primera vez un puñado de atletas participó en una prueba entonces muy diferente a la actual. Principalmente por el número de dorsales repartidos para la ocasión. En el Paseo de La Victoria, en el lado correspondiente a la avenida República Argentina, formaron un amplio grupo de deportistas 514 personas. Una cifra muy alejada de las más recientes, como la que supuso el récord en 2018. No en vano, algo más de tres décadas después se alcanzó el nada desdeñable dato de 8.750 corredores y corredoras. También cambió de forma notable el trazado de la competición, que por ejemplo en su estreno apenas transcurrió por el casco histórico -a diferencia de en las últimas ediciones-.

Por supuesto, la ciudad era muy distinta a la que hoy se conoce. En lo que se refiere a su aspecto desde luego, con un Puente Romano, por ejemplo, con calzada y no con pavimento. La histórica pasarela estaba abierta al tráfico y los peatones tenían dos estrechos acerados junto a los pretiles. Mientras, zonas actualmente edificadas eran en esa época grandes espacios abiertos en torno a una carretera. Por cierto, durante esos años se celebraba la Feria de Nuestra Señora de la Salud en el mismo lugar en que arrancaba la Media Maratón. Así fue hasta mayo de 1994, cuando se inauguró el Recinto Ferial de El Arenal. No son las únicas variaciones perceptibles si uno observa imágenes de aquel 24 de noviembre de 1985 y del domingo 29 del mismo mes pero de 2019 -cuando se disputó la carrera por última vez hasta ahora-. Reflejado queda en las fotografías y vídeos la forma en qué corrían esos pioneros y en que se hace ahora.

La pasión popular por el atletismo no terminó de romper hasta iniciado el siglo XXI. No al menos de manera tan rotunda como se hace visible desde, aproximadamente, una década atrás. Lógicamente, también porque la situación de mercado era otra, no había tanta especialización en la ropa deportiva. Los y las atletas acudían con los pantalones cortos conocidos como meybas, camisetas sencillas y no menos simples zapatillas. No fue hasta muchos años después cuando surgió un estilismo propio en estas pruebas, con una indumentaria más adaptada e incluso personalizada en algunas de las citas. Del concepto térmico ni se sabía en ese instante. La comparación entre una fecha y otras deja además detalles de la pujanza reciente de la disciplina, así como también de la capacidad de las instituciones para mantener una línea de crecimiento. El dato de inscritos es el más contundente ejemplo: en efecto, en aquella primera vez apenas algo más de medio centenar de personas comenzaron la distancia de 21 kilómetros.

Concretamente, como quedó escrito con anterioridad, fueron 514 atletas los que se dieron cita el 24 de noviembre de 1985 para transitar por puntos como las avenidas Conde Vallellano -actualmente del Flamenco-, Virgen del Mar o Medina Azahara. Otra curiosidad: en ese trayecto aún existía el Viaducto en Llanos del Pretorio. Fue unos cuantos años después cuando se efectuó el soterramiento de las vías férreas en paso por la ciudad. De los deportistas iniciales sólo 409 lograron cruzar la línea de meta, en esa ocasión establecida en Conde Vallellano. Entre ellos se encontraban, como resulta lógico, los dos primeros vencedores de la Media Maratón de Córdoba. Desde Andújar llegaron Juan José Rosario y Laura Blanco para abrir un palmarés que terminaría por ser muy extenso. Los iliturgitanos se impusieron con tiempos de 1:05:02 y 1:19:00, respectivamente, y consiguieron así alcanzar una gloria mínima en su momento pero grande hoy por hoy. Juan José Cano y Magdalena Guillén fueron los mejores en lo que respecta a la participación cordobesa.

Etiquetas
stats