Filosofar es bueno

Marta Jiménez y Rafael Cejudo, ayer en El Astronauta | TONI BLANCO
La UCO, a través de su Unidad de Cultura Científica y de la Innovación, abre la tercera edición de su ciclo 'Cienciaficcionados' en el restaurante El Astronauta comentando una novela distópica de Paul Auster: una manera de acercarse a las ciencias del espíritu

Cienciaficcionados es un invento magnífico de unir literatura y ciencia organizado por la Universidad de Córdoba (UCO). Es una especie de taller de lectura; esto es, reunir lectores de un libro que un profesor de nuestra comunidad universitaria comenta con los asistentes. Cienciaficcionados comenzó con filosofía, la ciencia del espíritu por definición, la que nos plantea preguntas: el profesor de filosofía moral de la UCO, Rafael Cejudo, habló sobre El país de las últimas cosas, una novela de Paul Auster publicada en español por Anagrama en 1987, una distopía que nos habla del caos, de las ciudades en destrucción y, también, en continua construcción. Un texto optimista y pesimista.

Y los allí reunidos hablaron sobre el fin de la historia, sobre el valor de la cosa pública, de la ciencia como herramienta para mejorar la naturaleza o sobre los matices que diferencian "progreso" de "sostenibilidad".

El ciclo seguirá, jueves a jueves, hablando de tecnología, robótica, geología o totalitarismos, según ejemplos escritos por Julio Verne o George Orwell. Una excusa para leer, comentar o hablar de las cosas que importan. O que nos van a importar o que han sido importantes.

Se empieza por la filosofía. Y se termina por ella.

Etiquetas
stats