Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Córdoba CF Crónica
Amargo y descolorido estreno en El Arcángel

Córdoba CF - UD Ibiza

Cristian López

Estadio El Arcángel —

0

Ambientazo para empezar, pero sin recompensa. El Córdoba CF ha inaugurado su cuenta de partidos en la 2023-24, aunque no pudo hacer lo mismo con su casillero. Y eso que El Arcángel presentó una gran entrada y vibró desde primera hora. Tifo en las gradas, con una gran pancarta que rezaba “otro año más contigo” y fútbol sobre el verde, al tiempo que varios meses después volvía a sonar con enorme fuerza el himno a capela compuesto por Manuel Ruiz Queco. Hubo un minuto de silencio también por los aficionados fallecidos. Goles y muchos intentos, pero faltaron los puntos al final (y la blanquiverde), en un duelo que acabó llevándose la UD Ibiza.

El choque arrancó con fiereza para los locales, que sumaron su primer acercamiento de peligro en el primer minuto de partido, con un acercamiento entre Simo y Casas que el rambleño no acertó a rematar con precisión. Era un aviso a navegantes ante el que la grada, muy metida desde el inicio, respondió con más euforia si cabe. Había muchas ganas de fútbol a orillas del Guadalquivir. 

No obstante, tras esto, el duelo se fue relajando progresivamente, con tímidos acercamientos por parte de ambos, pero sin nuevas ocasiones de gol. La posesión se repartía sin mucha vistosidad en el medio y muchos menos intentos de cara a portería. El tiempo transcurría hasta que la mala fortuna -o un fallo de concentración- castigó al Córdoba al cuarto de hora, cuando una gran triangulación ibicenca tras saque de banda propició que Soko se quedara solo ante Marín, y el delantero no dudó en impactar un fuerte chut hacia la escuadra, imparable para el meta blanquiverde. Jarro de agua fría. Eso sí, apenas tardaría unos segundos el conjunto califa en responder. Justo en la siguiente acción, un centro medido de Calderón encontró la cabeza de Antonio Casas para batir a Segueira y hacer el empate. De nuevo, de las dudas y los cuchicheos a la euforia contenida en la grada.

Con tablas en el luminoso avanzaba una primera mitad en la que de nuevo iba a ver escasa producción ofensiva, más allá de una acción trastabillada en el área cordobesa que se resolvió sin peligro para los de Ania, o una falta peligrosa en la que Eugeni trató de engañar a Marín, aunque el arquero reaccionó a tiempo para evitar el segundo de los visitantes.

De este modo, habría que esperar ya hasta los últimos compases del primer tiempo para que la chispa volviera a bullir. Y en clave local en este caso, pues en el tiempo de descuento, el Córdoba dispuso de un penalti a favor después de que el balón impactara en el brazo de un defensa visitante tras un centro al área. No había dudas, la pena máxima la ejecutó Kike Márquez, que no falló y desató la locura en El Arcángel. Lo merecía el mediapunta, quien recibió todo el cariño de sus compañeros tras los malos momentos que pasó en el final de la temporada pasada. 

No obstante, otra vez la alegría iba a durar poco tiempo, ya que ese descuento iba a estar cargado de acciones de peligro, así como de un error grosero del Córdoba. Un saque de banda acabó con dos remates dentro del área por parte del Ibiza, sirviendo el segundo de ellos para superar a Marín, que dudó en su salida, lo cual aprovechó Soko para hacer el 2-2. Con esa sensación agridulce se iba a llegar al tiempo de asueto. 

El segundo acto iba a empezar con menos brío que el primero, aunque también con los califas queriendo golpear antes que ninguno. En concreto, fue Álex Sala el que dispuso de la primera oportunidad clara con un golpeo seco de falta directa que repelió con problemas el meta visitante. Pero el Ibiza también quería evidenciar su empeño ofensivo, que llegó en este caso con un disparo lejano tras saque de esquina, y ahora fue a Marín al que le tocó sacar las manoplas para despejar un chut seco y duro.  

Mejoró por momentos el Ibiza, que se fue creciendo en ataque, y de ahí llegaron ocasiones de peligro como un centro al área de Sulei que remató Obilskii, el cual estuvo a punto de hacer el tercero, aunque el balón salió tras tocar en Marín y luego en la madera. El Córdoba lo intentó igualmente, con mucha insistencia por las bandas. La más peligrosa en estos momentos iba a llegar en el 62’, con una internada de Casas que la puso al segundo palo donde encontró el remate de cabeza de Diarrá, aunque éste salió muy flojito y lo detuvo el portero sin problemas. 

El intercambio de intentos no cesaba, con poca pólvora, aunque con más presencia cordobesista. Eso sí, el que iba a tener acierto era el Ibiza, que en el 82’ hizo silenciar al estadio por unos instantes tras una gran acción de Arroyo que, tras driblar a tres futbolistas cordobeses, la puso para Gallar para que, a placer, hiciera el 2-3. Duro desenlace de partido en el que los de Ania, con más frescura de piernas tras la entrada de Adilson, Recio y Toril, intentó, al menos, igualar otra vez la contienda. Pero no pudo ya volver a mover el luminoso. 

Etiquetas
stats